Cuéntame una canción: “Groove Is in the Heart” de Deee-Lite

Quien no haya bailado alguna vez a ritmo de “Groove Is in the Heart” es que, o por edad no le tocaba, o estaba ya fuera de este mundo. Y la primera opción no es válida porque, a día de hoy, todavía retumba en muchos lugares como ese himno imperecedero de lo festivo que es el tema de Deee-Lite que hoy nos atañe.

Deee-Lite era la Nueva York de la segunda década de los 80 o, por lo menos, una gran parte de ella estaba concentrada en ellos. La multiculturalidad, la creatividad, la diversidad, la fiesta, lo glamuroso/lo hortera, lo underground y, en general, la influencia de la gran urbe, bañaba a lo que, por 1986, todavía era un dúo formado por la estadounidense Lady Miss Kier y el ucraniano (entonces soviético) Supa DJ Dmitry.

La peculiar pareja se había conocido después de que Miss Kier le diseñase a DJ Dmitry un conjunto de traje y botas para una de sus actuaciones con Shazork, un peculiar trío de disco psicodélico que animaba los cotarros más subterráneos y petardos de la gran manzana. Tras su encuentro, ambos unieron fuerzas y formaron un proyecto para explotar sus lados más creativos. De hecho, todo comienza tras una noche en la que Miss Kier, buscando inspiración para combinar su don del baile con la música, se decidió a probar el LSD. El viaje fue tan fructífero que acabó con la creación de tres canciones y, por ende, con la fundación de Deee-Lite. Decidido: ella se dedicaría a poner voz a las bases de DJ Dmitry. Desde muy pronto, sus actuaciones se hicieron regulares en clubes de hip hop y del incipiente house, e incluso llegaron a telonear a notables nombres como De La Soul o The Jungle Brothers.

Deee-Lite foto 01
¿Viaje? ¿Qué viaje?

En 1988, se uniría a la formación el que había sido uno de sus seguidores más habituales. Towa Tei y Dmitry pronto descubrieron que su trabajo conjunto alrededor del funk y de las bases electrónicas podía ser una bomba de relojería. Para entonces, el ya trío comenzó a trabajar juntos en el que sería su primer álbum. Deee-Lite, en un extraño desarrollo, acabó por ser un súper grupo (o un colectivo de nómina reconocida) ya que el trío que formaba parte del núcleo duro se apoyó en el célebre bajista Bootsy Collins tanto en las grabaciones como en su faceta de cícero para crear una nómina de colaboradores de la talla de Maceo Parker, Bernie Worrell o Fred Wesley, entre otros.

Bajo estas premisas nació en 1990 World Clique, un disco que -aunque pocos lo recuerden- aglutinó varios números uno, aunque quizá nunca hubiera conseguido ninguno de no haber sido por el éxito mundial que supuso su primer sencillo, “Groove Is in the Heart”. El germen de este tema data de finales de la década, y hablo de germen porque la versión que todos escuchamos en el disco no se grabó hasta 1990, a pesar de que, como puede comprobarse en algunas actuaciones de 1989, su concepción original no distaba mucho. Este single fue el resultado de todas esas colaboraciones e influencias, un amplísimo rango festivo de soul, funk, hip-hop, acid jazz, disco y electrónica que no solo se combinaban a la perfección, sino que, además, contaba con algo más que el apoyo de varios de los grandes maestros del funk.

La letra, escrita por Lady Miss Kier, era un alegato directo a la diversión y a toda la retórica funk y disco. A pesar de que es fácil caer en su estribillo (I couldn’t ask for another / No, I couldn’t ask for another / Groove Is in the Heart) y casi obviar el resto, las estrofas que recita con su característico timbre son cuatro. La parte vocal de Miss Kier se complementa con un rap recitado por Q-Tip, de A Tribe Called Quest. Deee-Lite ya había tenido vínculos con las otras dos aristas de Native Tongues (De La Soul y The Jungle Brothers), y fue precisamente teloneando a estos últimos en un concierto en el Hotel Amazon cuando le preguntaron a Q-Tip si podía (o quería) contribuir con 16 estrofas a la canción. Dicho y hecho: el eminente rapero se presentó en el estudio y se puso a escribir allí y, aunque Bootsy Collins también había escrito un rap, la versión grabada fue la suya. A pesar de que podría haber envejecido algo mejor con los años, se amolda a la perfección sobre la base sonora en una estructura muy arquetípica de la época.

Si la letra es pegadiza, la melodía lo es más. Sin embargo, no hay que buscar la originalidad en la misma, sino más bien un reconocimiento a la labor de corta-pega de Towa Tei y de Dimitry. Su trabajo seleccionando sonidos escondidos en casi una decena de canciones, y su posterior producción, acabaron desembocando en una base de tintes funk y disco quizá un poco más alejados de la electrónica que acabó dominando algunos de los temas de World Clique.

Towa Tei y Dimitry pensando si podrían haber metido algún sampler más

 

Entre los samplers encontramos el primero en la apertura con el “Introduction” de Bel-Sha-Zaar with Tommy Genapopoluis and the Grecian Knights que pronto da paso a la línea inicial de bajo de “Bring Down The Birds”, de Herbie Hancock , ntes de que la voz de Collins anuncie el final de la presentación con la entrada del ritmo del “Get Up”, de Vernon Butch (del que también se cogería el sonido del instrumento similar al silbato). Es curioso que un bajista tan respetado como Bootsy Collins aportase ciertas partes vocales, pero quizá fue más sorprendente que la línea de bajo principal no viniese directamente de él, sino que la reescribiese, como ya había ocurrido con otras canciones contenidas en la maqueta que llegó a sus manos.

Más detalles prestados que se repiten más o menos a lo largo del tema son la voz en scratch que pertenece a la apertura de Green Acres -un programa televisivo de los Estados Unidos de los sesenta-; la parte más acelerada de la percusión, gentileza primero de Ray Barretto, después de Ralph MacDonald, para acabar con Billy Preston (y con algún préstamo residual de The Headhunters); o el escalofrío de Hateful Head Helen.

Más allá de entrar en el debate de si todo aquello era un collage, un préstamo o una genialidad, sugiero atenerse al resultado final: una pieza bailable de principio a fin que, por si no fuera suficiente, contó con la colaboración del celebérrimo saxofonista Maceo Parker y con Fred Wesley al trombón, además de con las mencionadas participaciones de Bootsy Collins -mejorando casi todo- y de Q-Tip, en un complemento ideal de una nómina de ensueño jazz-rap-disco-funk.

 

“Groove Is in the Heart” comenzó a circular por el circuito de clubes como un disco white label, pero muy pronto se hizo tan popular que la salida del “anonimato” no se hizo esperar. Todo apunta a que nadie se esperaba lo que estaba ocurriendo, pero mucho menos lo que estaba por llegar. En 1990, el tema había explotado y el fenómeno Deee-Lite empezaba a notarse. La emisión del videoclip (toda una declaración de amor a la fiesta, a los colores, a la psicodelia y a la diversión, sin dejar de lado a ninguno de sus protagonistas que lo daban todo y más) complementó el impacto. “Groove Is in the Heart” consiguió ser número uno y disco de platino en Australia, amén de tres números uno en las listas de baile estadounidense, neozelandesa y canadiense, unos cuantos podios en todo el mundo y disco de oro en Estados Unidos y Reino Unido. Todo esto puso a Deee-Lite en el disparadero y, con ello, una nueva tesitura: las giras.

La involucración de Bootsy Collins tanto en esta canción en concreto como en World Clique había sido determinante, pero todavía tenía más trabajo por delante. Su compromiso con el trío seguía más vivo que nunca y, además de sellar esa lealtad participando en su gira, también fue el encargado de presentarles a muchos de los componentes de Parliament/Funkadelic que no dudaron en salir también con ellos.

Deee-Lite giró durante los siguientes años por todo el mundo, llevando “Groove Is in the Heart” de festival en festival (Roskilde, Rock In Rio o Montreaux, entre otros) y con un calendario que alternaba platós de televisión de los grandes programas con importantes citas y algunas un tanto extrañas (mencionemos aquí su concierto en Bruc’s Bananas, la discoteca de El Bruc que les vio actuar frente a un puñado de perdidos llegados hasta allí por invitaciones repartidas un par de días antes por la incapacidad de los promotores de vender entradas: algo tendría que ver que fuera un miércoles de madrugada a 40 kilómetros de Barcelona). Al parecer, y según comentó en su día Lady Miss Kier, nunca ganaron un duro con los conciertos y todo acabó con sus representantes y demás entes como el rosario de la aurora.

Deee-lite foto 03

Deee-Lite con un prominente Bootsy Collins, Saturday Live Night, 1991

 

“Groove Is in the Heart” tuvo tal impacto desde el principio que se convirtió, casi por mérito propio, en uno de esos temas que fagocitan todo, empezando por sus creadores y siguiendo por toda su discografía (porque hubo más vida más allá de World Clique). Sería muy injusto para Deee-Lite que, quien se acuerde de su nombre, lo haga solo por este tema, obviando su contribución con un más que notable conjunto de canciones a cimentar algunos de los rompepistas que estarían por llegar en la década. Sin embargo, la realidad es otra. Muy a menudo se cita a Deee-Lite como uno de esos one-hit-wonders que a pocos grupos les gusta ser, pero no se puede luchar contra los elementos: “Groove Is in the Heart” es ese hit, el que, a día de hoy, está reconocido como uno de los grandes temas de la música de baile de todos los tiempos y quizá el primer gran éxito de la década de los noventa. Quién sabe si, a lo mejor, tampoco está tan mal eso de la memoria selectiva.

 

Ficha técnica:

Compositores: Lady Miss Kier (Kierin Kirby), Supa DJ Dimitry (Dmitry Brill), Towa Tei (Chung Dong-Hwa), Herbie Hancock, Jonathan Davis (Q-Tip) más samplers.
Productores: Deee-Lite
Sello: Elektra
Fecha de grabación: 1990
Fecha de lanzamiento: 1990 (white label y sencillo), 7 de agosto de 1990 (álbum)

Letra:

Dig
The chills that you spill up my back
Keep me filled with satisfaction when we’re done
Satisfaction of what’s to come
I couldn’t ask for another
No, I couldn’t ask for another
Your groove, I do deeply dig
No walls, only the bridge, my supper dish
My succotash wish
I couldn’t ask for another
No, I couldn’t ask for another

Groove is in the heart, Groove is in the heart
Groove is in the heart, Groove is in the heart

Watch out!
The depth of hula groove
Move us to the nth hoop
We’re going through to, Horten hears a who
I couldn’t ask for another
No, I couldn’t ask for another
DJ Soul was on a roll
I been told he can’t be sold
Not vicious or malicious
Just de-lovely and delicious
I couldn’t ask for another
Someone’s in this torso (yeah)
Hot! Gotta deal you wanna know (wanna know)
Dee-Liteful truly Dee-Liteful (liteful)
Makin’ it doin’ it ‘specially at show (show)
Feeling kinda high like a Hendrix haze (haze)
Music makes motion moves like a maze (maze)
All inside of me (side)
Heart especially (yeah)
Help of the rhythm where I wanna be (c’mon)
Flowin’ glowin’ with electric eyes (ha)
You dip to the dive baby you’ll realize (yeah)
Baby you’ll see the funky side of me
Baby you’ll see that rhythm is the key (hmm!)
Get get ready with it (with it)
Can’t can’t quit it (quit it)
Stomp on the street when I hear a funk beat (beat)
Playing Pied Piper
Follow what’s true
Baby just sing about the groove (sing it)

Groove is in the heart (x5)

4 comentarios sobre “Cuéntame una canción: “Groove Is in the Heart” de Deee-Lite

  • el 9 Noviembre, 2020 a las 8:58 am
    Permalink

    Gracias texto, y World Clique lo recordamos muchos. Es una obra maestra.

    Respuesta
  • el 9 Noviembre, 2020 a las 8:59 am
    Permalink

    Gran texto quise decir ?

    Respuesta
  • el 16 Noviembre, 2020 a las 4:07 pm
    Permalink

    De las canciones que más he bailado en mi vida seguro, gracias por enseñarnos cómo se acabó gestando, TEMAZO!!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.