Darren Hayman – Pram Town (Acuarela)

Dice la nota promocional que el nuevo disco de Hayman es un disco conceptual. Una oda a una ciudad que quiso ser más de lo que estaba predestinada a ser y que ahora se debate entre la decepción y el olvido. Conociendo a Darren Hayman, probablemente las palabras disco conceptual le den tanta grima como a nosotros. Porque es casi seguro que a un tipo tan modesto como él, estos términos le suenen grandilocuentes y pretenciosos para referirse a una obra suya. De todas formas, sí, en realidad se trata de un disco con un hilo argumental, y éste gira en torno a Pram Town, la ciudad que un día se construyó de cero para venir a menos con el paso de los años, una historia sobre «cómo una ambición desmesurada se queda en nada», según él mismo aclara.

Como ha venido demostrando a lo largo de su carrera (con Hefner y en solitario) Hayman tiene la habilidad de saber desarrollar magistralmente los temas que elige para sus discos, consiguiendo precisas instantáneas de  momentos, lugares, personajes y estados de ánimo, con atinado sentido del humor, y una franqueza y cinismo que ya es marca de la casa. Esto queda bien reflejado en este Pram Town donde vierte su propia experiencia personal para contar frustraciones e historias que por supuesto no acaban bien y acompañarnos en el viaje por esa ciudad en horas bajas que trata, con éxito, de documentar. 

Para la grabación de este disco, se ha rodeado de una orquesta folk (con miembros de Ellis Island Sound, sus inseparables The Wave Pictures y Smile Down Upon Us) que ha vestido sus canciones pop con generosos matices. Banjo, glock, trompetas, trombón o cuerdas redondean un sonido cercano, íntimo y modesto con momentos para la más absoluta tristeza y momentos para la sonrisa y el optimismo, consiguiendo una cadencia entre perezosa y festiva y un tono general clásico aunque inspirado y efectivo.

Es probable que en una primera escucha uno se sienta abrazado por el sonido, pero no encuentre singles claros. Es en las escuchas sucesivas en que se descubre «Compilation casette» y su estribillo tan divertido como pegadizo; o «Losing my glue», con David Tattershall en los coros; o el ritmito electrónico de «Our favourite motorway» sobre el que guitarra y voz comparten protagonismo. Aunque también es probable que uno se deje llevar por «Out of my league» o se maraville con la hermandunesca «Never want to be that way again».  Y así, uno se da cuenta poco a poco que a cada escucha sobresale un tema nuevo, un estribillo, un coro o una melodía.

Pram Town es un disco con todos los elementos made in Hayman, con el sonido característico de este entrañable artista. Aún así, es bastante probable que se trate de su mejor trabajo en solitario, con un puñado de canciones sobresalientes y bellas donde todos los elementos encajan perfectamente para transformar, lo que por separado son instantáneas, en una acertada panorámica que arranca tantos sentimientos como cada uno de nosotros es capaz de tener dentro, con una precisión que domina a la perfección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien