Dire Straits – Sus discos del mejor al aún mejor

Dire Straits (significa “Situaciones apuradas”, refiriéndose a lo económico, ya que la banda apenas podía pagar el alquiler en sus inicios, en 1977), es sin duda, uno de los cinco mejores grupos de los años 80, junto con The Police, The Smiths, U2 o The Cure (entre otros) y también uno de los 15 más sobresalientes de siempre. Se cumplió este año el 40 aniversario de su debut de 1978, así que de tal modo, estableceré un ranking basándome en que todos sus discos poseen una excelsa edificación, resultando extremadamente dificultoso confeccionar dicha clasificación. Y hablar de esta formación, es sin duda, referirse igualmente a un guitarrista de una desbordante y peculiar hechicería como es Mark Knopfler. Sobre él y su popular ex-conjunto hallaréis también, varios artículos anteriores en Muzikalia.

Como él mismo también ha declarado este 2018, tras lanzar su nueva obra Down the Road Wherever, que no retornaría nunca con los propios Straits, hallamos otro motivo más para, precisamente, rememorar  la superlativa y aclamada discografía de la agrupación británica, del cual uno siente nostalgia en su ausencia. Es, precisamente, junto a sus antiguos camaradas donde opino que Mark tuvo, quizás, sus momentos más inspirados, aunque él mismo manifieste que su música actual se encuentra más avanzada, recalco.  No comentaré nada de recopilaciones o LPs en vivo como Alchemy, ya que ésto último también ya lo hice en el artículo de varios autores Nuestros discos en directo favoritos – 2ª Parte, aquí en la propia Muzikalia. Únicamente, trataré los álbumes de estudio, los cuales fueron pocos pero todos realmente buenos y variados y, aunque no guarde tanta importancia como lo comentado hace un instante, tampoco está demás añadir el dato objetivo e irrebatible de que la propia formación inglesa ha vendido alrededor de 100 millones de ejemplares en todo el Globo.

6 – ON EVERY STREET (1991)

La banda facturó una espléndida y convincente despedida con elementos como la cálida y sabia instrumentalmente “Calling Elvis”, la encantadora, exquisita y que te acaricia los tímpanos “When it comes to you”  (y cuyo inmaculado sonido recuerda a sus obras iniciáticas), la aterciopelada y melancólica “On every street”, la agresiva “Heavy Fuel”, la juguetona “The bug”, la aguda sátira de “My parties” o la sublimemente pausada “You and your friend”, entre otras.

Desgraciadamente, para sus seguidores en todo el mundo, Mark Knopfler decidió aquí dar el finiquito al proyecto en estudio, en parte, por tensiones entre los componentes durante la maratoniana gira y  relacionado con ello, el mismo capitán del  barco transatlántico terminó definitivamente hastiado de los propios tours multitudinarios por todo el mundo, con casi 230 conciertos en algo más de un año y con España como punto final, casualmente. Como reveses adicionales, On every street recibió algunas críticas contrarias y además era casi imposible rebasar el estratosférico listón comercial de Brothers in arms, de 1985. El rubio portento de Glasgow  no estaba ya dispuesto a pagar más todos esos precios y se fue planteando, paulatinamente, iniciar una trayectoria en solitario; algo que se consumaría en 1996 y sin ninguna intención de continuar nunca más con el liderazgo de Dire Straits, los cuales en ese instante, ¿quizás eran ya una ecuación gastada?

Como guinda, al mismo Mark cada vez le costaba más ir al estudio a grabar con su afamado combo y para corroborar todo ello, un año antes, en 1990, Knopfler ya se había encontrado más relajado y a gusto con aquel admirable grupo paralelo llamado Notting Hillbillies, lejos éstos de mil focos mediáticos y del axfisiante seguimiento masivo.

5 – MAKING MOVIES (1980)

En plena grabación de esta obra se produjo la salida de David Knopfler del grupo tras no soportar éste la creciente presión de las giras y por desavenencias varias con su hermano, el cual deseaba continuar por direcciones artísticas bastante diferentes a la inicial. Ante este grave contratiempo, el propio Mark demandó la colaboración del “seis cuerdas” Sid McGinis y de dos hombres de Springsteen como son Roy Bittan, teclista de la E Street Band y Jimmy Iovine a la producción. Sin embargo, fueron Alan Clark y Hal Lindes quienes se incorporaron a la posterior gira correspondiente. La inolvidable y majestuosa “Tunnel of love” (que incluso aparece en el film Oficial y Caballero), la melodía irónica de “Romeo and Juliet”, la divertida crónica de la patinadora traviesa de “Skateaway”, la emocionante y aguerrida “Solid rock”, el grandilocuente romanticismo de “Hand in Hand” o la cabaretesca “Les boys”, entre otras, constituyen otro bestial empujón más hacia adelante acerca de Dire Straits.

Considerado, a menudo, el LP más rockero de la banda (nº1 en Italia y Noruega), la cual apuntaló aquí definitivamente su notoriedad y donde, durante aquellos primeros años, ya se le fueron asociando infinidad de influencias como J.J. Cale, Lou Reed, Bob Dylan, Ry Cooder, Everly Brothers, Tom Waits, Chuck Berry, Eric Clapton, el propio Bruce Springsteen  y muchos más de los inmortales del “classic”. Además, las más renombradas televisiones estadounidenses les llevaron a sus platós, con las audiencias de aquel país cada vez más y más anonadadas con Dire Straits, en aquel 1980.

4 – BROTHERS IN ARMS (1985)

Es ésta la culminación de una titánica escalada y seduciendo al puesto nº1 en las listas de Estados Unidos. En consecuencia, el éxito en 1985 fue ya absolutamente planetario y a eso contribuyeron los “hits” que comenzaron a sucederse como la bailable y cincuentera “Walk of life”, la arrebatadora serenidad de “So far way”,  la arrolladora y épica “Money for nothing” (ésta con Sting de colaborador estelar) o la anti-belicista y emotiva canción titular. Sin embargo, otros cortes menos accesibles como la esperanzada y, al unísono, ambiental “Why Worry?”, además de las pacifistas “Ride Across the river” o “The man’s too strong”, por ejemplo, completan un algo conceptual, más que imponente y universal disco, donde la constante evolución de cada miembro de la banda, les hizo alejarse cada vez más de los planteamientos de etapas anteriores. El LP alcanzó la mareante cifra de 30 millones de copias despachadas y figura en el Top-30 de todos los tiempos en ese apartado. También les cayó un diluvio de premios como, por ejemplo, los Grammy y los MTV.

Es el primer trabajo de estudio en que tocó el teclista Guy Fletcher (aunque éste ya se había incorporado en la gira de Alchemy en 1983) y también varios reputados músicos como los hermanos Randy y Michael Brecker, al saxo u Omar Hakim (batería de Weather Report) participaron en la grabación, de 1985, en la lejana isla de Montserrat (Indias Occidentales).

La  célebre gira de los Straits de aquella temporada, a lo largo de los cinco continentes y con casi 250 actuaciones (Live Aid, incluido), se les hizo interminable, faraónica, pomposa, además de carísima en su montaje. De hecho, Mark Knopfler comenzó a estar agotado de abarrotar grandes estadios allá donde fuesen y aquel acelerado ritmo vital y aquel mega-estrellato global, no iban con él.¿Consecuencia?: La banda tardaría 6 años en lanzar nuevas canciones. A pesar de todo el aplauso descomunal, Mark no se consideró nunca a si mismo un artista ni tampoco una celebridad, sino solamente un hombre normal y un estricto músico profesional que ensaya durísimamente, buscando así que su trabajo quede terminado lo mejor posible.

3 – LOVE OVER GOLD (1982)

14 minutos de inicio sobre la construcción de las ciudades y las comunicaciones modernas, es decir, el tema “Telegraph road”, como estandarte de una ambiciosa obra, la cual navega entre lo sinfónico y lo “arty” (aunque siempre con una sencilla base); donde en la parte final de esta muy exuberante y extensa canción, el batería Pick Withers rivaliza en protagonismo y espectacularidad con la deslumbrante guitarra de Mark. A pesar de todo, el propio baquetero abandonaría la banda poco después del lanzamiento del LP. También el teclista Alan Clark, disfruta aquí de álgidos momentos como, por ejemplo, en la magnética y sofisticada “It never rains”, un tema éste al mismo nivel de las canciones más ostentosas de los Straits. La detectivesca “Private Investigations”, la inquietante amante de la azucarada “Love over gold” o la gracieta sociológica de “Industrial Disease”, suman muchos puntos para la coherencia general de un trabajo, el cual obtuvo el nº1 en varios países como Inglaterra, aunque todavía lejos de lograr esa misma medalla de oro en Estados Unidos, en 1982.

A pesar de la gloria acumulada, Dire Straits jamás se extravió en espinosas y descontroladas controversias y, siguiendo las pautas de Steely Dan, se negaron a prestarse a gigantescas campañas de marketing o a poner sus caras en las portadas de sus obras, sino que Knopfler y sus muchachos siempre estuvieron preocupados, con exclusividad, por intentar conseguir grabar LPs de calidad. Sucedió entonces, que mucha gente metida en el mundo de las películas comenzó a reclamar, sin parar, al talentosísimo Mark para proyectos como Local Hero, de 1983, y para poner banda sonora a muchos más metrajes del celuloide.

2 – COMMUNIQUÉ (1979)

Sus primeros dos discos son la mayor y más elevada esencia de Dire Straits, es decir, cuando fueron un cuarteto de guitarras, bajo y batería, nada más. Es ahí cuando facturaron sus grabaciones  más cohesionadas, más sabrosas, más perfectas y más inoxidables dentro de la historia del rock.

La denuncia de injusticias en “Once Upon a time in the west”, el ritmo pegadizo que envuelve historias que se cuecen detrás de notificaciones oficiales como es la propia “Communiqué”, las reflexiones sobre una escritora en “Lady Writer” (con Mark soltando otro de sus legendarios solos maulladores) o el indescriptiblemente agradable cierre de “Follow me home”, entre otros ejemplos, corroboran que esta segunda propuesta es una muy inspirada prima-hermana de la primera obra maestra del 78. La época de los hermanos Knopfler junto a John Illsley y Pick Withers, sin duda, es la de sabor más puro dentro del histórico sonido de la banda, subrayo.

Estados Unidos y Australia se unirían al continente europeo en la emergente “direstraitsmanía”, así que Inglaterra reaccionó, o sea, reclamó para sí a sus compatriotas y finalmente, también empezó a interesarse vivamente por ellos, en 1979. Aquel distintivo rock and roll tranquilorro con calculadas gotas de country, rockabilly o blues, fue atrapando, poco a poco, a mucha de la audiencia terráquea.

1 – DIRE STRAITS (1978)

Junto con la impecable canción-emblema “Sultans of swing”, conviven otras ciudades paradisíacas dentro de esta obra homónima y debutante de la banda británica como el elegantísimo empiece de “Down to the waterline”, la búsqueda sinuosa de “Water of love” o el tenso equilibrio de “Six blade knife”, entre otros cuadros maestros de la Galería Straits. La irrupción escénica de Mark Knopfler con sus trepidantes y virtuosos solos, provocó que se le comenzara a reservar un espacio en el Olimpo de Mejores Guitarristas de Todos los Tiempos. La prensa especializada y la mayoría del público europeo les empezó a rendir honores desde aquel 1978, menos todavía en Inglaterra y es que aún se resistirían los de su propia casa, donde prácticamente Mark y cia. no habían llamado la atención.

Tras sus primerizos pasos del 78, ya en la nómina de Vertigo Records (Warner), sin embargo el pensamiento general, por entonces, de casi todos los magnates de la industria discográfica era que Dire Straits, resultaban demasiado blandos, que jamás llegarían a nada importante en el rock. Por fortuna, lo que sí que logró el combo de Londres es un sonido muy singular, de esos que hacen pasar a la historia e incluso te dan billete de acceso al deseado Salón de la Fama del Rock and Roll, como sucedió con la formación británica en este 2018. Totalmente merecido.

4 comentarios sobre “Dire Straits – Sus discos del mejor al aún mejor

  • el 7 Diciembre, 2018 a las 9:46 am
    Permalink

    Muy de acuerdo con el orden. Buen articulo

    Respuesta
  • el 10 Diciembre, 2018 a las 11:15 am
    Permalink

    Totalmente de acuerdo en que el álbum de debut es, para mí, el mejor trabajo de la banda, aunque sin haber podido escuchar toda su discografía. En mi colección sólo dispongo de “Brothers in arms” (magnífico álbum también), el disco homónimo y el recopilatorio “Money for nothing”.Excelentes comentarios sobre la obra de Dire Straits.

    Respuesta
  • el 11 Diciembre, 2018 a las 10:36 pm
    Permalink

    Antológico repaso sobre uno de los combos más importantes en la Historia del Rock, indiscutiblemente liderado por el carismático Mark Knopfler, legendario guitarrista. Su obra en estudio, espléndidamente recensionada aquí, queda imperecedera para su continuo estudio y escucha, y se agradece especialmente a Txus Iglesias y a Muzikalia el incidir en los dos discos iniciales, los más auténticos, a la par que más desconocidos en su integridad.

    Respuesta
  • el 12 Diciembre, 2018 a las 12:30 am
    Permalink

    Muchas gracias por los comentarios a “Anónimo”, a Joan y a F.Xavier, sobre Dire Straits, en MZK.
    Un saludo para los seguidores de la banda.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.