Entrevistamos a BB Sin Sed (Xavier Vendrell)

Por sorpresa los BB Sin Sed aterrizan en el panorama rock patrio con con notable disco titulado La Dirección Que No Tomo (La Cúpula). Un puñado de canciones rock crudas y astillosas, que recuperan a un grupo en un estado de forma envidiable.

Me cito con el cantante y compositor de la banda, Xavi Vendrell en una terraza en Sabadell (Barcelona) para hablar sobre el disco y algunos recuerdos de la época.

“La idea fue hacer el disco de la manera más cruda posible, que sonara directo. Los productores lo vieron perfecto, y lo grabamos crudo, imperfecto, amplificadores antiguos, y tocar como si fuera en un escenario con mínimos retoques de nada”

Xavi: ¿Por qué tanto tiempo sin grabar nada? Vuestro ultimo intento discográfico fue “Ahora”

Con el “Ahora” nos perdimos mucho. Comenzamos a hacer maquetas, maquetas y maquetas, porque vimos la posibilidad de entrar en una multinacional y fue como una obsesión para nosotros.

¿Por qué se convirtió en una obsesión?

Es algo como muy de los años 80, o los que comenzamos en los 80. Habíamos estado en una independiente y, a ver, ahora las infraestructuras independientes son mas independientes si cabe, y reproducían los tics de una multi pero en pobre. La obsesión de nuestra quinta era entrar en una multinacional que pudiésemos promocionar como dios manda, poder llegar a otro publico, y en esa época, la de “Ahora” nos obsesionó a niveles enfermizos. El cambiar de management también hizo que nos obsesionara más, porque el tío era un obseso de las multinacionales; era el que había sido manager de Los Sencillos, y todos acabamos fatal con este tío. Era un rollo de hacer temas, de repetir temas porque él nos iba controlando y no saber hacia donde tirar, y ni saber lo que eres, porque al final no eres ni tú mismo.

El “Ahora” tiene un sonido muy indefinido, parece que no sea un disco de BB Sin Sed

El “Ahora” no es nada. Es una colección de canciones dispersas que no saben hacia donde querían ir. Al final ha quedado cómo el disco perdido de los BB, y solo, por suerte, se hicieron 500 copias. El Marc Parrot estuvo en la producción, pero la culpa no es de él, sino nuestra, porque no sabíamos lo que queríamos. Al final la situación creó un desencanto por parte mía, y decidí que ya ni entraba, y no hicimos ni promoción y tres bolos. Yo al final deserté, ya que no creía en el gruo porque nos habíamos quemado.

¿”Casa Doce” os quemó mucho?

No, nos quemó la persecución del disco perfecto para entrar en una multinacional, y eso fue un error.

Pero quiero decir que el “Casa Doce os ha marcado quizás demasiado, lo digo porque hay gente que solo os conoce por ese disco

Bueno porque es el disco que más se vendió. Vendimos mas de 20.000 copias. Hicimos dos discos anteriores que querían ser rock pero por culpa de los productores no acabaron de cuajar. Para el primero nos endiñaron una batería electrónica, y claro, nosotros queríamos sonar rock & Roll americano por decir algo. Pero el productor nos dijo: “la batería es la hay, sino a la calle”. Y el segundo disco también fue un error de producción porque suena fatal, le aceleraron el pitch y parece que cante un pitufo. Y con “Casa Doce”(https://www.youtube.com/watch?v=5YvlpEwxbhM) no congeniamos con lo que buscábamos en aquel momento, un disco más tranquilo, mas pop que rock, muy de aquella época, porque yo me fijaba mucho en los R.E.M., mi grupo de referencia. Hicimos un disco americano pero diferente, mas acústico, mas intimista, letras más poéticas, medios tiempos, baladas. Es el disco que llegó más lejos de todos los nuestros.

¿Cómo fue vuestra relación con el sello Tres Cipreses?

Nos apadrinaros un poco Los Trogloditas, ya que teníamos una relación muy cordial. Ellos estaban asentados en Madrid, y nosotros fuimos allí en el 84 o así. El bajista, Josep Simon, produjo una maqueta, y se la dimos al manager de Los Trogloditas. Esta maqueta se fue moviendo por Madrid, y enseguida salió la compañía Tres Cipreses. Pero de aquella época tampoco es que me acuerde mucho.

Os produjo Javier Andreu de La Frontera…

Tenía un punto muy americano en ese primer ep, pero claro, nos pusieron la dichosa batería electrónica. Es curioso porque a los R.E.M. también les metieron una batería electrónica en su primer trabajo, y hasta en eso nos parecimos. Fue un sonido ochentero moderno, y guitarras acústicas. Un disco que estamos contentos.

Ya hablando de vuestro ultimo disco, “La Dirección Que No Tomo” (La Cúpula, 2019) me ha llamado la atención la portada. ¿Qué significado tiene?

Las portadas nos las hace Jordi Boix, y esta basada en un vaso que hay en el British Museum de la “Odisea” de Ulises, que está el tío ligado en el mástil, y están todas las sirenas que lo llaman. Ulises se tapa los oídos para no sentir el canto de las sirenas, y los dólares representan el barco. El primer video también lo ha hecho Jordi.

Lo veo el disco como una declaración de intenciones ¿Os habéis sentido un grupo outsider?

En su momento no lo pensábamos porque tocábamos mucho, dos giras con Ramones, con Chuck Berry. Ahora viéndolo pienso que fuimos nosotros los que tiramos la toalla, por no enfocarlo bien. Ahora sí que eres independiente, no dependes de ninguno, haces lo que te da la gana; grabar un disco es muy barato, en los 80 era carísimo. Nosotros este disco está grabado en doce o trece días porque los estudios no dan abasto. El Marc y el Mike no paran de hacer producciones, y el local es cojonudo para grabar.

La producción es muy buena, muy cruda y visceral. ¿Queríais reivindicar el rock más directo en una época de sobreproducción?

Sí, lo hemos hecho expresamente. La idea fue hacerlo de la manera más cruda posible, que sonara directo. Los productores lo vieron perfecto, y lo grabamos crudo, imperfecto, amplificadores antiguos, y tocar como si fuera en un escenario con mínimos retoques de nada. Cada canción la he cantado dos o tres veces, pero poco más. Yo no busco la perfección, busco la inmediatez.

La gente que se quedó anclada en el “Casa Doce” igual le llama la atención, ¿no?

No he sentido a nadie quejarse de momento. Cuando empecemos los conciertos y hable con la gente te harán sus criticas.

En el disco hay un par de canciones que recuerda al “Casa Doce”. ¿Es un homenaje a aquellos fans que os siguieron?¨

Sí, “La Estatua De Sal” y “El Amor Nos Disuelve”, son canciones más BB de todas. Me decía Jero de “La Hora Musa” que estos ya son clásicos de los BB Sin Sed. Pero los temas no salen de manera premeditada tampoco, tiras para un lado u otro según los estados de animo.

Todo y lo crudo que suena el álbum, suena muy sonido BB Sin Sed, no habéis perdido esa esencia

Sí, estamos contentos. Porque la gente tiende a aburrir. Yo creo que mucha gente joven no conecta con nuestra música porque tampoco hemos hecho demasiado para montarlos en el carro, pierdes la inmediatez de la calle, a parte de que puedan haber cambiado los gustos de la gente con el paso de los años, creo que hay una falta de contacto con la gente. La gente lo ve como todo reciclado, no como algo autentico. Todas las bandas de nuestra generación se han tirado a la guitarra acústica y, bueno, ¡métele caña un poco!…El Coque, el Tarque, no sé, todos acaban sonando de rock muy poco, medios tiempos acústicos. Tienen miedo a perder publico. Otra cosa es el lado poético: también tienes que bajar a la calle y hablas de otra manera, no quería hacer un disco muy poético y bonito. Quería romper con mi manera de escribir.

El tema “Elige Vida O Muerte” parece escritura automática, como una saturación de ideas

Sí, fue un poco así. Era una lista que la tenia escrita hace tiempo, de cosas de las que tomo notas, e hice una especie de spoken word pero automático. Se podía leer, y al final pusimos el estribillo y también añadimos cuatro bestialidades que nos pasaron por la cabeza y quedó así. Es una lista de pesadillas, de desesperanzas y esperanzas. Ha quedado contundente.

La canción que da titulo al disco hay una frase que me gusta mucho: “ El pasado volverá, es veneno que mata lento”

La nostalgia la llevamos fatal. En estos bolos que empezamos seguiremos tocando canciones antiguas, pero si seguimos haciendo cosas empezaremos a liquidar cosas de los 80, porque es el veneno que mata lento. Yo no quiero tener fans haciéndose pajas con canciones de hace treinta años, porque no tengo nada que ver con aquel chaval que hizo esas canciones.

¿Cómo ves el panorama rock actual? ¿Qué te interesa?

Escucho grupos americanos porque me tira más que lo inglés. Y de españoles me gustan Atom Rhumba, grupos que hacen rock crudo y chalado. Es un genero en peligro de extinción, porque la gente grande se ira muriendo y la gente joven no sé si seguirá este rollo.

¿El trap, el regetón y los sonidos urbanos cómo los ves?

A mí esto…yo me quedé con Los Coyotes, que hacían cosas preregetoneras. A mí los ritmos tropicales siempre me han gustado, y no reniego de nada. Pero claro, siempre sale a relucir lo más tonto y comercial que es lo que la gente compra. Que cada uno haga lo que le dé la gana, a mi no me gusta pero en fin. Si tuviera veinte años igual lo escucharía, pero ahora me da una pereza…

Mucha gente habla de términos tan relativos como “autenticidad” cuando se habla de las narrativas rock, y en cambio echa pestes de los sonidos latinos, como pudiera ser el reguetón. ¿Qué concepto tienes de la autenticidad

Mira Los Coyotes que hacían ritmos salvajes y bailo como un animal, y las canciones que la gente considera mas horteras a mí me encantan. La gente que se cuelga la medalla de “autentico” me da risa. Dile a Victor Coyote que te haga un regetón y se te caerán los huevos.

¿Qué influencias literarias has tenido en este último disco? Hay letras como muy crípticas

Yo siempre de pequeño estuve en un cole religioso, y mi primera influencia es la Biblia, es uno de los libros mas importantes de la Historia. Hay de todo en la Biblia: el amor, las miserias…, Después comencé con el Poe, Guy de Maupassant… y esta literatura romántica del siglo XIX siempre me ha gustado mucho.

Ahora estáis preparando presentación del disco. ¿Tenéis muchos bolos?

Sí, en Barcelona, a Hostalets de Balenyà, Madrid, y aún sin confirmar tenemos pensado tocar en Bilbao. Ya me dice mi mujer, ya no te veré por un tiempo.

2 comentarios sobre “Entrevistamos a BB Sin Sed (Xavier Vendrell)

  • el 4 Abril, 2019 a las 7:52 am
    Permalink

    BB Sin Sed, Los DelTonos, Ilegales. Los mayores están dando una hostia en la mesa para que espabilen los jóvenes. Las guitarras resisten

    Respuesta
  • el 5 Abril, 2019 a las 9:30 am
    Permalink

    No me enteré del concierto del viernes 29/03 en Madrid, Funk House, me mataría. ¿Cuándo vuelven a a Madrid? Por favor por favor por favor

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.