Especial: 25 años de The Great Escape de Blur

Verano de 1995, el britpop en pura eclosión y una guerra abierta urdida desde los medios que enfrenta a Oasis con Blur. Los chicos malos del norte, contra los niños bien de la capital en un duelo que emula los piques entre The Beatles y los Stones.

Mes de agosto, la misma semana dos de los pesos pesados del nuevo pop británico sacan single… ¿quién venderá más, Oasis con “Roll With It” o Blur con “Country House”? Una batalla orquestada desde los medios que terminó llevándose por los puntos Blur, que despachó 270.000 copias, mientras que los Gallagher consiguieron vender 220.000,  50.000 menos. Como decimos eso fue tan solo una batalla, porque con la llegada de los discos de ambos, se desató una guerra en la que los de Manchester arrasaron con Damon Albarn, Graham Coxon y compañía (en lo que a ventas se refiere)… aunque eso es otra historia.

Hoy recordamos The Great Escape, el disco que vino anticipado por esa “Country House”, con el que Blur afianzaron su lugar en la cima del britpop, del que terminarían saliendo poco después totalmente extasiados y desencantados.

 

Un 11 de septiembre de 1995 Blur lanzaban su cuarto trabajo, que llegaba tan solo un año después del exitoso e inspirado Parklife (1994). La idea era seguir recogiendo los frutos que aquél sembró, afianzar su papel en la escena y claro, vender muchos discos. Visto en perspectiva The Great Escape es un disco menor en su carrera, del que hasta el propio Albarn ha renegado más de una vez, a pesar de ello contiene buenas razones para seguir recordándolo como la cima de aquella trilogía de pop de las islas que podrían conformar Modern Life Is Rubish (1992), Parklife (1994) y éste.

 

The Great Escape o Parklife 2, como se refirió a él en más de una ocasión su productor Stephen Street, es uno de los trabajos más icónicos del britpop. Ese pop de raíces claramente británicos en cuyas melodías se adivina el poso de referentes como The Beatles o The Kinks y cuyas letras llenas de ingenio retrataban a la sociedad de las islas, brotó casi espontáneamente en la cabeza de un Damon Albarn en total subidón creativo por la repercusión y el éxito de su anterior obra, lo que hizo que prácticamente enlazaran la promoción de uno con la grabación del otro. El nº1 de “Country House” anticipaba exitazo para un álbum con todos los visos de superar en ventas al anterior, algo que no consiguieron (aunque se acercaron). El disco tuvo una gran repercusión y bien es cierto que contiene grandes canciones, pero queda lejos de algunas de sus entregas anteriores y posteriores, ya que no deja de ser una repetición o si lo prefieren, un perfeccionamiento en fórmulas ya conocidas de su propio catálogo.

 

Para la llegada del segundo sencillo del disco hubo que esperar al mes de noviembre. “The Universal” llegó al nº5 de las listas, todo un logro para ser un tema reflexivo y orquestado, muy en la línea de “To the End”, aunque superándola y aportandon un toque épico inédito hasta entonces. Con los años la popularidad de la canción ha crecido mucho entre los seguidores del grupo y es uno de esos himnos para recordar aquella década prodigiosa musical en Gran Bretaña. Sin duda, uno de los éxitos incontestables en la nómina de un Damon Albarn al que no le falta talento. Su vídeo dirigido por Jonathan Glazer, es todo un homenaje a La Naranja Mecánica de Kubric.

 

The Great Escape como decíamos no es el mejor trabajo de Blur, pero ha envejecido mejor que muchas piezas de algunos de sus coetáneos. Es un disco que tiene momentos muy brillantes y otros menos. Que igual nos hacen vibrar con el magnetismo de “Stereotypes” y su punk-pop electrónico, con la reflexiva “Best Days” o el tono ska de la inspirada “Fade Away”, pero que nos dejan fríos con momentos insustanciales como “Top Man”, el refrito de “Girls & Boys” que es “Entertain Me” o la anecdótica “Dan Abnormal”, mote que Justine Frichman le puso a Damon Albarn, quien por cierto aparecía así acreditado en algunos cortes de Elastica con quienes colaboró. Y es que en el disco hay un poco de todo, decantándose más hacia buenos momentos como también aportan la frescura de “It Could Be You”, el desmelene de “Globe Alone” y por su puesto, los “nanananananana” de la divertida y pegadiza “Charmless Man”, otro de los singles más recordados. Puro Kinks.

 

En “He Thought Of Cars” se adivina un puente entre los Blur del pasado (hay ciertas reminiscencias de Leisure) y los del futuro, con ese toque experimental que empezarían a mostrar en su siguiente obra y que aquí está más acentuada en unas caras B que acompañaron a los sencillos muy muy recomendables, especialmente en unas “The Man Who Left Himself”, “Tame”, “A Song” o “St. Louis” que si no conocen, ya están tardando en buscar por ahí.

 

La jugada con The Great Escape salió bien a Blur, pero acabaron hartos de estar en el foco y más después de las tensiones entre Coxon y Albarn. Fue después de su gira, cuando decidirían dar portazo al britpop para empezar a demostrar una inquietud creativa en nuevos territorios, demostrando que aún tenían mucho que ofrecer y grandes discos por entregar. Su siguiente entrega les acercó al rock alternativo norteamericano y desde entonces, ya nada fue lo mismo (para bien).

 

 

 

8 comentarios sobre “Especial: 25 años de The Great Escape de Blur

  • el 11 Septiembre, 2020 a las 9:09 am
    Permalink

    Es un disco que ha envejecido muy bien

    Respuesta
  • el 11 Septiembre, 2020 a las 10:37 am
    Permalink

    Tiene 4-5 temazos que son de los 4-5 temazos más temazos de Blur

    Respuesta
  • el 11 Septiembre, 2020 a las 12:28 pm
    Permalink

    Felicidades a Manuel Pinazo por tan interesante, detallista y didáctico reportaje, sobre BLUR, mi grupo favorito de los años 90.—- He aprendido cosas con el reportaje de M. Pinazo como, por ejemplo, el tema de caras-B del LP o sus explicaciones sobre el video-clip de “The Universal” (guiño a S. Kubrick).

    En mi opinión particular, “The great escape” es un discazo sensacional desde la primera a la última canción ( y lo digo objetivamente) y siempre con ese sonido tan original de Blur.
    Aprovecho para comentar que “Leisure” es otro discazo todo entero, a la misma altura del propio “Great Escape”, “Parklife”, “Modern life is rubbish” y otras grandes obras de esta impresionante banda, liderada por uno de los mayores genios de la historia de la música como es Damon Albarn.
    ¡Intemporales BLUR!

    Saludos

    Respuesta
  • el 11 Septiembre, 2020 a las 12:32 pm
    Permalink

    Pues para mi ha envejecido mal, o por lo menos no tiene el impacto o el interes de antes cuando era novedad. Pereza!

    Respuesta
    • el 12 Septiembre, 2020 a las 12:04 am
      Permalink

      Na, es un disco que se tiene que saber apreciar, pero igual siento que pega en esta época, tal vez no tanto como en los 90, pero es querido aún así.

  • el 12 Septiembre, 2020 a las 2:03 am
    Permalink

    El reportaje ha sido fantástico y el disco me gusta bastante, muy agradecido por tener la oportunidad de leer a personas con tanto conocimiento. Muchas felicidades.

    Respuesta
  • el 12 Septiembre, 2020 a las 2:39 pm
    Permalink

    El problema de este disco es que siempre es comparado con Parklife y Morning Glory. Se le llama Parklife 2 y por eso está peor considerado, pero si lo escuchas sin saber de Parklife compruebas que es un gran disco (de hecho en España casi que se dieron a conocer con TGE). Morning Glory es cierto que es mejor disco, pero eso no quiere decir que The Great Escape sea malo, todo lo contrario.

    Los 4 singles son temazos. En lo que no estoy de acuerdo con el artículo es sobre Topman que creo que es una gran canción. Y la errata, ya que Modern Life es de 1993.

    Respuesta
  • el 13 Septiembre, 2020 a las 10:24 am
    Permalink

    Blur’s masterpiece. From the beginning to its end.
    En mi opinión este disco no es segunda parte de nada, no es comparable con ningún otro ni con otros. El mismo se sobra y se basta para catalogar a Blur.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!