Especial Once + Una: La Bien Querida

Unos la aman y otros la odian, lo cierto es que Ana Fernández-Villaverde, más conocida como La Bien Querida, llena todos sus conciertos… Menos aquel que fui a ver allá por el 2012 a la encantadora ciudad de Ferrol, en el que éramos quince personas a lo sumo (entre ellas tres señoras de pelo cardado por la misma peluquería, abonadas anualmente a las actividades del Teatro Jofre y dispuestas a no perderse ni una), aquel teatro contaba con un aforo aproximado para algo más de 500 personas. Un poco desolador, sí, pero que al disco que presentaba, Ceremonia (2012), no le venía mal, acompañado por unas proyecciones orgánicas y abstractas, obra de Stanley Sunday, que le daban a aquel directo un aire apocalíptico.

Ahora, a tan solo unos días de Brujería, su nuevo trabajo previsto para el 27 de septiembre, es un buen momento para seleccionar parte de su embrujado repertorio.

1- “El zoo absoluto” (Romancero, 2009)

“Y cómo es la vida, con todo lo que te quería ahora no puedo ni verte”.

El desamor, la frustración, pasar del más puro amor al odio eterno… son constantes que recorren todos los trabajos de La Bien Querida. ¿Quién no ha pensado más  de una vez que tiene mala pata en el amor? 

2- “7 medidas de seguridad” (Romancero, 2009)

“Que sí, que no, que quizás, que nos bebimos el minibar.”  

A veces, para dar un paso acertado o para quitarnos miedos y vergüenzas, necesitamos ayuda de algún aliado que nos absuelva de todas nuestras medidas de seguridad… Aunque nuestra súplica final vaya dirigida a los de arriba. El inicio, con esa nota sostenida de guitarra para dar paso a una dulce melodía de mañana, me parece maravilloso, así como acabar con un toque más folclórico. En la variedad está el gusto.

3- “Me quedo por aquí” (Fiesta, 2011)

“Quiero decir que por fin… Digo lo que me viene en gana, hago lo que me da la gana.” 

Primera canción que escuché de La Bien Querida, muy especial porque me llegó en un momento en el que me encontraba muy desubicada en mi entorno, me hacían sentir un poco bicho raro y que cada paso que daba era incorrecto… No hay nada mejor que ser fiel a una misma.

4- “Piensa como yo” (Fiesta, 2011)

“Ahí tienes si quieres el balcón, que te de un poquito el sol que se te ve revenío”.

Más importante que el amor es saber a dónde nos dirigimos, aunque este gane a la hora de distraernos en nuestros objetivos, en confundirnos, en contradecirnos o en dar la vuelta a todo nuestro mundo. Suerte tener la ironía para defendernos y desdecirnos.

5- “Lunes de Pascua” (Fiesta, 2011)

“Poco o nada me han enseñado los años”.

Si a lo largo de nuestra vida aprendiésemos algo, dejaríamos de cometer errores. El caso es reírse siempre de una misma, y si es en forma de vals popular con aire de verbena, mejor. Y en ese baile ingrávido coge a tus amigos, amarraos fraternalmente, y comprobad qué poco ha cambiado la cosa.

6- “Aurora” (Ceremonia, 2012)

“Con las malas compañías como con la fruta fresca, que se pudre la buena si a la podrida se acerca”.

El gusto por la naturaleza, el refranero popular y los consejos que destilan, son otro recurso habitual en el cancionero de La Bien Querida. Aunque “Aurora”, más que una canción, parece describir los pasos para una maldición o para un conjuro… Y de eso Ana sabe algo.

7- “Pelea” (Ceremonia, 2012)

“Creí que me dirías lo mucho que querías estar conmigo un rato, mejor toda la vida”.

Nunca una canción tan sencilla fue tan válida para no rendirse. Pelear ante los obstáculos y desilusiones, y rodearte de aquellas personas que te dan coraje y apoyo. Pelea, como imperativo.

8- “Música Contemporánea” (Premeditación, nocturnidad y alevosía, 2015)

“Pensamiento lógico, una mente universal, preparados para cualquier eventualidad, incluso la felicidad”.

Metalingüística, metacine… ¡y metamúsica! Me apasionan las temáticas que hablan de sí mismas, por eso esta canción no podía faltar, además de por sus acertadas referencias-homenajes a las canciones de Battiato.

9- “Alta tensión” (Premeditación, nocturnidad y alevosía, 2015)

“Volvía a casa siempre suspirando, haciendo planes para no llorar”.

El paso de olvidar es lento y difícil, contener las lágrimas en situaciones cotidianas resulta difícil. Como un mantra, hay que repetirse las veces que haga falta “no te quiero, yo ya no te quiero”

10- “Recompensarte” (Fuego, 2017)

“Ayer me equivoqué, hoy sólo quiero adorarte”.

A dúo con J y el cajón de Muchachito como invitado, van cantando las idas y venidas de un muchacho un tanto canalla, y una muchacha que se las da de buena y frágil. Comicidad y complicidad desbordantes a ritmo de rumba suave, con una letra muy de copla, a un paso de Valderrama y Abril.

11- “Permanentemente” (Fuego, 2017)

“Y vivo permanentemente, permanentemente entre la esperanza y la decepción”.

La temporalidad de esta canción nos lleva de viaje sin rumbo a ver la vida pasar, a contemplar el pasado y a enfrentarse al futuro, tal vez la espina es lo bello de la rosa.

+Una- “Negra Estrella”

Más yo no soy aquella estrella, no tengo alas y no puedo volar”

Bonus para esta versión de Jeanette, incluida en el trabajo Contemplaciones: Homenaje Iberoamericano a Jeanette (2015), donde acompañada por Los Pilotos, La Bien Querida hace suya la canción gracias a su toque inconfundible.

Disfruta las canciones en esta playslit:

 

Una sección de Cheri Vegas

Texto e ilustración: Erika Seven

2 comentarios sobre “Especial Once + Una: La Bien Querida

  • el 20 Septiembre, 2019 a las 1:22 pm
    Permalink

    Cualquier cosa sobre la BienQuerida merece aplauso, renglón aparte y mucho botafumeiro. Grande.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.