Hot Hot Heat – Elevator (Sire Records/Warner Music)

Cuando Make Up The Breakdown salió hace tres años, se convirtió en un clásico instantáneo del floreciente revival 80s, en un disco fundamental para entender la dirección que comenzaba a tomar la escena indie del nuevo milenio. En tan sólo unos meses, mientras Hot Hot Heat se dedicaban a condensar la efervescencia de la new wave más correosa, Liars devolvían el funk al punk y The Rapture llenaban de guitarras la pista de baile (su “House Of Jealous Lovers” sigue siendo, probablemente, el mejor single de los últimos tiempos).

Muchas cosas han pasado desde entonces: la nostalgia se ha convertido en un negocio y la escena se ha saturado con la aparición de mediocridades como The Killers o The Bravery. Y HHH han abandonado la competición para dedicarse a escribir un disco de pop con mayúsculas. En Elevator los canadienses pierden la impredecibilidad de su dislocado debut, que hacía de canciones como “Talk To Me, Dance With Me” o “Bandages” una escucha vital y deliciosamente insana. Las estructuras se vuelven familiares, el sonido se hace más expansivo y los sintetizadores retroceden ante las guitarras. Sin embargo, HHH conservan intacto su entusiasmo y su asombroso talento para las melodías.

Con 15 canciones compactadas en menos de 40 minutos, el disco se desarrolla a un ritmo realmente frenético, alimentado por estribillos vertiginosos como los del primer single “Goodnight Goodnight”, con evidentes guiños a The Cars. “You Owe Me And IOU” es otro de los puntos álgidos de Elevator, con una saltarina melodía de piano y un Steve Bays en estado de gracia. La cadencia casi latina de la irresistible “Shame On You” y la exuberancia de “Island Of The Honest Man” no desentonarían al lado de los hallazgos rítmicos de su disco de debut. Por el contrario, canciones como “Pickin’ It Up” o “Middle Of Nowhere” apuestan por un sonido descaradamente mainstream.

Es muy posible que la maduración de su sonido (además del siempre sospechoso salto a una multinacional) decepcione a quienes quisieron ver en HHH a uno de los salvadores del rock, pero Elevator muestra a una banda libre de presiones, más confiada y más accesible que nunca. Preparados para el éxito y orgullosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.