La Habitación Roja – Cuando ya no quede nada (Mushroom Pillow)

Tiene mérito lo de La Habitación Roja. Diez años y siete discos a sus espaldas, y aunque inevitablemente han perdido algo de frescura, siguen manteniendo las mismas ganas y, sobre todo, el mismo talento de siempre para hacer buenas canciones de pop guitarrero.

Después de recuperar con creces el terreno que perdieron con el incosistente 4 gracias a la solidez y a la personalidad de Nuevos Tiempos (Steve Albini seguro que tiene algo que comentar a este respecto), los valencianos parece que se asientan en el sonido que perfilaron en Estados Unidos junto al mítico productos de Pixies y Nirvana y repitiendo fórmula, vuelven para ofrecernos una nueva colección de buenas canciones llenas de melodías, estribillos y guitarras.

Cuando ya no quede nada comienza a toda potencia con los temas que reúnen más voltaje, “La vida moderna”, “Esta no será otra canción de amor”o “No hay dinero”, para luego reducir suavemente la velocidad, sustituir ritmo por sensibilidad y mostrar el lado más intimista de La Habitación Roja en “Lejos de la gran ciudad” o “La destrucción o el adiós”. Entre estas últimas destaca especialmente “Cuando ya no quede nada”, canción que titula y culmina el álbum destilando intesidad y amargura.

Entre los pocos peros que se le pueden poner al disco, uno que comparten con otro ilustre de Mushroom Pillow, las letras, que plagadas de frases hechas colocadas sin demasiado rumbo aquí o allá, se sostienen con la consistencia de los alfileres. Eso sí, por lo menos hay que reconocerles valentía porque no han dudado en entrar de lleno en la crítica social explícita (“París ardiendo”, “Tened piedad del expresidente”), algo verdaderamente inusual en nuestra comodona escena independiente, en la que por cierto (y que así sea por muchos años) a La Habitación Roja aún le queda mucho por decir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.