Las 15 mejores canciones de Van Morrison

Como Muzikalia ya ha anunciado en fechas anteriores, el mítico Van “The Man” Morrison editará su nuevo disco, Three Chords and The Truth, este próximo 25 de octubre y mientras tanto, recuperaremos 15 canciones de anteriores periodos suyos. Es cierto que dicha cantidad es escasa acerca de uno de los 10 más acreditados solistas y vocalistas de todos los tiempos, el cual ha mixturado, magistralmente, estilos tan diversos como soul, funk, folk, R&B, jazz, rock o céltico a lo largo de su carrera.  Sin embargo, es el número que hoy me he auto-impuesto y me ha surgido para este ranking, así que me ceñiré a ello.

Dicho lo cual: banderazo de salida.

15 – HAVE I TOLD YOU LATELY…?

La elevadamente hermosa “Have I told you lately?” (“¿Te he dicho, ultimamente…?”) , de 1989, podría ser el paradigma de las prodigiosas baladas románticas de un Van Morrison, cuya atípica, descomunal y versátil voz ha calado entre millones de oyentes. En esta ocasión, el amor desprendido es el que este mismo artista le profesa a Dios, un temática ésta muy recurrente en muchas otras de sus espirituales canciones, como en, por ejemplo, las del LP Avalon Sunset, de aquel año 89. También el propio Morrison, la cantó a dúo con The Chieftains, en 1995, obteniendo un Grammy, además.

Algo antes, en 1991, Rod Stewart, la había versioneado en estudio, algo que éste repitió en 1993, en su actuación MTV Unplugged, donde el propio “cover” le provocó al propio rockero londinense el emocionarse al terminarlo y además se volvió muy célebre dicha adaptación. Infinitamente radiada y utilizada para bodas esta imperecedera pieza pop-jazzística.

14- FULL FORCE GALE

Como un ágil gimnasta que realiza un ejercicio de puntuación 10, así se presenta la entusiasta “Full Force Gale” (significa “Vendaval de máxima fuerza” y es de 1979), la cual trata, de nuevo, de la devoción a Dios que desprende, a borbotones, Van Morrison. Recordar que el cantante es una persona de inquebrantables convicciones religiosas, sobre las que reflexiona en este corte pop-gospel, efectivamente. La contenta guitarra “bottleneck” corre a cargo de un colaborador verdaderamente de ensueño como es Ry Cooder y también nos contagia su vitalista ritmo el saxo de Pee Wee Ellis, el violín de Toni Marcus o los coros de Katie Kissoon.

A un anti-astro nato como es el irlandés, ya desde los años 70, le traía sin cuidado tener una cuidada imagen, conseguir ser un exitoso super-ventas o una buena relación con la industria discográfica y con la prensa, ya que solo le preocupa una única cosa, desde siempre: intentar tejer la mejor música posible.

13- WARM LOVE

Disfruto cuando te pones elegante y vistes de encaje / Disfruto cuando tienes una sonrisa en tu rostro / Esta inspiración debe seguir fluyendo / Esta invitación debe verse y saberse/  Solo es amor cálido, amor cálido y está presente en todas partes. Van Morrison declaró, en 1978, que no tenía ni idea de hacer letras de canciones, que únicamente las cazaba al vuelo cuando le venían y que si una canción en cualquier idioma, escuchada por cualquier persona de diversas partes del mundo, poseía los sentimientos adecuados, ésta podía apasionar a dicho oyente. La totalidad de ésto mismo podría aplicarse también a ese tan agradable néctar pop-jazz llamado “Warm Love”, un single de 1973, cuyos párrafos, en parte traducidos aquí en letra cursiva, aluden a vivir, intensamente, la música y el amor. Y es que el inigualable Morrison siempre cantó desde lo más hondo de su ser.

12- JACKIE WILSON SAID

Una de esas canciones  idóneas para optimizar nuestra existencia es “Jackie Wilson Said”, de 1972, con la que Morrison y su banda de acompañamiento ya lograron estar satisfechos tan solo con la primera y fresca toma en el estudio, de tal modo que sabían que si intentaban una segunda le restarían naturalidad a esta canción. Ésta trata sobre la euforia de escuchar música y naturalmente, se halla dedicada al cantante norteamericano Jackie Wilson, el cual llevaba una vida mísera por aquellas épocas setenteras. Su afamada canción “Reet Petit” y sus rythm and blues influenciaron en considerable modo al también apodado “Cowboy de Belfast”. La versionearon, de manera muy atinada, Dexy Midnight Runners, en 1982.

11- SWEET THING

Una tersa balada folk de apasionado amor no aludiendo a nadie en particular, según el propio pelirrojo músico, donde éste parece plasmar en la letra el haber retornado a su infancia gracias a un ser querido (recalco y matizo que él no especifica si se trata de su esposa, su madre o Dios).“Y nunca jamás volveré a envejecer tanto”, relata uno de los impresionantes versos. Es como si cuando canta, a Van Morrison  le dominase cierto misticismo debido a la voluminosa concentración que alcanza en tal empeño expresivo.

El aclamado disco al que pertenece  “Sweet Thing”, o sea Astral Weeks, provocó una importante división entre los partidarios esta misma obra y los incondicionales del LP Moondance (1970). Personalmente y en líneas generales, prefiero este segundo, aunque no hay porque escoger entre ambos, necesariamente. Sus compatriotas irlandeses, The Waterboys, se marcaron una notable versión de esta “cosa dulce”, en 1988.

10 – AND IT STONED ME

Fue en 1970, cuando se publicó el imprescindible y arrollador álbum Moondance, el cual contenía,  exquisiteces como “Caravan”, “Into the mystic” o el estético y evocador folk-rock “It Stoned me” (“Y me colocó”). Esta última composición trata de cuando Van Morrison tenía 12 años y fue a pescar con un amigo, cuando un día soleado se transformó en lluvioso pero, a la vez, precioso. Después ambos chavales se bañaron en un estanque. Por último, tras detenerse en frente de una casa, un hombre les ofreció agua. Todas esas agradables y tempranas experiencias con el líquido elemento y con la naturaleza le dejaron absorto, espiritualmente, a nuestro protagonista como si fuera una canción del jazzman Jelly Roll Morton.

En el fondo, podría el texto reflejar la nostalgia del cantante de su adolescencia en Irlanda, durante los años 50, ya que en los años 70, cuando esta canción salió a la superficie, el intérprete vivía ya en Estados Unidos. Posteriormente, cuando se recrudecieron los actos violentos en el  Ulster, el propio Van Morrison, desde el país norteamericano, lamentó dicha contienda  sin posicionarse a favor de ninguna de las dos facciones de su tierra natal. En el apartado de versiones, encontramos algunos como el dúo del propio Morrison con Bob Dylan y también de Jerry García, Allman Brothers o sus discípulos Gov’t Mule, entre otros muchos.

9 -HERE COMES THE NIGHT

A medio camino entre el soul y el rythm and blues cincuentero camina la muy sentida y fresca “Here comes the night” (“Aquí viene la noche”), a través de una letra sobre amores frustrados de una persona al ser abandonado por otra, la cual prefiere a una tercera y con posteriores sentimientos de abatimiento, celos y soledad; todo ello plasmado por los Them, en 1965 y escrito por el entonces productor de la banda, Bert Berns.

Fue registrada en una sesión de cuatro días y sin ayuda de ingenieros. La banda albergaba la intención de lanzar el tema, de inmediato, como tercer single rompedor (tras “Gloria” y “Baby please don’t go”) pero la compañía Decca prefirió intercalar, dentro de su catálogo, un sencillo de la cantante de pop-soul Lulú; una circunstancia ésta que disgustó a Van Morrison y sus muchachos, ya que el tema de ella ni siquiera se aproximó a los primeros puestos de ventas. Dicha sed de triunfo, tuvo su reflejo ya que “Here comes the night”, de Them, se encaramó hasta el nº2 de las listas británicas e incluso David Bowie la versioneó en 1973 y Rod Stewart, en 2013, entre otros muchos.

8- WILD NIGHT

Un tema de urbano hedonismo nocturno, publicado en 1971 (aunque  Van Morrison ya la había grabado primeramente, en 1968, en Nueva York) y que se acerca a un elástico pop-rock-R&B más accesible para el público en general que otras creaciones suyas. Alguien que pudo convencer, momentáneamente, al de Belfast hacia esa tendencia más vendible, fue un productor del calibre de Ted Templeman (éste también trabajó con Doobie Brothers, Captain Beefheart, Carly Simon, Van Halen o Aerosmith, entre otras estrellas). A pesar de todo, no fue nunca Morrison, durante finales de los 60 y todos los años 70, alguien que reventara habitualmente las listas de éxitos con sus singles en solitario y esta misma “Wild Night”, del año 71, no pasó tampoco del puesto 28 en Estados Unidos. Sin embargo, una algo más ligera versión a dúo, de 1994, de John “Cougar” Mellencamp y la cantante de soul, rap y jazz Meshell Ndegeocello, saboreó el nº1 en Canadá y el nº3 en los propios E.E.U.U.

7 – CLEANING WINDOWS

Principios de los años 60: esta es la crónica de un jovencísmo irlandés, de 16 años, que trabajaba como limpiador de ventanas en su Belfast natal y que luego, se dedicó a cantar como los ángeles y ser una de las más colosales voces de la historia pero que, sin embargo, guardaba él recuerdos muy felices sobre su anterior oficio y su vida de por entonces, cuando soñaba con ser músico profesional, aprendiendo a tocar el saxofón, escuchando el blues de Muddy Waters, Blind Lemon Jefferson o Leadbelly y leyendo la poesía de Jack Kerouac. Es ésto lo que se refracta en este ondulante y estimulante rythm and blues / soul blanco que es “Cleaning Windows”, de 1982; donde además de los músicos habituales de Van Morrison, sobresale la imponente presencia de Mark Knopfler a la guitarra, como distinguido ayudante para la ocasión.

6 – BROWN-EYED GIRL

Las teclas del ordenador que definen este artículo se detienen, un instante, para contemplar este monumento a la belleza , de 1967, que es “Brown-eyed girl” (“Chica de ojos marrones”), la cual, en su origen, era una declaración amorosa interracial y se titulaba “Brown-skinned girl” (“Chica de piel morena”). Sin embargo, Morrison le cambió, finalmente, el título porque consideró que se adaptaba mejor a las radio-fórmulas. Aún así, le censuraron la canción por una frase que dice “Hacer el amor en la verde hierba” y tuvo que regrabar el asunto con otro verso que acabó como “Divertirse en la verde hierba”. Después de eso, la han radiado la friolera de 10 millones de veces en estos últimos 50 años y se adjudicó el nº10 en las listas de E.E.U.U., una de las posiciones más altas entre sus canciones lanzadas individualmente.

De manera algo contradictoria, no es una canción muy apreciada por el propio artista que asegura que posee cientos de canciones mejores, donde el asunto pudo venir motivado por el hecho de que su productor de por entonces, Bert Berns, transformó la melodía en algo más pop puro, un ámbito que Van Morrison no deseaba ni por asomo en ese específico instante de 1967. Otra controversia más sobrevino cuando al grupo Counting Crows se les acusó de plagiar el estribillo “sha-la-la-la” de “Brown-eyed girl” para su célebre tema “Mr. Jones”(1993), lo que fue tajantemente negado por la banda californiana aludiendo que Morrison siempre fue una influencia para las siguientes generaciones, sin más vueltas.

5 – DOMINO

Imposible excluir del Top-5 al arcón de incalculables riquezas que es esta canción, de 1970, la cual está dedicada al rockero estadounidense de los años 50, Fats Domino, ídolo del propio Morrison en su juventud y que tanto influyó en aquel joven y gruñón crack irlandés. En realidad, había resultado escrita en 1968, grabándose hasta 11 tomas distintas pero el llamado “León de Belfast” retrasó el lanzamiento de este grandioso rythm and blues-soul que es “Domino” hasta dos años después, para evitar que su ex – compañía discográfica cobrase derechos por un contrato anterior.

La narración trata de una persona frustrada ya que su pareja se ha largado con un tercero, el cual es un seductor nato. El ingeniero de la canción fue el reputado Elliot Scheiner (el cual ha trabajado también con Steely Dan, Paul Simon, Fleetwood Mac, Queen, Sting, Aerosmith y un exorbitante etcétera), que trató “Domino” en los A & R Studios de Nueva York. Este single paladeó el nº9 en Estados Unidos, la posición más elevada de un canción suelta de Van Morrison en toda su trayectoria (matizar que con LPs enteros sí que él ha alcanzado posiciones más privilegiadas en los “charts”) .

4 – BABY PLEASE DON’T GO

El pegadizo y emocionante ritmo de esta apresurada y enojadiza canción de 1965, representa a la perfección como si un chico tuviera prisa por alcanzar a su huidiza novia. Supuestamente, Jimmy Page, el luego guitarrista de Yardbirds y Led Zeppelin, participó activamente como músico de estudio en un tema de Them, el cual en realidad era una versión del original del bluesman Big Joe Williams. También, rockeros de excepción como AC/DC o Aerosmith se atrevieron con un “cover” de “Baby, please don’t go” (“Nena, por favor no te vayas”), aunque la nerviosa adaptación de “Ellos” (Morrison y cia., claro) quizás, figure en la “pole position”.

Una duda, siempre flotará en el Vasto Océano Rockero: si los propios Them hubieran continuado  muchos más años con Van Morrison de líder, ¿se hubieran quedado a pocos centímetros del nivel de The Beatles, Rolling Stones, The Kinks, The Who, The Animals, Cream y todo el  invencible ejército musical británico de los años 60? La probabilidad es muy alta, en mi opinión.

3 – GLORIA

Seguimos con las insistencias interrogativas. ¿Si un grupo tan bronco y provocativo como Them hubiera continuado con Van Morrison de vocalista, éste se hubiera convertido en un rockero mucho más feroz y puro y por consiguiente, uno de los más agresivos de todos los tiempos? Pues para reforzar estas dos seductoras hipótesis  tenemos también, por ejemplo,  “Gloria” (1965) y de como el irlandés de oro enronquece su voz de manera increíble y superior, hasta casi desgañitarse en este locuaz y magnético rythm and blues; el cual este combo, a veces, la alargaban, en directo, hasta los 20 minutos. No en vano el LP debutante de la banda se tituló The Angry Young (“Los jóvenes furiosos”) y también posee otros agrestes latigazos similares escritos por el propio irlandés, como las también fabulosas “Little Girl” o “ Mystic Eyes” , de dicho año 65.

La semilla de esta excepcional e impetuosa canción, la cual, supuestamente, trata sobre una mujer que busca sexo esporádico con una estrella de la música, se remonta a 1963, cuando el intérprete la escribió mientras militaba en el grupo The Monarchs. Existen otras teorías interpretativas, ya que se ha comentado, muchas veces, que Morrison se la dedicó a su querida prima mayor Gloria, la cual falleció con 31 años o también, como tercera vía, se ha especulado con que era una antigua novia que tuvo el cantante en Belfast.

La “gloriosa y glorificada” pieza que ocupa este tercer escalón del podium y que apenas reportó beneficios económicos al irlandés en aquella época, fue versionada por The Doors ya que su tocayo de apellido, Jim Morrison siempre se había sentido muy influido por la eminencia musical de la que hoy charlamos. Incluso ambos la cantaron a dúo en un concierto, en Los Angeles, en 1966. También Jimi Hendrix, en 1970 y Patti Smith, en 1975 ejecutaron dos muy aplaudidas adaptaciones, así como un par más de Rickie Lee Jones y Simple Minds, ambos curiosamente en 2001, los cuales también hicieron una excelsa labor.

2 – BRIGHT SIDE OF THE ROAD

Un insigne y triunfador country-rock (pasado este género por el singular tamiz de este artista), de 1979, resultó la bailable y optimista, en todos los sentidos, “Bright side of the road” (interprétese como “El lado positivo del camino”). En definitiva, que los versos animan a disfrutar de las cosas buenas de la vida junto a, por ejemplo, tu ser amado y a recuperar dichas felicidades en pareja. Varios sones más del disco Into the Music, de aquel año 79, desprenden esas mismas soleadas y vitalistas sensaciones.

La primorosa voz de Katie Kissoon es el ideal contrapunto cuando ella y el maestro pronuncian, alternativamente, la frase principal ya avanzada la canción. En definitiva, que todos los músicos, como también Toni Marcus (violín), Ry Cooder (guitarra), Mark Isham (trompeta), Pee Wee Ellis (saxo) y así hasta 9, desprenden inmejorables sensaciones en esta obra maestra hecha canción; la cual, por cierto, es una continuación esperanzada del tema de agrias pérdidas amorosas “The dark side of the street” (“El lado oscuro de la calle”) de 1967, cantada por el soulman James Carr (admirado por Morrison, precisamente). De entre todas las versiones de “Bright side of the Road” lanzadas,  se halla una muy conocida y meritoria de 1988, en castellano, del grupo español Danza Invisible e incluso la colombiana Shakira la cubrió esplendorosamente, en 2009.

1 – MOONDANCE

Sin pizcas dubitativas, el nº1 va para esta animosa, abrillantada y sedosa tonada de corte swing-jazzy, acerca de una romántica y otoñal “danza lunar”(1970). Una desnuda maqueta instrumental del delicioso saxofón de Van Morrison, conllevó luego a armar toda esta compleja composición. También, por ejemplo, la juguetona flauta de Collin Tillton o el  piano vestido con traje y corbata de Jeff Labes añaden un atractivo aún mayor, al que ya de por sí atesora el tema. Sin embargo, no todo fue sencillo de cristalizar ya que en las sesiones de grabación se practicaron hasta 12 ensayos, aunque sin embargo, el “jefazo” irlandés le comunicó a sus atónitos músicos que la primera vez que la habían tocado en el estudio era la mejor, así que fue ésta inicial toma la que se utilizó, oficialmente, para el álbum del mismo título.

Una de las explicaciones más curiosas sobre “Moondance” fue la que ofreció en las notas interiores del disco del mismo título, la modelo Janet Planet, también esposa y musa, por entonces, del intérprete, donde ella alegorizaba y poetizaba sobre un obsequio que poseía un artista pero que se lo guardaba para sí mismo. Morrison, por su parte, aunque nunca ha explicado demasiado sobre sus composiciones a la prensa, denominó esta canción suya como “sofisticada” y la ha interpretado en directo más de 1.000 veces, más que ninguna que cualquier otra de las suyas.

Concluimos ya con una muestra de la infinidad de logros de Sir Van Morrison como son 6 premios Grammy, un Brit , un Q Award, un galardón Ivor Novello o la inclusión, en 1993, en el Salón de la Fama del Rock and Roll, a cuya gala en su honor por cierto ¡no asistió el irlandés!; teniendo que subir al estrado su amigo Robbie Robertson (guitarrista de The Band) para recoger dicho galardón. Genio y figura, el apodado por primera vez “Van The Man”, en 1976, precisamente por el propio Robertson.

Escrito por Txus Iglesias para Muzikalia

4 comentarios sobre “Las 15 mejores canciones de Van Morrison

  • el 23 Octubre, 2019 a las 10:20 am
    Permalink

    Grande Van Morrison. No pierde el tiempo el tío, qué prolífico es.

    Respuesta
  • el 23 Octubre, 2019 a las 10:57 am
    Permalink

    Muy buena seleccion pero yo incluíria “Real real gone” en lugar de “Cleaning windows”. El resto lo dejaría igual

    Respuesta
  • el 24 Octubre, 2019 a las 10:12 pm
    Permalink

    Inconmensurable, el “León de Belfast”, e incansable, en la grabación de álbumes, como se ve estos días, con un promedio que para sí quisieran las demás estrellas fulgurantes del Rock, aunque como muy bien dice Txus Iglesias en esta acertada rememoración, lo que le motiva sobremanera es la creación de buenas y grandes canciones (me permito añadir a las ya citadas otras dos favoritas mías, “Wonderful Remark” y la preciosa “Someone Like You”). Enhorabuena, por este nuevo artículo, y muchos saludos.

    Respuesta
  • el 24 Octubre, 2019 a las 11:46 pm
    Permalink

    Muchas gracias por sus comentarios, opiniones y aportaciones a Edu, Jon y Xavi, sobre Van Morrison.
    Saludos para los seguidores de este colosal artista irlandés.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.