León Benavente (Sala París 15), Málaga 18/01/2020

Como reconocía un visiblemente emocionado Abraham Boba, el salto de popularidad alcanzado por León Benavente con este tercer álbum, ha sido realmente desbordante. De pasar por alto muchas ciudades de nuestra geografía en las que apenas habían tocado en pequeños recintos, a llenar en multitud de lugares en fechas que incluso debieron doblarse en algunos puntos dada la enorme demanda de entradas, incluido en feudos como Málaga, que aún tenían por conquistar, algo que consiguieron a lo grande en una Sala París 15 de agradecido aforo, repleta de un público que arengó a los protagonistas y cantó cada una de las piezas de su repertorio.

Arrancaron con “Cuatro Monos” y recorrieron con brío y decisión las bondades del radiante Vamos A Volvernos Locos, un trabajo que, sin duda alguna, ha supuesto un punto de inflexión en su carrera y que repasaron casi en su totalidad. “Amo”, “Como La Piedra Que Flota”, “Volando Alto”, “No Hay Miedo” o “Tu Vida En Directo” demostraron la profundidad del cancionero que han conseguido reunir en su última entrega, preparando el terreno para unas triunfales “Mano De Santo” con la agradecida presencia de Miren Iza dando el preciso contrapunto, una arrasadora “Disparando A Los Caballos” o el ya esperado momento épico con “Ayer Salí”. Todas y cada una de ellas, perfectamente enlazadas con sus ya clásicos, “Tipo D”, “Ánimo, Valiente”, “Ser Brigada”, o “California”, que sonaron vigentes y frescas como el primer día. El discurso de los leones, con sus dardos a la clase política y su implicación en temas sociales, no deja indiferente a nadie. Además, abordan la temática sentimental con clase y distinción y son capaces de elaborar medios tiempos cada vez más conseguidos.

La banda, perfectamente engrasada y que repetía en la ciudad de la Costa del Sol casi en su totalidad tras su concierto con Nacho Vegas de hace unas semanas, arropó a nuestro pequeño gran héroe en un recorrido triunfal por algunos de los mayores hitos del pop-rock nacional de la historia más reciente. El de León Benavente es uno de los mejores directos que se pueden disfrutar hoy en día dentro de nuestras fronteras. El bis, despegando con “La Canción Del Daño” y rematando de manera enérgica con “Gloria” supuso la salida a hombros en una noche para el recuerdo que debería suponer el punto de partida para más noches de reencuentro con esas piezas ya parte de nuestra memoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.