Maga – Maga (Limbo Starr)

*(34)

Si en sus primeras entregas bastaba con hablar de influencias que
Dos años pueden hacerse muy cortos o muy largos según para qué. Son
equiparaban a Maga con Radiohead, Los Planetas,
exactamente dos años los que han tardado Maga en dar forma a su
Pixies o My Bloody Valentine para situarlos en el mapa,
nuevo trabajo. Un lapso de tiempo en el que el trío sevillano ha conseguido
ahora establecer nexos de unión entre los sevillanos y otros artistas no sólo
que su característico modo de hacer música vaya calando entre un número
es insuficiente, sino también estéril. En este segundo largo, Miguel
cada vez mayor de incondicionales. Este segundo álbum vuelve a llamarse
Rivera, Javier Vega y David García no se han
Maga, tal vez porque los sevillanos no quieren olvidar el personaje
conformado con divisar el horizonte desde la cima conquistada, sino que se
de Rayuela que les da nombre y porque esto les permite establecer un
han aventurado a explorar nuevos territorios en busca de hallazgos sonoros
paralelismo entre su obra y la de Cortázar, jugando también con la
con los que enriquecer y hacer aún más personal su singular propuesta.
idea de unidad/pluralidad. No sólo en esto está presente
Cierto que, a priori, la audición del trabajo no resulta fácil y puede dar
Rayuela; los temas de este álbum parecen seguir adentrándose en
lugar al desánimo por su complejidad; pero no es menos cierto que con
el particular universo de esta obra universal a la hora de relatar
cada repaso se van descubriendo nuevos detalles que van elevando la
sentimientos de un modo poco convencional pero mágico por momentos.
categoría del disco. Guitarras desnudas, turbulencias eléctricas,
Baldosas que se retuercen en morse para llamarte donde vives ahora
acompañamientos de cuerda, pianos y todo tipo de elementos electrónicos
o tenías curiosidad y te aventuraste entornando los ojos hasta alinearlos
para enfatizar o apenas sugerir según convenga en cada ocasión. Todo ello
con el horizonte son ejemplos que apuntalan y hacen evolucionar
añadido a lo que ya conocíamos de los andaluces: una base rítmica de
ese mundomaga que ya conocíamos. Inspirarse en Rayuela
primer orden, unas letras únicas y la intransferible voz de Miguel
permite además establecer un número casi infinito de referencias, la
Rivera. “Elka”, “Azul Cabeza Abajo”, “Astrolabios” o “Un Lugar
mayoría de ellas relacionadas con el arte y la literatura, ya sea citando a
Encendido” son algunos de los pasajes más interesantes de este nuevo
pintores como Giacometti o realizando en portada un velado y
capítulo en la obra de Maga. Aunque más que hablar de pasajes,
ensangrentado guiño a Saint-Exupery y su obra, también mágica,
habría que destacar este álbum por su valor unitario, y agradecer el
El Principito. Un álbum más íntimo que su antecesor y en
inconformismo y el riesgo asumido por los sevillanos en este nuevo paso
el que Maga no renuncian a continuar siendo ellos mismos,
adelante.
que no es poco…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.