Maga – Maga (Limbo Starr)

Al fin tenemos sonando (una y otra vez) en nuestro reproductor, el álbum de los sevillanos Maga, y es que Bidimensional,el EP con el que el sello Limbo Starr los dio a conocer, aun retumba en nuestras cabezas con la grandilocuencia con la que sólo las grandes obras lo hacen.

Manteniendo el trío como formato, Miguel Rivera, David GarcíaJavier Vega, Maga, insisten en la idea de crear un nuevo concepto en el pop español, donde la integración de guitarras, teclados y voz sea su punto fuerte, aderezado todo esto con unas pocas bases electrónicas y multitud de arreglos orquestales, dejando que las letras continúen siendo la piedra angular de todo el conjunto.

Podríamos dividir este álbum homónimo en tres bloques, que vienen definidos por los dos interludios instrumentales (“Miniver” y “Minimor”) colocados tras los cortes 4 y 6, y así, tendríamos una primera parte formada por cuatro temas que podríamos decir que se acercan a lo ya expuesto en Bidimensional, es decir, momentos de verdadera inspiración y luminosidad pop, como son los arrolladores estribillos de “Agosto Esquimal” y “Piedraluna”, cantados con una voz tan flexible que es capaz de dotar a los temas de infinidad de matices y falsetes mientras recita frases como “Con el murmullo de tu voz de agua me cantabas nanas sin letra, y dormiamos tan juntos que amaneciamos siameses”, “con esos ojitos me haría un paraguas, que no me lloviera más que tus miradas” o “Si me dan la espalda no sabrán cuanto sol le he vendido al mar por tempestad”.

La segunda parte, la que va entre “Miniver” y “Minimor”, nos deja dos temas más lánguidos, cargados de épica provocada por los grandiosos arreglos orquestales, sobre todo los presentes en “Como nubes a mi té”, que sirven para tomar aliento y prepararnos para la última descarga de alquimia y música, que se inicia con “Helás (mañana)”, otro hit, donde las guitarras toman un mayor protagonismo y contagian una fuerza impesionante, la misma que transmite más tarde “Primer Vuelo”, esta de la mano de los arreglos electrónicos, una adecuada base rítmica y cuatro notas que suenan y suenan y suenan.

La espera ha merecido la pena, Maga no han defraudado, con este álbum han ganado en profundidad y riqueza, y han facturado una colección de temas imperecederos que con cada escucha toman nuevos matices y descubren nuevas caras. Un grupo con un estilo muy personal y un gran potencial, luego no digas que en Muzikalia no te hemos avisado. Por cierto, el diseño, como ya es costumbre en Limbo Starr, precioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.