McEnroe

Nuestra capacidad de creación siempre ha sido bastante descontrolada como el funcionamiento del grupo en sí. Nos movemos por impulsos en todos los sentidos

McEnroe han vuelto.

La formación de Getxo regresa con Rugen las Flores del que te hablamos hace pocos días.

La quinta referencia de los de Ricardo Lezón surge por la influencia de un poema de Eduardo Lizalde “Recuerdo que el amor era una blanda furia” e intenta reflejar los momentos en que la alegría y la luz hacen callar a todos los demás ruidos.

Aprovechamos a hablar con él, sobre el disco y la carrera de la banda.

Enhorabuena por haber vuelto a firmar un disco tan maravilloso, Ricardo.

Muchas gracias. Escuchar esto de ti es saber que hemos acertado seguro.

Se cumplen 5 años y medio de “Tú nunca morirás”, un disco que seguramente os colocó en el mapa de grupos que merecen mucho la pena, que resultan altamente adictivos. Personalmente, supuso un shock del que aún no me he recuperado (ni quiero). Los dos discos posteriores mantienen e incluso superan una cota de intensidad y emoción muy difícil de igualar.  ¿Cómo valoráis todo este tiempo desde dentro? ¿Sentís que habéis crecido como grupo y que ahora tenéis un mayor control de vuestra capacidad de creación?
 
Nuestra capacidad de creación siempre ha sido bastante descontrolada como el funcionamiento del grupo en sí. Nos movemos por impulsos en todos los sentidos. No tenemos la posibilidad de dedicar mucho tiempo a juntarnos y trabajar sonidos o composiciones porque vivimos lejos unos de otros pero cuando llega el momento y tenemos las canciones y sentimos que ha llegado el momento entonces si que nos volcamos a tope en hacer algo que nos guste. Han pasado tres años desde Las Orillas y en ese tiempo hemos estado tocando y trabajando cada uno en sus cosas, han salido proyectos nuevos como Viento Smith o el nuevo disco de Manett. Durante ese tiempo hemos crecido como musicos, hemos escuchado cosas que seguro que nos han influido y vivido tambien cosas que al final se reflejan en el disco.

Creo que nunca vamos a tener control sobre lo que hacemos más allá que estar muy seguros de que nos gusta y emociona. Creo que hemos seguido una evolución natural y que cada disco es el reflejo de un momento concreto. La valoración de este tiempo es de haber aprendido a tocar un poco mejor y a saber esperar hasta que sentimos que queriamos contar algo.
 
Y siguiendo con la valoración de los tres últimos discos, tal vez “Las Orillas” sea el más pop. “Rugen Las Flores” suena más a banda en directo que nunca y al mismo tiempo recupera el alto minutaje de trabajos anteriores. Si tuviera que poner un pero sobre la mesa (insisto en el condicional), diría, como en su día me dijo Fran Nixon, que pedir a la gente que destine más de 35 minutos en un disco, es mucho pedir.

Puede sonar a manido o pretencioso pero nunca pensamos en lo que la gente vaya a pensar. Si una canción nos pide seguir tocando lo hacemos. Todos nuestros discos duran lo que tienen que durar. El principal motivo por el que tocamos es el de divertirnos haciendo algo que nos guste. Entiendo perfectamente la reflexión que hace Fran pero creo que quitar o repensar pensando en el oyente también puede hacer que pierdan sentido muchas cosas.

Si tuvieras que elegir uno de vuestros tres últimos discos, ¿cuál sería? He leído a algunas personas que dicen: “este disco es continuísta, más de lo mismo”. Cada álbum corresponde a una etapa de la vida, cierto…. aún así, te pido un esfuerzo por destacar unas pocas virtudes o valores de Rugen frente a Las Orillas.

Yo también he leído cosas muy tibias sobre Rugen, el tema ese del continuismo, fórmula agotada etc. Te voy a decir una cosa aunque suene a tópico o pataleta; a nosotros nos gusta mucho el disco y eso es lo que importa. Las Orillas nos gusto igual en su momento. Para nosotros son muy diferentes, así lo sentimos. Rugen es el disco que queríamos hacer, el que nos ha salido. No hacemos canciones para sorprender a nadie, no hacemos música pensando en nadie más que nosotros. No quiero defender algo que es tan simple como que te guste o no. Respetó todas las opiniones por supuesto y sí esa es la sensación pues bienvenida sea. Personalmente no soy capaz de quedarme con ninguno de los cuatro discos. En todos hay cosas que me gustan, y lo que es más importante, en ninguno hay algo que no me guste. Mundo Marino tiene la ingenuidad del primero, esta mal cantado pero las canciones me gustan mucho. tu Nunca Morirás es algo que necesitábamos porque nos apetecía mucho aprender, Abel tiene mucho peso en el resultado final pero las canciones desnudas dicen lo mismo y a mi me gustan aunque me resulten difíciles de escuchar ahora. Las Orillas es un disco muy natural. Grabar en La Mina nos afecto para bien, son canciones sencillas y directas, un disco corto pero que dice muchas cosas. Rugen las Flores es un impulso, casi como grabar un directo, las canciones son más complejas de lo que parecen y líricamente es más abierto y luminoso. Esas son mis impresiones, que son exactamente igual de importantes que las de cualquiera que los haya escuchado.

El amor sigue siendo el principal motivo de tus letras. Es un motor esencial, verdad? ¿Buscas momentos concretos para escribir en función de estados de ánimo o cualquier momento es bueno para ello?
 
La verdad es que los momentos para tocar y escribir suelen venir a buscarme a mi. Yo solo toco la guitarra cuando de verdad el cuerpo me lo pide. Es un proceso un tanto atipico, me entran ganas de tocar y siempre salen frases no se de donde y a partir de ahi escribo la cancion. Casi siempre que me siento a tocar un rato acabo sacando una canción. Respecto al amor considero que es de lo que me sale hablar y no me apetece ponerme a forzar sobre otros temas. Siempre he considerado que cuando se escriben canciones es para hablar de amor o quizás que escribir canciones es la mejor forma de hablar de amor.
 
Los pequeños detalles muchas veces son los que quedan en nuestro recuerdo. Te defiendes magistralmente en ese campo… y la nostalgia hace prender la llama.
 
Un pequeño detalle puede explicarte una historia entera por muy compleja que sea. En mi vida soy muy de quedarme con los detalles y supongo que por eso van a las canciones. La nostalgia es un imán muy poderoso. El tiempo hace que solo recuerdes pequeñas cosas y además distorsionadas o que incluso puedas verlas y moldearlas de otra manera. Me resulta más fácil escribir sobre lo que he vivido que sobre lo que esta pasando o va a pasar. Y como te contaba antes, tampoco tengo, ni quiero tener, mucho control sobre lo que sale. Impostar o inventar se me da bastante mal

Volver a grabar con Raúl en La Mina (Sevilla) era importante para vosotros. ¿Qué aporta este productor y su estudio al universo de McEnroe?
 
Raúl es un grande en todos los sentidos. Desde el primer minuto sentimos una conexión total con el en la manera de vivir la musica, de tratarla y de dirigirnos cuando hacia falta. Creo que ha sabido encontrar el punto exacto para que todo suene natural y eso no es nada sencillo. La Mina, el estudio, es un reflejo de lo que es el, un lugar lleno de calma, luminoso, donde no existen las prisas y cada paso se cuida mucho. Tengo mucho cariño por ese lugar, hemos vivido momentos magnificos de charlas, cenas y siempre hemos estado rodeados de las cosas que más cómodos nos hacen sentir. Es el sitio y la persona perfecta para McEnroe.

En “Rugen Las Flores” vuelve a colaborar Miren de Tulsa. Admiración mutua, imagino. ¿Qué os parece su nuevo trabajo tras su regreso de NYC?

Miren Iza me parece una artista brutal en todos los aspectos y, lo que es más importante, una gran amiga desde hace mucho tiempo. El hecho de que quiera estar con nostros siempre que se lo hemos pedido es un lujo y una satisfacción. Su ultimo disco me gusta muchisimo, es un paso adelante enorme en todos los sentidos. Me gusta como escribe y lo que escribe. Creo que estamos en universos muy cercanos en cuanto a lo que buscamos en el hecho de hacer canciones.

La portada del disco es sencillamente gloriosa, cómo surgió la colaboración con Naiara Goikoetexea?
 
Nos gusta contar con amigos del pueblo para el tema de las portadas. Admiramos mucho a Naiara, que ya colaboro con nosotros en Las Orillas y para Rugen las Flores nos interesaba mucho lo que ella veia. Le pasamos las canciones, le dejamos libertad absoluta y nos flipa lo que ha hecho. Estamos encantados.

McEnroe es una banda con miembros que viven en diferentes ciudades por motivos laborales. Difícil ensayar y verse con regularidad, imagino. Tal vez, esta situación hace que el grupo siga vivo y con toda la ilusión?
 
Yo creo que ha sido vital. No se lo que hubiera pasado si hubieramos seguido el funcionamiento más o menos habitual de un grupo, es decir ensayando todas las semanas pero si se que durante todo este tiempo, trece años ya, todas las veces que nos hemos juntado lo hemos disfrutado como si fuese la primera y la ultima. Es verdad que es sacrificado pero tambien que las recompensas han sido, y son, mayores.

Tras la presentación del disco en Madrid, tenéis anunciadas la de Barcelona y Bilbao. En las tres ciudades se os quiere mucho. Presentar en directo un nuevo trabajo, cada X años, y comprobar que el público se emociona con las canciones… ¿Muy gratificante y motivador, no?
 
Con Las Orillas notamos un gran salto en cuanto a publico en los conciertos y a la actitud. Es muy bonito sentir que quien va a escucharte está disfrutando. Subirte a un escenario a cantar tus canciones y que vayan personas a escucharte es un privilegio y además para nosotros es muy importante recibir del público.

Cuéntanos cómo fue el concierto de Madrid (9 mayo). Sold out y mucha gente emocionada. ¿Cómo lo vivisteis? 

El concierto en el ochoymedio de Madrid fue algo difícil de explicar para un grupo pequeño y amateur como nosotros. La forma en que nos recibieron, la manera en que las personas que estaban escuchando se metieron en las canciones nos contagio desde el minuto uno. No sé cuántas personas había exactamente pero impresionaba mucho y también el respeto que mostraron. Para nosotros eso es clave. Recibimos mucho del público. Las canciones de Rugen funcionan muy bien en directo y el apoyo de Raúl en los teclados nos hace crecer mucho. Fue la vez que más he disfrutado tocando y estoy muy contento de haberlo hecho. El ambiente que se creó fue algo brutal. Ojalá lo consigamos también en Barcelona y Bilbao.

En una reciente entrevista a otro medio musical, dijiste: “Cuando estoy triste busco la guitarra y el boli. Cuando estoy contento busco con quien compartirlo”. Ultimamente, con tanta vida digital, compartimos demasiado, lo triste y lo alegre. Inevitablemente, perdemos contacto humano. ¿Hacia dónde nos dirigimos?

Creo que la vida digital tiene sus puntos buenos, yo mismo vengo de pasar una temporada larga en un lugar donde no llegue a adaptarme del todo y encontre en las redes personas con las que conecte muy bien y que me ayudaron a estar mejor. Personalmente me gusta la gente que comparte alegrias, tristezas o detalles que quien te abrasa con anuncios o enlaces a noticias. No tengo ni idea de hacia donde nos dirigimos pero si se que todo esto ha supuesto un cambio brutal respecto a cuando era más joven. Como en todo en la vida depende de saber usarlo de una manera positiva para uno mismo.
 
Has publicado tu primer libro de poemas y el año pasado, el debut de Viento Smith, tu proyecto junto a David Cordero (Úrsula). Inspiración no te falta. Esperamos seguir disfrutando muchos años de tu arte.

Sí, estos tres años me han dado para mucho. El libro es un proyecto a medias con Estibaliz Hernandez de Miguel, ilustradora a quien admiro mucho y que se encargó de tirar del carro y también hemos tenido la suerte de contar con la ayuda de Laura Eguiluz que es quien dio forma a todo. Es un proyecto que me ha dado solo satisfacciones a pesar del pudor inicial. Enseñar poemas que son casi pensamientos no tiene nada que ver con salir a tocar canciones. He aprendido mucho de este proyecto. Respecto al disco de Viento Smith es algo de lo que me siento muy orgulloso. Poder trabajar con David, Raúl y Nacho ha sido una experiencia brutal y si encima luego nos acompañaban Edu y Gonzalo McEnroe en los directos ya ni te cuento. Admiro mucho la musica de David y ahora más. Creo que nos salió un disco precioso que a mi me salvó la vida y además gane tres amigos de verdad. La historia continuará, eso siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.