Mirémonos

Es fundamental encontrar una propuesta que te distinga a la vez que defina


 
Sí, por aquí siempre tenemos las antenas bien orientadas -o las volvemos a sintonizar de vez en cuando- e intentamos que no se no escapen las propuestas más frescas de cada temporada. Lejos de inventarnos uno de esos rankings inútiles para que cada uno siga escuchando lo mismo de siempre, prestamos la atención suficiente para que la música de las bandas que nos van dejando huella encuentre el altavoz necesario. No nos gustaría que se quedaran por el camino los inquietos componentes de Mirémonos (y escuchémonos también, que no estaría nada mal para variar), unos madrileños inteligentes que saben encontrar inspiración en un cruce de caminos entre el rock mestizo y la indietrónica de múltiples procedencias. Aparte de ver y oír, lo ideal es leer sus respuestas.
 
Cuando una banda que consigue publicar su primer disco, cosa nada fácil tal y como está el patio, empieza a recibir parabienes continuos e incluso suena con frecuencia en emisoras de gran cobertura, nosotros tenemos que permanecer atentos. ¿Os ha pillado por sorpresa todo esto?
 
La verdad es que ha sido una sorpresa enormemente grata. Hay grupos y música nueva saliendo continuamente en nuestro país, y conseguir llamar la atención de los medios más importantes es un privilegio del que estamos muy contentos.
 
Lo del “melocotonazo” apadrinado de Radio 3, que es a donde queríamos llegar, está plenamente justificado. “Hemingway” es un hit en potencia.
 
Desde el momento en que empezamos a improvisar aporreando tambores sobre una base electrónica en el local de ensayo vimos que podía dar mucho juego tanto dentro como fuera del escenario. Que llegue Radio 3 y te lo seleccione como melocotonazo la semana del lanzamiento del disco es la hostia.
 
Como ya ha dicho alguien, vuestras canciones son un enorme mapamundi, pero ¿a qué puntos cardinales apuntáis con más frecuencia?
 
Es verdad que con este primer disco hemos ahondado en sensibilidades más tropicales, sobre todo de la bossa nova, con la que empezamos a jugar casi desde nuestros inicios, y de la salsa. Nos parecen estilos que tienen características y recursos súper interesantes, pero ante todo priman las influencias de grupos que nos han marcado del rock alternativo, del math rock, del shoegaze, etc.
 

 
¿Y cómo se consigue todo eso musicalmente hablando, cómo se establece el punto de partida desde el que emprender el viaje?
 
La decisión nunca parte de algo racional, sino emocional. Empezamos a improvisar incorporando elementos de música tropical -acordes, ritmos, sonidos- porque nos hacían disfrutar mientras los tocábamos. Fue luego que nos dimos cuenta de que realmente era una propuesta innovadora, algo que tampoco se había hecho de la misma manera en nuestra escena, y decidimos sumergirnos de lleno en el Triángulo de las Bermudas, pero eso ya fue después; primero nos tuvimos que enamorar, y eso fue casi accidental.
 
El destino parece haber merecido la pena, en este disco hay un trabajo evidente y una evolución clara respecto a los EPs precedentes.
 
Han sido muchos ensayos, muchas horas en el estudio de grabación y muchas latas de cerveza ¡pero el viaje ha merecido la pena!
 
Finalmente quienes se han llevado el gato al agua al fichar a Mirémonos son los chicos de la renacida disquera I*M Records. ¿Qué tienen ellos que no tengan otros?
 
Tanto Mirémonos como I*M Records somos de la filosofía de ir poco a poco para sacar lo mejor de cada uno. Nosotros hemos tardado mucho en sacar nuestro primer álbum porque hemos ido grabando material de manera selectiva, con mucho mimo y trabajo. De la misma manera, I*M Records apuesta por apoyar unos pocos proyectos en los que cree, pero con la máxima entrega y visión de futuro.
 
El punto tropicalista y electrónico, si nos lo permitís, es lo que más puede descolocar, y su introducción en ese rock alternativo más clásico.
 
Aunque es algo que ha ido evolucionando de manera natural para nosotros, siempre hemos apostado por encontrar un estilo y sonido distintivo dentro de lo que nos gusta hacer. Es fundamental encontrar una propuesta que te distinga a la vez que defina.
 
¿Pop vanguardista, tal vez? Y no es por buscar etiquetas, que conste.
 
De lo vanguardista compartimos inquietudes como la impulsividad, experimentación y libertad creativa, aunque nuestra intención no es tanto romper con unos moldes establecidos como construir una línea estética sobre cimientos innovadores.
 
Estaréis de acuerdo en que mezclar dream pop con bossa nova es, cuanto menos, arriesgado como apuesta para el público potencial.
 
¡No estés tan seguro! ¿Quién no se ha visto tarareando alguna vez -por citar un clásico-“Garota de Ipanema”?  Hemos intentado inspirarnos en lo que más nos atrae de un estilo tan seductor y profundo como la bossa nova, pero pasándolo por el filtro de la música con la que nos sentimos más identificados estéticamente en nuestras influencias primarias.
 
¿Y cómo se puede entender esto de la fusión sin caer en tópicos ni interpretaciones erróneas?
 
Nunca lo hemos planteado como fusión, es un camino creativo que hemos decidido tomar para este disco, una fase de nuestra evolución, pero no descartamos tomar otros caminos más adelante.
 
Un proyecto este “Triángulo de las Bermudas” con una clara proyección internacional, por producción y canciones. ¿Razón suficiente para intentarlo?
 
Joder… ¡Absolutamente! Nuestras influencias más importantes en tanto composición como producción son en su mayoría internacionales, por lo que movernos tanto en la escena nacional como internacional está cien por cien entre nuestros planes.
 
Oído en un concierto: “Nos gustan mucho los ritmos latinos pero odiamos la bachata”. Si nos lo permitís, un motivo más para empezar a gustarnos.
 
(Risas) Fue una forma de decir que aunque introducimos elementos de lo tropical, tampoco se nos ha ido la olla del todo todavía. Aunque ¡ojo, que la bachata seguro que tiene muchas cualidades interesantes para experimentar!
 
Concluimos. ¿Qué habría que cambiar radicalmente en este país -sí, ya sabemos que muchas cosas- para que una interesantísima propuesta como la vuestra no pasara desapercibida?
 
En este país se apuesta siempre a lo seguro, a por la fórmula fácil de copiar lo que ya “funciona” y explotarlo hasta que sangre. Se busca una versión nacional de algo que ya haya triunfado en el extranjero en vez de potenciar a artistas que tengan una personalidad y estilo propio y auténtico. Así no generamos escena. Aun así, parece que la industria se está dando cuenta del declive de este modelo y está cambiando poco a poco. Cada vez más están irrumpiendo en la escena mediática muchos artistas que hacen cosas muy interesantes, y eso es de agradecer. Esperemos que esta tendencia continúe y, ya que estamos, nos encontremos (y por qué no, nos miremos) por el camino.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.