Parkway Drive (Sala Zenith) Munich 24/02/2019

El pasado día 24 nos desplazamos a Alemania para asistir al concierto de Parkway Drive incluido en su gira europea de Reverence Tour. Como no podía ser de otra manera y contando que íbamos a Munich, el concierto se realizó en la sala Zenith, una antigua nave industrial de reparaciones ferroviarias. Con un tiempo que nos ha acompañado todo el fin de semana con una media de 15 grados disfrutamos de un concierto que no defraudó a las expectativas que llevábamos, ya que Parkway Drive creemos que está llamado a ocupar el puesto que las grandes bandas de metal y rock duro han dejado o están dejando vacante. Cierto es que esta banda australiana tiene un corte más extremo ya que su género concretamente es el metalcore, pero aún así tienen todos los ingredientes para convertirse en un grupo de masas ya que la calidad musical es muy palpable, a lo que se suma una puesta en escena realmente impresionante. Todo ello hace que en estos momentos Parkway Drive sea posiblemente la banda que más espectáculo ofrece en directo.

Los teloneros para este concierto eran la banda de deathcore Thy Art Is Murder y los estadounidenses Killswitch Engage. Los primeros son una de las mejores bandas de en su género, que ya hemos podido ver varias veces en el Resurrection Fest. Hicieron un setlist de 6 canciones que, aunque breve, estuvo lleno de energía. Killswitch Engage es una banda de metalcore en la que destacan sus partes melódicas. Tal vez para los asiduos a este género este recurso musical no siempre es bien recibido, pero es cierto que en directo esa presencia del melódico no se vuelve tan latente y cogen bastante fuerza a la hora de desarrollar su concierto por lo que nos sorprendieron gratamente.

Con horarios puntuales y una calidad de sonido propia del país al que viajamos salió Parkway Drive al escenario con un inicio de concierto bastante espectacular, ya que su líder y vocalista Winston McCall apareció desde el centro del recinto acompañado de varias personas que lo guiaban por el medio del recinto con antorchas hasta el escenario. Empezaron tocando dos sus canciones de su último disco, “Wishing Wells” y “Prey”, para a continuación tocar dos de sus grandes éxitos como son “Carrion” y “Vice Grip”, temas que metieron al público completamente en el concierto lo que ocasionó varios mosh pit, wall of death y crowd surfing que ya fueron constantes hasta el fin del show. Winston agradeció varias veces durante el concierto toda esta energía y entrega del público.

También teníamos ganas de ver como desarrollarían su nuevo álbum en directo ya que tiene una producción muy elaborada, incluso contando con sección de cuerdas en determinados temas. Para ello la banda australiana estuvo acompañada de un cuarteto de cuerdas que además, de forma espectacular, se elevaban en plataformas móviles por encima del grupo. Además de los éxitos ya mencionados pudimos escuchar otros como “Idols and Anchors”, “Dedicated” o “Wild Eyes”. De su último disco Reverence también disfrutamos de tracks como “Cementery Bloom”, “The Void” o de la que consideramos una obra maestra como es “Chronos”.

En definitiva una gran noche que nos dejó con muchas ganas de volverlos a ver este verano en el Resu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.