Rusos Blancos – Bailando Hacia El Desastre (Intromúsica)

Sinceramente, no me había interesado la obra de Rusos Blancos anteriormente. Había llegado a escuchar alguna que otra canción, pero aventurarme en la escucha de alguno de sus álbumes se me hacía algo cuesta arriba. Crocanti fue una experiencia divertida al tratarse de una deriva electrónica sideral condensada en un EP de cuatro canciones, pero Museo del Romanticismo me resultaba demasiado encorsetado -y con letras en ocasiones sonrojantes, como ese spoken word de “No Soy Esa Clase de Hombre”-. No terminaba de conectar conmigo la obra de los Rusos Blancos.

Así que cuando salió su última referencia, Bailando Hacia el Desastre, pocos alicientes tuve para dedicarle una escucha. Bien es cierto que, cuando lo hice, salí contento, pero ahí quedó ese sentimiento. No sentí la necesidad de reivindicar esta placa hasta que vi hace poco más de una semana al grupo en vivo, situación en la cual sus canciones cobraron vida y me asaltaron. Me encantaron. Manu se alzó perfecto crooner y sus músicos exploraron los límites de las composiciones interpretadas para llevarlas a nuevos planos sonoros (mención especial a Betacam, quien, con dos sintetizadores y sampler, llenó de detalles electrónicos la noche).

Tras acabar la actuación no me podía sacar dos canciones de mi cabeza: “Caderas del Norte” y la canción homónima, “Bailando Hacia El Desastre”. Al fin y al cabo, no es para menos, ya que cuenta con todo ingrediente necesario en un hit: gancho melódico, letra fácil de recordar y grandes subidas en los estribillos. Bien es cierto que en directo adquieren otra dinámica y los sintetizadores cobran más protagonismo -en la línea de las anteriores referencias- pero en estudio se siguen alzando perfectas composiciones pop que permiten señalar a Rusos Blancos como artesanos encargados de confeccionar deliciosos artefactos sonoros que funcionan a la perfección.

Bailando Hacia El Desastre es un cuadro costumbrista repleto de hits. Manu canta sobre las relaciones desde su prisma personal empleando versos sencillos y acertados, fáciles de corear y cuyo significado es fácil de inferir. Rusos Blancos han acertado de lleno con este trabajo en este apartado lírico, pero también en lo musical al saber jugar con destreza con las guitarras y las estructuras de las canciones, las cuales no se alzan tan lineales y hasta se permiten introducir pasajes instrumentales de apertura y cierre, como en “Señores”.

Amantes del pop ligero y el bello verano de Family (esta referencia no es baladí, y es que encontramos giros melódicos que sitúen a los Rusos Blancos en las coordenadas del dúo vasco), este es vuestro álbum. Difícil no caer en las irresistibles melodías de Bailando Hacia El Desastre, las cuales incluyen desde momentos de instrumentación más orgánica (violines, flautas…) a melodías de carácter más sintético con cierta reminiscencia a aquel Crocanti que publicaron en 2015 (“Bravo Murillo”, “Bailando Hacia El Desastre”) culminando en desarrollos melódicos completamente hipnóticos (“Ten Cuidado, Te Vas a Enamorar”, “Un Hombre Huraño Con un Gato”).

Escucha Rusos Blancos – Bailando Hacia El Desastre 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.