Skaters – Manhattan (Warner Bros.)

A primera vista y tirando de cierta suspicacia puede parecer que el debut de Skaters resulta un compendio juvenil que, bebiendo a manos llenas del rock y el post-punk, deriva en superfluo juego de adolescentes patrocinado por un importante sello discográfico.

Y aunque por momentos la estudiada producción del disco contenga la explosión categórica del álbum y su propia expresión artística, el cuarteto consigue desterrar la desconfianza en base a la fuerza, diversidad y acierto inherente a las canciones. El combo neoyorquino firma una serie de piezas potentes y equilibradas, en las que juegan con aplomo a ser The Strokes (“To Be Young On NYC”, “One Of Us”), Maxïmo Park (“Schemers”) o The Clash (“Fear Of The Knife”), completando himnos pegadizos de corte indie (“I Wanna Dance (But I Don’t Know How)”, “Miss Teen Massachusetts”) o coqueteando sin tapujos con el ska (“Band Breaker”).

Skaters convencen con chulería, descaro y energía, pero sobre todo gracias a once piezas serias y sólidas, tan eléctricas como melódicas, en un equilibrio de gran efectividad. Poco más de treinta minutos de disfrute, que seguramente sería aún mayor si el combo se hubiese permitido sonar más crudo, salvaje y realista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.