Stay

Es muy posible que nuestro próximo disco tenga un tipo de producción diferente y la investigación con la electrónica, que es algo que no hemos explorado, podría estar presente, aunque de momento solo es una idea

¿Quién dijo que el rock no se puede bailar? Aunque, bien pensado, la pregunta correcta sería más bien al revés, y podríamos escribir varios volúmenes hablando del tema. El devaluado concepto de dj, esa figura esencial para entender la música del siglo XXI, tiene tantas y nuevas acepciones que solo unos pocos las leen con atención.
 
Stay, los reyes de la psicodelia hispana (por hacer un titular de una manida etiqueta, así de originales somos) lo han hecho y han grabado uno de los mejores discos del último año: un recorrido por el rock británico de los 90, lleno de guitarras empapadas de teclados y atmósferas bailables. Ya lo hicieron con su trabajo anterior y lo han venido refrendando en vivo durante el tiempo suficiente como para que la atención mediática, siempre más escasa de lo que merecen, abra los ojos y las orejas ante un sonido tan efervescente.
 
Con un nuevo EP de remezclas y versiones no hacen sino ampliar sus objetivos y situar sus excelentes canciones en un nuevo y apasionante punto de vista. Todo tiene su explicación, y el bajista Iván López intenta dárnosla.
 
Habéis reeditado el último álbum y recientemente además publicasteis un EP en el que remezclan vuestros temas dos productores y djs de renombre. ¿Es el momento de darle una vuelta de tuerca a las canciones y decir que, efectivamente, “The change is coming”?
 
Sí. Sentíamos la necesidad de experimentar con algunas canciones, y “The change is coming” era perfecta para un remix.  Quisimos grabar el disco de manera analógica y en directo, resaltando la química de tocar juntos, y dejamos de lado una producción más exhaustiva. El resultado nos ha encantado pero ahora el cuerpo nos pide justo lo contrario. Queremos otra mirada para nuestras canciones, y lo vamos a poner en práctica para futuros lanzamientos.
 
¿Elegisteis vosotros mismos a quienes se encargarían de esas nuevas versiones?
 
Sí, desde el mismo momento en que grabamos “The change is coming” pensamos en Dani (Dj Gato) para un posible remix, ya que la canción tiene un aire muy Manchester y sabíamos que coincidimos en gustos musicales. La verdad es que la remezcla que ha hecho nos ha encantado y ha puesto la canción en un  escenario que siempre hemos soñado, en Madchester. Además, nos ha regalado los oídos con una remezcla extra, “The change is here”, que es un homenaje a la cultura house/dub.
 
Aunque pueda parecer extraño, parece que a estos temas les sientan muy bien esas incursiones en la indietrónica, por decirlo de alguna manera. Muchos estribillos y las atmósferas en general de muchas de vuestras canciones son claramente bailables.
 
No estamos muy seguros de que funcionara con todas las canciones, pero sí que había posibilidades con varias y de momento nos lanzamos con “The change is coming”. Es muy posible que nuestro próximo disco tenga un tipo de producción diferente y la investigación con la electrónica, que es algo que no hemos explorado, podría estar presente, aunque de momento solo es una idea.
 
Sin embargo, también hay un lado más experimental. “I don”t see myself”, el tema que cierra el álbum, parece convertiros en una banda lisérgica.
 
“I don´t see myself” nos marca un poco el camino. Es una canción que salió de las últimas en el proceso de creación, y creo que ya notábamos esa tendencia que ahora sentimos con más fuerza de experimentar con estructuras  psicodélicas. Siempre hemos utilizado sonidos adictivos emparentados con la psicodelia, pero ahora quizás ha llegado el momento de trasladarlo a la composición y a la producción.
 
¿Cuánto tiempo lleváis escuchando lo de que sois la nueva banda psicodélica española, que sonáis como Oasis o que lo vuestro es la música británica?
 
Cerca de seis años. Demasiado tiempo. No nos molesta ninguna de esas etiquetas, nos halagan, pero a la vez nos encierran un poco. En cualquier caso, lo importante es que las canciones sean suficientemente buenas. El tema de a qué les pueda sonar a unos u a otros ya es secundario porque sabemos que es muy subjetivo.
 
A ello contribuye el hecho de que eligierais Liverpool como base de operaciones para grabar “Fourth dimension”.
 
Supongo que sí. También el hecho del idioma puede afectar. No es ningún secreto que amamos la música British.
 
La música americana parecía estar más presente en el anterior “Passport to freedom” mientras que ahora la balanza se ha equilibrado. ¿O creéis que os ha quedado precisamente un disco más “british”?
 
Creo que hay de todo en el disco. Es posible que sea más British, más Manchester que Liverpool incluso, pero lo que nos mueve es la pasión por la música, no del lugar de donde venga.  Es por eso por lo que creo que somos bastante heterogéneos, y la diversidad de influencias que tenemos se aprecia en cada disco que grabamos.
 

 
Por muchas bases clásicas que sustenten vuestra forma de componer, sonáis lo bastante contemporáneos como para que quienes os descubran ahora no os acusen de nostálgicos o algo parecido.
 
Puede ser un dolor de cabeza intentar definir a un grupo. Hay tantas posibilidades… que si 60s, que si British, American, 90s, etc.  Nosotros creemos que somos un grupo actual, un grupo que en 2013 hace canciones pop-rock sin pertenecer a ninguna escena en concreto. No hacemos revisionismo porque no nos sale, aunque no lo repudiamos. Nos gusta lo sixties y no lo ocultamos, nos gusta Jacco Gardner y los Allah-las, que son de ahora y hacen revisionismo sixties. Como aficionados a la música nos encanta, pero como músicos nos fijamos y nos influencian más grupos como The See See, Woods o Tame Impala, que intentan ir un paso más allá.
 
Será por el sonido del sitar, los órganos Hammond o ese aroma a los Byrds que a veces se escapa, pero parece que este disco está concebido para ser escuchado en vinilo
 
Nosotros teníamos la misma sensación. También el hecho de grabarlo en directo, con una producción más cruda y en analógico, parecía demandar el formato vinilo. Somos fans del vinilo, y creemos que es un formato que siempre va a funcionar. El cd en cambio ya está agonizando. Esperamos poder seguir editando en vinilo en el futuro.
 
Telonear  a Beady Eye o a Ocean Colou rScene no es algo que debamos pasar por alto al hablar de vuestro bagaje en directo. No os preguntaremos por Liam Gallagher, pero ¿cómo se prepara un concierto ante un público así?
 
Con muchos nervios. Cuando teloneas a alguien tan grande sabes que el público no va a verte a ti, y lo más probable es que quieran que desaparezcas lo más rápido posible del escenario. Tienes que  convencerles en poco más de 30 minutos de por qué estás ahí, y en nuestro caso enfocamos el concierto de una manera muy enérgica, combinando las canciones más rítmicas con las melodías más brillantes y alguna versión que pueda sorprender y enganchar al público. Es una oportunidad de llegar a un público más amplio con el que además sabes que coincides en gustos y estilo musical, por lo tanto, a priori, es una apuesta segura. De todos modos, lo mejor es olvidarse y disfrutar, ya que son momentos únicos, más por lo que vives detrás del escenario que por lo que puedas experimentar en el concierto en sí.
 
¿Cualquier década pasada fue mejor o cualquier frase parecida es un falso mito?
 
Cualquier década no. Definitivamente los 80s fueron mucho peor, pero la explosión creativa de los sesenta es posible que no vuelva a repetirse nunca.
 
Después de los dos últimos discos yo creo que habéis encontrado un nicho de sonido, por así decirlo, que no se parece a ningún otro. Por muchas comparaciones que hayamos leído por ahí, Stay parece haber construido un sonido propio.
 
Esa es la intención. Como decía antes, el tema de las etiquetas, influencias y comparaciones está muy bien, pero llega un punto que puede ser agobiante. A estas alturas cuando grabamos una nueva canción ya empezamos a oír que suena muy Stay, y eso quiere decir que hemos sabido mantener una coherencia artística que nos tiene que servir de base para seguir experimentando en un futuro. Además, hoy en día, al menos en nuestro país, hay pocos o ningún grupo con los cuales podamos emparentarnos, a excepción de nuestros primos hermanos Niño Y Pistola que acaban de editar un discazo que debería ser considerado de lo mejor de 2013, al menos hasta la fecha.
 
Nos encantaría compartir otro concierto vuestro tan intenso como los que ya hemos vivido. ¿La agenda de eventos incluye solo España o estáis consiguiendo ampliar horizontes?
 
En mayo haremos una excursión por Europa y estaremos seguro en Monchengladbach y Londres. Ya hemos tocado en Liverpool y volveremos a hacerlo también en mayo. Luego también habrá muchos conciertos por toda la geografía española. En abril estaremos en Toledo, Barcelona, Burgos, Madrid, Santander, Pamplona y más sitios que se pueden consultar en nuestra web www.stay.cat.
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.