Van Morrison – Latest Record Project Vol. 1 (BMG Rights Management)

¿Has escuchado mi último proyecto discográfico? Sí, Van, lo he escuchado. Las 28 canciones. Los dos discos enteritos. Sus dos horazas y ocho minutos de duración. Lo he escuchado y como fan tuyo que soy casi desde que tengo uso de razón tengo una pregunta que hacerte: ¿todo esto es preciso? Pero no me refiero sólo a este disco, no. Me refiero a todo el último tramo de tu carrera. El que va, más o menos, desde Back On Top (1999) hasta ahora. Un cúmulo de grabaciones hechas con tiralíneas, a veces, las menos, capaces de recapitular algo de la vieja grandeza, pero en su inmensa mayoría carentes de alma o mojo y de las cuales este monumental bostezo doble que nos propinas viene a ser su desiderátum.

Francamente, Van, tu “yo hago lo que me sale de los cojones” me parece hasta simpático, por lo cómica que resulta tu eterna y empecinada rabieta, pero al fin y al cabo esto es un disco y tú tienes una carrera a tus espaldas, un buen número de discos grandiosos con los que compararlo. Tu capacidad de trabajo sigue intacta, eso sí, pero tu talento, o más bien creo que las ganas de sacarlo a relucir con inspiración, parece haber pasado a mejor vida.

Obviamente no todo lo que ofreces en este mogollón de información aquí vertida es digno de decir que no merece la pena. Haces lo de siempre y lo haces correctamente. Bien producido y tocado por una banda de excepcionales músicos engrasada convenientemente para la ocasión. Algunas canciones tienen su aquél, como es el caso de ese “Where have all the rebels gone”, con una guitarra blusera y vacilona que recuerda a las canciones de Them, o el rhythm and blues encendido de “Only a song”, el soul de libro de “Double agent” o “Love should come with a warning” o el magnífico medio tiempo “Jealousy”, todos buenos ejemplos de tu capacidad compositiva. De tu oficio. Pero aquí no escucho por ninguna parte el rugido del león, el alma de Caledonia.

Y es una pena que suenes a falso, a mala copia de tí mismo, a producto caducado. Es una pena porque eres grande. Lo sigues siendo. Lo demostraste no hace mucho con un disco más que decente como Keep Me Singing (2016). Pero no, después de eso te dedicaste a inundar el mercado de trabajos absolutamente irrelevantes y tan aburridos como un trámite administrativo ante la ventanilla de un ministerio. Estándares de jazz y blues salidos de tu puño y letra o de otros que nada aportan a una carrera como la tuya, que antaño nos llenó de felicidad a muchos a base de sentimiento en carne viva.

Y es que si de joven ya eras bastante amargado, con los años te has ido agriando más y más, hasta el punto de ni recordar porqué o para qué estás aquí. Ahora además de tomarla con la industria discográfica, como viene a ser usual, la pandemia te ha dado la excusa perfecta para meterte en el papel de ricachón al cual las autoridades le han cortado las alas. Un illuminati terraplanista más. Un Miguel Bosé de Belfast que ha venido a cantarnos las verdades. Las que viertes en cosas tan risibles como “Why are you on facebook?” (por otro lado, una gran pregunta) o “They own the media”. Has llegado hasta a decir la desfachatez de que eres el único cantante protesta vivo que hay ahora en el mundo. Valiente estupidez.

No faltará quien diga que tu nuevo “proyecto discográfico” es una nueva genialidad o un disco mayúsculo de uno de los últimos clásicos y bla, bla, bla… pero yo soy incapaz, precisamente porque te he seguido durante gran parte de tu carrera y me niego a aceptar que esto tenga que acabar así. Con un cúmulo de disparates llevados al sonido más desganado que uno pueda escuchar. Así no puedes acabar tus días, hombre. Recapacita. No te digo que dejes de ser tú, un gruñón empedernido, pero recapacita. Párate a pensar en lo bien que podrías estar haciendo las cosas. Aún tienes capacidad para hacer un gran disco crepuscular que encienda nuestros corazones, pero para vomitar tus lamentos de ricachón en 28 canciones, dos discos y dos horas y 8 minutos, la verdad, mejor estate calladito. Te lo digo, precisamente, porque te quiero.

Escucha Van Morrison – Latest Record Project Vol. 1

 

Un comentario sobre “Van Morrison – Latest Record Project Vol. 1 (BMG Rights Management)

  • el 15 Mayo, 2021 a las 10:24 pm
    Permalink

    No he escuchado este disco pero la reseña es totalmente acertada en cuanto a sus últimas dos décadas. Me encanta que se digan las cosas claras.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien