Wire – Object 47 (Pinkflag)

Wire cumplió hace poco su trigésimo tercer aniversario. Sobran las palabras y los reproches hacia una banda que, estando siempre en constante evolución, han marcado el camino a seguir en el post-punk mundial. Cuando una banda así tiene tanta historia a sus espaldas que ya late y respira como un ente independiente, evolucionar y cambiar con los años no es algo que se le pueda echar en cara. Y más cuando en todo momento se le aprecia una identidad.

¿Que este Object 47 es más blandito que Pink Flag (Harvest, 1977)? Pues sí, han pasado 32 años, señores. ¿Que este disco es también el más pop de Wire? Posiblemente, sí. Y se les puede echar en cara ese viraje, por supuesto; igual que se les podría regañar porque después de más de treinta años siguieran haciendo lo mismo, incapaces de evolucionar. Cualquier posicionamiento es válido, pero lo cierto es que, objetivamente, aun siendo posiblemente su disco más plano, siguen siendo Wire y siguen siendo buenos.

El giro manifiesto puede haber sido causa o efecto del mayor handicap al que se ha enfrentado Wire en una grabación, y que no es otro que la no participación de su guitarrista Bruce Gilbert, por primera vez en los más de treinta años de la banda. Aún así, la entrega número 47 de los británicos cuenta con más momentos de lucidez en sus escasos 35 minutos de los que encontramos en muchos discos de hoy en día; entre ellos, temas pegadizos como “One of us” o “Mekon headman”, y otros de punzante y oscuro post-punk como “All fours” o la electrizante “Hard currency”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.