Yeah Yeah Yeahs – Show Your Bones (Universal)

El trío neoyorquino se ganó a pulso el título honorífico de “Hype del Año 2003” de la mano de su ruidoso debut Fever To Tell (03). Llamadlo post-punk, llamadlo garage o como queráis, el caso es que sus trece canciones, sumadas a las de su EP homónimo, convirtieron a los Yeah Yeah Yeahs en la nueva sensación del mundillo indie. No tardaron en llegar los reconocimientos en forma de portadas en las revistas especializadas, discos de oro y nominaciones para premios de la industria.

Pero a la hora de la verdad, todo esto ni sirve de nada si no te lo curras un poco en el siguiente disco. Y no es que no lo hayan hecho, pero a estos Yeah Yeah Yeahs nos los han cambiado. Y no nos referimos sólo a sus cortes de pelo. Parece que han seguido el ejemplo de sus paisanos The Strokes y, ante el miedo a repetirse, han apostado por dar un giro a su fórmula.

Show Your Bones empieza bien con “Gold Lion”, un single con pegada, pero ahí ya nos han colado las guitarras acústicas que nos acompañarán a lo largo del disco. “Way Out” tampoco entra mal, aunque ya nos empieza a acostumbrar a los cambios de ritmo, y por su parte la densa “Fancy” ya nos advierte que este disco no va a ser tan directo.

Y eso es lo que nos preocupa. ¿Dónde está la Karen O histérica, con sus berreos y grititos orgásmicos? ¿Dónde los aromas sesenteros? Apenas queda rastro de todo ello. “Phenomena” y “Honeybear” son de las pocas canciones emparentadas con Fever To Tell (03), e incluso “Cheated Hearts” y “Dudley” podrían pasar como la continuación de “Maps”. Pero no es lo mismo.

Resumiendo, Show Your Bones es un trabajo ameno y entretenido, pero la pega es que, tratándose de ellos, deberíamos estar calificándolo de rabioso, crudo, inmediato. Probablemente si fuera su debut estaríamos hablando maravillas de él. Pero sabiendo de lo que son capaces sus autores, la sensación que nos queda es la de “lo que pudo haber sido y no fue”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.