Eduardo Briganty – Entelequia (El Muelle Records)

En esta nueva entrega del canario Eduardo Briganty consolida una estética, un lenguaje, y un sonido muy idiosincrásico. El artista embelesa los sentidos con unas sinfonías de bolsillo que parecen instalaciones sonoras, y que remiten a la abstracción, a la hauntologia, a la herencia del ruido como capital de valor, a los magmas sonoros que se expanden lentamente y que vamos captando sus múltiples capas de significación. Todo esto y más.

Entelequia (El Muelle Records, 2021) es aún mejor que el anterior disco que un servidor ya reseñó hace unos años, el ya de por sí espléndido Microgramas (2018). Un goteo de sonidos que se balancean sinuosos, de una potencia comunicativa brutal, terriblemente humana. En estos surcos se hallan deudas con el doom metal, con el ruido que crea monumentos fantasmales de William Basinski, con el ruido blanco de My Bloody Valentine, las letanías repetitivas de Steve Reich, con el sello Obscure Records que comandaba Brian Eno, y así podríamos seguir con esta cartografía de las emociones estremecedoras.

Canciones que encuentran acomodo en líneas de sintetizador que emergen de fondos abisales, y que se enredan en loops que van circundando un territorio de inhóspita belleza. Briganty juega con los límites de lo que entendemos como melodía. Sonidos que se dilatan en las coordenadas de espacio y de tiempo; expresionismo abstracto que, por un lado, quiere cortocircuitar con la herencia del pasado, pero por otro lado permite que la tradición se alíe con la historia.

Una música que invita al oyente a ser testigo de nuevos modos de percepción, casi sinestésicos, que implican una insólita reverberación de sentimientos que el artista desnuda aquí. Magistral. Emocionante.

Escucha Eduardo Briganty – Entelequia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien