Elliott Murphy – The Last Rock Star. Memorias de un Outsider (Varasek) 

Elliott Murphy es uno de los poetas malditos del rock por antonomasia, de eso no cabe duda. Uno de esos genios surgidos del underground que en algún momento tuvo (y, en realidad, retuvo) todo de cara para triunfar pero que, menospreciado por esa amante impredecible y caprichosa que es la industria musical, nunca llegó a traducir su potencial en el éxito masivo que sí han disfrutado artistas más o menos afines como Tom Petty, Bob Dylan, Lou Reed o su buen amigo (y fan) Bruce Springsteen. Seguramente muy a su pesar, Elliott Murphy es, efectivamente, ese outsider del título elegido para bautizar el presente volumen. Un autor total que finalmente no ha seguido más senda que la marcada por su propia personalidad artística, concretada ésta en los papeles de músico, escritor, poeta e incluso actor. The Last Rock Star. Memorias de un Outsider (Varasek, 2019) es, precisamente, un compendio de (casi) todas las facetas manejadas por este neoyorquino de Long Island, a su vez parisino de adopción (y corazón) desde hace décadas. Un producto único e imponente, en realidad, al juntar en un mismo tomo –concretado en una excelente y cuidada edición a cargo de la editorial madrileña Varasek– la novela Tramps (Murphyland Books, 18) escrita por Murphy, la auto-autobiografía del autor, y una selección de poemas y canciones. El resultado de la trilogía es, por supuesto, una referencia obligada y celebrada en extremo por cualquier seguidor del trovador norteamericano, pero que también funcionará como apetecible toma de contacto para quién quiera iniciarse en el amplío plano creativo que éste maneja.

Tramps (Murphyland Books, 18) es una novela de trazo clásico norteamericano, que no sólo presenta influencias de autores como Robert Frost, F.Scott Fitzgerald, Charles Bukowski o Jack Kerouac, sino que remite en su contenido a otros tantos relatos copados por anti-héroes. Resulta difícil aseverar cuánto de autobiográfico tiene la obra, pero este texto –protagonizado por un músico pasional llamado Hoover, de escasa repercusión más allá del local en el que toca (y que da título al libro) y adicto a la cocaína– señala al propio Murphy como una auto-inspiración más que probable desde la que partir para desarrollar ideas. La acción se sitúa en el Nueva York de los ochenta, y viene plagado de referencias culturales y sociales que incluyen todo un desfile de artistas de diferente pelaje. Todas ellas son convenientemente explicadas en esta edición, con un sinfín de epígrafes válidos en su misión de aclarar y enriquecer la propia lectura. Una trama levantada en base a esa tendencia perdedora que envuelve al protagonista, pero al que el autor dota de cierto glamour urbano para despertar empatía en el lector. Por su parte, el constante rehogado de humor inteligente agiliza la lectura y completa las preferencias. Una novela, en definitiva, que si bien no escatima en la leyenda de sexo, drogas y rock & roll, alcanza bastante más allá del mero tópico y evidencia el nivel cultural del propio Murphy, puesto aquí al servicio de su propia invención. 

Para dar nombre a su autobiografía, Elliott Murphy tomó prestado el título del que fuese su cuarto álbum, Just A Story From America (Sony, 77), lanzado en 1977 por la multinacional Sony Music. La narración bien podría interpretarse como una continuación o antesala (dependiendo del momento) lógica de Tramps (Murphyland Books, 18), con lo que su lectura resulta de lo más apropiada. Y, aunque no deja de ser la típica biografía de un cantante de rock con las habituales partes bien establecidas copando los capítulos, la lectura de Just A Story From America (Murphyland Books, 19) resulta en todo momento interesante y jugosa. Unas páginas que vienen además adornadas con multitud de fotos tanto en color como en blanco y negro, ilustrando el propio contenido y ubicando adicionalmente al lector. La tercera y última parte del lanzamiento, Selección de Poemas y Dos Canciones (Varasek, 19), se compone de una colección bilingüe de doce poemas y la letra de un par de canciones inexcusables en el repertorio en directo del cantante: “On Elvis Presleys’s Birthday” y “Last Of The Rockstars”. Unas páginas reflexivas y que giran en torno a personas importantes para el músico (Hemingway, Elvis o su propio abuelo), o a ciudades importantes en su trazado personal (Bilbao, Béjar o París), que cabe entender como generoso añadido con respecto a las dos partes principales de la entrega.  

The Last Rock Star. Memorias de un Outsider (Varasek, 2019) es, en todas y cada una de sus fracciones, un libro tan bien escrito como entretenido, interesante y con una carga literaria importante, apto para cualquier aficionado a la buena lectura y con especial interés para aquéllos adictos a la temática musical. Una referencia con prólogo a cargo del periodista musical de Radio 3 Santiago Alcanda, de más de quinientas páginas y que, de algún modo, parece un manifiesto abierto por parte del neoyorquino. Un sabroso complemento a los discos de Elliott Murphy, trazado con su honestidad y sinceridad habituales y que permite vislumbrar aspectos de su propia personalidad. La de un artista que resulta bastante más reconocido y valorado en Europa –por donde nunca deja de girar– (y de manera muy particular en España), que en su país natal, en lo que podría entenderse como un caprichoso caso de justicia poética. 

Puedes comprar Elliott Murphy – The Last Rock Star. Memorias de un Outsider en la web de su editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!