Entrevistamos a Cris Lizarraga, cantante de Belako, que publica ‘Quítame la culpa’

CRISTINA LIZARRAGA en mayúsculas, quédense con su nombre. La conocerán por ser la cantante y teclista de Belako. Esta vez, pueden escuchar su mensaje por escrito, en un maravilloso fanzine “Quítame la culpa”, editado por Pikara Magazine, donde sonará su voz y la de numerosas mujeres narrando su experiencia con la violencia en relaciones. Poner nombres es liberador y sentirte acompañada, también. Aprender escuchando a tus amigas, a otras mujeres. Eso es lo que hice yo, escuchar a Cristina, porque es el momento de quitarnos la culpa.

“La violencia invisible se ampara en el espacio íntimo para que no haya testigos”

¿Cómo surge el fanzine “Quítame la culpa”?

Me arranco a escribir en 2018 y se trata de querer trasladar una dinámica que se estaba dando entre mis amigas y yo. Entre todas, empezamos a darnos cuenta de la gravedad de la situación, pero no cuando cuentas lo tuyo, sino cuando escuchas lo de la otra. A ti misma, te juzgas y a la otra, la observas. Y localizas que son cosas que superan lo individual y lo personal. “Lo personal es político”, hay que hablarlo para que deje de ser algo que sucede en lo íntimo porque entonces, ni se señala ni se condena.

Al principio, no sabía el tipo de proyecto que iba a ser, sabía que iba a ser escrito porque quería que fuese como un ensayo crítico, ilustrado y con relatos reales. También quería que la pluralidad de las voces diese dinamismo al leer.

Cuando empecé, tenía muy claro qué amigas querían que participasen, les mandé la intro y empecé a recibir un montón de relatos. Luego, cuando tuve el texto armado se lo enseñé a Irantzu Varela, que es súper referente para mí e hizo el documental “Él nunca me pegó”. Pero sobre todo quería tener ese feedback tan interesante de alguien que lleva tanto tiempo haciendo activismo, porque tenía miedo de hacer algo innecesario que ya estuviese. También por el camino conocí a Alejandra (@culomala) y a Haizea Ogueta. Alejandra me habla de su cuenta de memes, dos frases que te arreglan la cabeza. Pensé que sería guay combinar los memes con la lectura y el diseño de Haizea.

Tengo un respeto brutal hacia todos los textos que me han enviado. Como cuando lees la Teoría King Kong de Virginie Despentes o Cómo ser Mujer de Caitlin Moran, lo lees y notas el fueguito. Pero todas estas revelaciones las tengo por escuchar a mis amigas y entender mi historia a través de la suya. Por el ejercicio de empatía.

La empatía, esa arma de doble filo para las mujeres.

Sí, porque se nos ha enseñado que tenemos que ser cuidadoras. Dicen que las mujeres son empáticas, son sensibles…etc. De repente, antepones las necesidades de la otra persona. Y no solo las necesidades, sino también sus traumas, sus problemas y sus miedos. El fanzine cierra afirmando que la “victimización es también manipulación”. Cada uno se tiene que hacer cargo de sus partes. A veces, paso de la empatía a la confluencia que es sufrir el dolor ajeno y te das cuenta de que no es productivo ni beneficioso. Se trata de equilibrar, buscar la responsabilidad y su límite. Entender también que si es anónimo es porque hay algo que supera al individuo y a la historia concreta de una persona. Es algo con lo que vivimos porque es algo que está metido en el sistema y está super arraigado. Se trata de ser responsable de tu propio bienestar poniendo límites.

También hay que entender que, si tenemos una amiga que está en ese tipo de situación, ella probablemente sepa las cosas y es como natural juzgar o sobreproteger, pero son actitudes paternalistas que van a mermar su autoestima. Todas podemos salir por nuestro propio pie, necesitamos a gente que nos acompañe, que esté ahí dispuesta a escuchar lo bueno y lo malo. Si tu sientes culpa a la hora de comunicar lo que está ocurriendo porque sabes que en tu cabeza suena fatal, acabas al final contando lo bueno. Y en realidad, estás en ese proceso de darte cuenta. Algo que me explicó la psicóloga, que me pareció super útil, es que nosotras tenemos necesidades y decidimos con que cubrirlas. La necesidad de afecto, de sexo o de amor, tú vas eligiendo. No es que necesites a una persona, porque tú no necesitas a nadie. No necesitas a nadie en concreto. Una persona jamás va a ser de lo que dependa tu bienestar por mucho que lo creamos.

En el fanzine se afirma que “La autoculpa es acumulativa”.

Esto me lo dijo una psicóloga y me pareció muy revelador porque cada vez que te enfrentas a una sensación de hacerlo mal o preguntarte por qué estás haciendo algo, automáticamente te estás enfrentando a todas las veces que has sentido que has hecho algo mal porque es algo traumático. Da igual que hayan pasado 10 años, tú puedes estar en una situación de descompensación por algo que ocurrió en el pasado y sentir que no lo has gestionado o solventado con los nombres que tiene realmente. Entonces, es también quitarse culpa de no haber reaccionado como crees en el momento.

También hablamos de la Idealización

Porque cuando hay una persona que nos gusta, nosotras tenemos unas necesidades y pensamos que esa persona va a cubrir nuestras necesidades. Pero eso es muy difícil, de hecho, es imposible. Cuanto más idealizas, más heavy es la decepción. Te agarras a cada muestra de cariño porque dices: vale, está interesado porque ha reaccionado de esta manera a una storie de Instagram o porque me ha dicho esto bueno. Es como que eso ya borra todo lo demás.

Al final se trata de que tu te validas como persona por los cuidados que das, te validas porque te necesitan y sentirte necesitada por alguien, te puede dar una falsa ilusión de validación. Piensas que tu existencia tiene sentido porque estoy cuidado de esta persona. Todo el mundo necesitamos aprender gestión emocional porque nos han educado en semejante cuadro que no sabemos hacer las cosas bien.

La importancia de gestionar las emociones y de ir a terapia.

Todos y todas vivimos en armarios de los que hay que salir y aplico esto a la diversidad sexual. Cuando dices que no necesitas etiquetas, todo super hippie… es como, vale sí, pero es que la etiqueta de la bisexualidad me ha ayudado a no sentirme sola, a entender lo que soy. Y es muy difícil porque es una identidad borrada e invisibilizada. Entonces, la etiqueta de darse cuenta de que, en una relación, el malestar no viene por desamor sino porque se ha ejercido una manipulación psicológica, más o menos consciente, pero se ha ejercido. De lo que no somos conscientes es de los daños y de cómo algo que te pasó con 17 o 20 años, como me paso a mí, puedes llegar a pensarlo cada día ahora con 28 años.

  

El amor romántico

La mayoría de las historias hablan de mujeres (cis) y hombres (cis) pero también hay una historia de dos mujeres. Todo viene por el amor romántico.  En cuanto nuestra sociedad ha intentado eliminar su lesbofobia, bifobia y homofobia ha sido justificándolo por el amor romántico, diciendo que eres libre de querer a alguien y no como una identidad sino como un deseo. Hemos aprendido a querer siempre en los marcos del amor romántico y encarnando roles de sumisión o de poder. La manipulación es inherente a los códigos relacionales en los que vivimos. Se trata de señalar lo que no hemos sabido leer en el momento, que cuando eres la que lo deja, no eres la mala porque tu tienes la iniciativa, no estás abandonando a nadie, estás huyendo. Y porque tu no seas la que necesite ser novia de esa persona, no significa que a ti esa persona no te importe. Y si esa persona te dice que es una desgraciada pero que encima tu te estás yendo y le estás haciendo más desgraciada y que no tiene ganas de vivir, pues te está cargando unas toneladas de culpa a la espalda bastante heavy.

Experiencias basadas en la toxicidad que no te permiten creer merecedora de una nueva relación sana

Si tu entiendes las dinámicas de las relaciones de esa manera, no sabes como actuar de otra forma. Comer o ser comida, es bastante jodido. Ha habido muchos mitos en plan “joder, qué mala suerte tiene con los tíos” o “es que no tengo suerte con los tíos”. No, es que no. Esto te supera a ti y a todos los tíos a los que has conocido, esto sucede de manera sistémica. También idealizamos todo lo ajeno y pensamos que a los demás les va muy bien en todo. Es tan jodida esta violencia invisible, tan camuflada que de alguna manera se ampara en el espacio intimo para que no haya testigos. Por eso también, es tan importante romper esas barreras de “cada pareja es un mundo” y dar pie a poder intervenir cada vez que ves que una persona esta en situación de necesitar una opinión externa, que no sea juzgando ni nada, siempre desde el respeto y la observación.

Violencias invisibles que no se cuentan por miedo a que te llamen exagerada

La culpa es tan heavy que nos sentimos culpables porque no nos hayan violado o nos han matado en una relación. A mí me ha pasado de recibir relatos para el fanzine y pensar que igual ya no ponía el mío porque había muchos relatos más fuertes. Da igual el tiempo que pase y los aprendizajes que tengas, que sigues quitándole validez a tu testimonio porque siempre te va a parecer peor el de otra.

“La autodefensa negacionista”, otro de los conceptos que se tratan en el fanzine.

Llega un punto que para sobrevivir y ser feliz, a ti misma te anulas porque no es tu momento de poder asumir todo de manera consciente porque quieres vivir en paz. De alguna manera, nuestra memoria anula lo que nos hace daño para avanzar. Muchas veces tu le puedes estar contando algo a una amiga y estás a la vez omitiendo partes de la misma porque es una manera de protegerte.

“Llega un punto que para sobrevivir y ser feliz, a ti misma te anulas porque no es tu momento de poder asumir todo de manera consciente porque quieres vivir en paz” 

¿Crees que la sociedad se puede dejar de inmolar por amor?

Soy un poco optimista la verdad. Bueno, ya sabes como es esto. Te rodeas de gente que piensa como tu y ya piensas que el mundo piensa así. Sin embargo, a tu madre y a la mía, le entra un bajón terrible cuando leen esto porque tenían las esperanzas puestas en las nuevas generaciones. Pero no es así. Es complicado por esto que te digo de que la manipulación es inherente a los códigos relacionales, pero creo que, si las personas aprenden gestión emocional, esto afectara directamente a sus relaciones. Si organizas tu shit en tu mente, no estarás lanzando mierda a tu alrededor.

Según el estudio de género publicado por la Asociación MIM (Mujeres de la Industria de la Música) , un 16% de las trabajadoras han sido víctimas de juicios verbales ofensivos en forma de ridiculización o de críticas sexistas e incluso insultos y vejaciones; un 5,9% ha sufrido acaso laboral y, en un 1,49% de los casos, este ha derivado en abusos o agresión sexual. Esta última cifra puede variar debido a que muchas mujeres se paralizan por el miedo a las consecuencias de verbalizar una agresión.

¿Cómo se vive estas violencias invisibles dentro del mundo de la música?

En 2016, escribí una carta que se publicó que ahora no lo explicaría así, porque los códigos van cambiando. Pero es verdad que, como te decía, aprendí de estas violencias escuchando a mis amigas, pero también aprendí de otras violencias siendo una tía en un grupo. No entendía porque tenía que existir distinciones. Que continuamente te recuerden que sois dos chicas, que te quieran ayudar en situaciones en las que no estas pidiendo ayuda o que, desde los medios, sobre todo, se analice tu aspecto o lo que llevas puesto… No sé. Yo, que soy super trapitos, durante una época intenté ir lo más neutra posible. Y yo no era así, yo era muy de expresarme a través de la ropa. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de prensa casposa que te decía “la cantante estaba nerviosita, la bajista muy guapa”, “llevaba un vestido ajustado”, “acariciaba las teclas del teclado con mucha delicadeza”. Estoy contenta porque cuando escribí la carta, uno de los periodistas me dijo, que al leer eso, había rectificado el artículo. No pasa nada por reconocerlo, no se nos caen los anillos, señores. La verdad que es algo que ya tengo superado o más bien elijo mis batallas. Pero sigues escuchando historias de compañeras del mundo de la música y se te menosprecia, se te infantiliza.

¿En qué momento se encuentra Belako?

Hemos conseguido sacar conciertos adelante pese a todo. Estamos agradecidas de poder haber hecho música estos meses. Ya van saliendo cositas. Intentamos sacar a flote el disco o lo que queda de él. También presentaremos el documental de la gira de los autocines. Vamos a intentar seguir el curso natural de las cosas, pero sin forzarnos. Defenderemos el disco porque creemos que es un muy buen disco (Plastic Drama).

2 comentarios sobre “Entrevistamos a Cris Lizarraga, cantante de Belako, que publica ‘Quítame la culpa’

    • el 9 Marzo, 2021 a las 12:25 pm
      Permalink

      Lo puedes comprar en Pikara Magazine. Si eres de Madrid, lo compré en la librería “Traficantes de Sueños” 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien