Entrevistamos a Derby Motoreta’s Burrito Kachimba

Recuerdo la primera vez que escuché el nombre de Derby Motoreta’s Burrito Kachimba. Me encontraba en un pub de Carabanchel con unos amigos, y uno de ellos, dijo: “oye tío has escuchado este tema, se llama ‘Aliento de Dragón’. Es una jodida maravilla”.

Acto seguido, el camarero, con medio oído en nuestra conversación, nos miró fijamente y reafirmó esas palabras. Sin pensárselo dos veces, cambió la lista de Spotify que estaba reproduciéndose en aquel instante, y Derby Motoreta’s Burrito Kachimba, empezaron a sonar.

Hace ya dos años de aquel descubrimiento, y desde entonces, Derby Motoreta’s Burrito Kachimba se han convertido en un secreto a voces. En su momento, ya escribí la reseña de su debut en Muzikalia en el que decía: Bienvenidos a la “kinkidelia”. Y como diría el Jaro en la película Navajeros: “Si no aceptáis aquí hay dos cartuchos, uno desde luego pa ti y otro pal que le toque”. Está afirmación, no deja de cobrar cada vez más sentido según pasa el tiempo.

Su nuevo trabajo, Hilo Negro (El Segell, 2021), publicado a finales de abril, es una continuación extraordinaria de su proyecto musical. Un disco explosivo cargado de libertad, orgullo, reivindicación y mucha psicodelia que estarán presentando en la próxima edición del Tomavistas Extra, concretamente el 27 de mayo (entradas aquí). Hablamos con este conjunto sevillano para que nos cuenten más acerca de su nuevo álbum, sus inicios y su vuelta al escenario.

“La carretera se ha convertido en nuestra casa” 

Es un placer hablar con vosotros. Lo primero de todo, me gustaría preguntaros, ¿cómo comenzó vuestra trayectoria musical? ¿Cómo nació Derby Motoreta’s Burrito Kachimba?

Siendo sinceros nació de un proyecto fallido que se reedifica en el 2017. Ese mismo año comenzamos los ensayos. Para finales del mismo grabamos nuestras dos primeras canciones. Y ya en el 2018 las publicamos como single y cara B en Bandcamp acompañadas de un videoclip.

Y ahí, empezó la fiesta. En menos de dos horas desde la publicación, nos contactó Primavera Labels y nos dijo de trabajar juntos.

En muy poco tiempo os habéis convertido en uno de los grupos más punteros de este país. Con apenas un disco y un Ep, habéis dado mucho que hablar. ¿En algún momento os imaginasteis un crecimiento tan rápido?

Siempre que montas una banda local piensas que puedes llegar a lo más alto, aunque se diga con la boca chica. Son muchos los grupos que no lo logran. Lo que está sucediendo con Derby nos sorprende cada día, somos una especie de anomalía en el panorama musical y estamos muy contentos y agradecidos por el auge que estamos teniendo.

 

Incluso con vuestro álbum debut conseguisteis el Premio Ruido al mejor disco del 2019. ¿Qué significo para vosotros?

Aquello fue maravilloso, la re-guinda del pastel. Re-guinda porque la guinda fue estar una semana de diciembre componiendo, grabando y comiendo, en Galicia, con Kiko Veneno.

Después de un año de ensueño, pensábamos que ya no podía ir a más, y fue entonces cuando llegó el Premio Ruido. No nos lo podíamos creer. Fue la última fiesta prepandemia a la que asistimos.

Cierto, de vuestra colaboración con Kiko Veneno surgió la canción “Alas de Mar”. ¿Cómo fue trabajar con el Maestro?

Una auténtica fantasía. Un sueño hecho realidad. Cuando nos lo propusieron no dudamos ni un segundo. Ver al Maestro en el taller, con sus herramientas, cómo le da forma a las cosas, cómo moldea, cómo crea … Además, conectamos fenomenal, en menos de una hora ya parecía de la banda. Bueno y las risas que nos echamos fueron realmente míticas.

 

Estos dos últimos años han debido de ser frenéticos. Os habéis recorrido este país de punta a punta. ¿Lleváis la cuenta de cuantas actuaciones habéis ofrecido? ¿Teníais ganas de volver a la carretera?

La verdad es que ahora mismo no sabría decirte. Pero sí, muchísimos, y esperamos poder seguir haciendo bastantes más. La carretera se ha convertido en nuestra casa.

Estamos deseando montarnos de nuevo en la furgoneta, el otro día volvimos al lio para un concierto en Barcelona y estábamos nerviositos, parecía entre fin de año y el día de Reyes Magos, no parábamos de hacer bromas. Necesitábamos volver a los escenarios.

Algo que siempre me ha llamado la atención es vuestro nombre. Es cierta esa leyenda que dice que surgió gracias al teclado predictivo de WhatsApp.

No, lo del grupo de WhatsApp es otra historia …

No podemos hablar mucho del tema, pero el nombre viene de un lento destilado en alambiques químicos rescatados de una catacumba que se encuentra debajo del subsuelo de la Catedral de Sevilla (risas).

La otra marca de la casa es La Kinkidelia. ¿Qué significa para vosotros?

Para nosotros la Kinkidelia es sinónimo de libertad creativa. Cuando arrancamos no queríamos llevar etiquetas con las que no nos sintiéramos del todo cómodos. Inventamos este término para no ponerle puertas al campo. 

Esa libertad creativa se puede escuchar en vuestro nuevo trabajo, Hilo Negro. Un proyecto que consolida vuestro sonido y nos presenta un trabajo muy cuidado a nivel de composición, producción y maquetación. ¿Cuál es el germen de vuestro nuevo álbum?

Con este disco pretendemos reafirmarnos en nuestro sonido y en nuestra manera de hacer las cosas. La idea es subir un escalón a todos los niveles, desde la composición hasta los arreglos, pasando por la lírica, la producción o la imagen.

Queremos ampliar el universo que abrimos con el primer disco y demostrar que vamos muy enserio.

 

¿Os ha afectado mucho la pandemia a la hora de la publicación y composición de Hilo Negro?

Sí, la pandemia y sus confinamientos nos paró en seco. En el momento en el que aceptamos que no sabíamos cuándo íbamos a volver a tocar, decidimos centrar todas nuestras energías en el disco, por si fuera el último. Una vez terminado, sufrimos un par de retrasos por parte de la fábrica. Nos daban unos plazos larguísimos de fabricación debido al Covid.

El primer adelanto que escuchamos de vuestro segundo trabajo es “El Valle”. Todo un pepinazo que el que encontramos dos partes muy bien diferenciadas. ¿Fue grabado antes de la pandemia? A nivel de composición, ¿Qué surge primero la letra o el ritmo?

Antes de la pandemia hicimos una primera sesión de grabación que incluyeron “El Valle”, “Gitana” y un par de canciones más. La letra es casi la última pieza, solemos trabajar la música en el local y cuando las melodías están definidas, Dandy, saca palabras de aquí y allá y termina de recomponer el puzle kinkidélico.

Lo cierto, es que todas las canciones del disco que han salido como adelanto han tenido muy buena acogida. Además, el tema de “Gitana” es el que da nombre al propio disco con la frase: “Se amarra el pelo / con una cinta de hilo negro”. ¿Qué nos podéis contar acerca de esta canción?

“Gitana” es el epicentro del disco, fue la primera canción en ser terminada e incorporada en algunos bolos de la anterior gira. Fue muy fácil de grabar, en apenas tres tomas ya estaba lista. Después, se le dio mucho cariño en la producción, para que todas las partes brillaran por separado, pero en conjunto formaran una sinfonía completa. En la parte inicial tiene un trabajo de delays con la voz espectacular, y en el final, pusimos todos los compresores al límite para que el sonido reventara por todos los lados.

 

Dentro de la escena hip hop, uno de los grandes reivindicadores del mundo quinqui es El Coleta. ¿Nunca habéis pensado realizar una colaboración con él?

Nos lo han preguntado más de una vez, pero no hemos tenido la suerte de poder coincidir con él todavía. Nosotros estamos muy abiertos a trabajar con otros artistas, creemos que es una experiencia muy enriquecedora.

Y, por último, ¿qué significa para vosotros la música?

La música es lo que da sentido a todo, sin la música no sé qué sería de nosotros. Te aseguro que sin ella no seríamos nosotros mismos. La música nos está permitiendo cumplir nuestro sueño adolescente de tener una banda de rock y estar de gira La música nos hace ser libres.

Escucha ‘Hilo Negro’ de Derby Motoreta’s Burrito Kachimba:

Foto Derby Motoreta’s Burrito Kachimba: Alberto Van Stokkum

Un comentario en «Entrevistamos a Derby Motoreta’s Burrito Kachimba»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien