Foo Fighters – Echoes, Silence, Patience & Grace (RCA Sony)

Dave Grohl demostró hace mucho que es algo más que el ex-batería de Nirvana. Innumerables colaboraciones siempre eficientes y la carrera al frente de Foo Fighters así lo atestiguan. Sin embargo, dicha carrera es difícil que vuelva a adquirir las dosis de excitación de sus comienzos, sus lanzamientos ya no producen expectación.

Poco queda en Echoes, Silence, Patience & Grace de la espartana y aguerrida honestidad del debut de los Footos, un trabajo que podía mirar de cara a cara al legado de su anterior banda sin problema. Ni siquiera recurrir a Gil Norton a los mandos para recuperar la pegada y robustez que infringió a The Colour and the Shape ha logrado su objetivo. Pírrico resulta superar el panegírico errático y disperso del insípido e inacabable In Your Honor, así como a la equivocada aplicación de la escuela stoner a la fórmula Foo Fighters de la que hacía gala One by One tras la resaca de Grohl como batería en QOTSA.

La querencia por la faceta acústica y, digámoslo así, madura, tiene de nuevo cabida aquí, pero en menor dosis –destaca la solvencia country de “Ballad of the Beaconsfield Miners” y la valentía al piano de la melancólica “Home”- para no espantar como lo hizo Skin & Bones, inimaginable lanzamiento para quien firmó en su día “Weenie Bennie” o “Enough Space”. La banda abusa de medios tiempos insípidos (“Long road to Ruin”, “Come Alive” o “Cheer up, Boys”); y el músculo sólo aparece puntualmente en el típico single Foo Fighters, “The Pretender”, y apretando dientes en la contención de “Let it Die”, mejor tema del álbum, inspirado en la conflictiva relación entre Kurt Cobain y Courtney Love.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien