Howe Gelb – Moby Dick (Madrid)

Imagina que te proponen ver un concierto de un artista, sin su banda habitual, tan sólo con su guitarra y teclados. Te dicen que la entrada sólo cuesta diez euros y que será capaz de ponerte la carne de gallina para después sacarte una sonrisa o una carcajada. Te lo describen como uno de los compositores y músicos más importantes de la escena americana que roza la genialidad. A priori parece imposible encontrar todo esto en una única persona y en una actuación, pero quienes vieron el pasado martes a Howe Gelb en la sala madrileña sabrán (o eso creo) lo que intento describir.

Empezó la noche con una versión de “Moon River” y desde ese instante comenzó la sucesión de increíbles reinterpretaciones de sus canciones, así como las compuestas con Giant Sand. Alternando el piano y la guitarra con una facilidad asombrosa, Gelb improvisó un concierto lleno de homenajes y guiños a otros artistas como Frank Sinatra, Batles, Neil Young, Lou Reed y, en especial, la mención a su amigo y colaborador habitual, Rainer Ptacek, que falleció en 1997.

Desde la calma y el susurro hasta momentos electrizantes, Gelb casi castigaba a ratos con la guitarra, pero calmaba con el piano y sosegaba con la voz. “Classico”, “The inner flame” o “Shiver”, entre otros temas, fueron algunos de los momentos más especiales que únicamente se estropearon levemente por la estupidez e ignorancia de los cuatro graciosos de turno (lo de siempre, vamos). Pero Gelb se despidió agradecido, con una sonrisa y la cantante Madeleine Peyroux sonando de fondo (que él mismo puso).

Realmente brillante la lección que nos dio el de Tucson, en todos los sentidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.