It’s Only Rock and Roll – Susana Monteagudo (Ed. Lunwerg)

Muchas veces los que ya hemos recorrido un buen tramo del camino nos quejamos de que el rock está muerto, que nada es lo que era, que ya no salen grupos como los de antes… Error. Muchas veces es justamente lo contrario: somos nosotros los que hemos convertido el rock en un ghetto particular, en el que nos sentimos a gusto, y al que no nos apetece dejar entrar a más gente. Sin querer alargar más esta discusión, aunque resultaría muy interesante, quisiera decir que libros como el que nos ocupa son necesarios para que el rock siga vivo y su llama siga prendiendo entre los más jóvenes. Si no hay relevo generacional, el rock no morirá (probablemente nunca lo haga) pero quizás quede relegado a un pequeño espacio puntual en la radio o en la TV, al estilo de la música clásica.

Por eso esta Historia del Rock Ilustrada que responde al título de It’s Only Rock and Roll, obra de la periodista y gestora cultural Susana Monteagudo con la imprescindible colaboración de la ilustradora Marta Colomer, es tan importante. ¿Cuál es la idea? A mí me parece que la principal es presentar el rock como algo vivo, actual, que puede llegar a calar entre la gente joven, no como un mamotreto enciclopédico cuyo secreto va quedando poco a poco relegado a unos pocos elegidos. Al fin y al cabo, ¡el rock siempre fue de los jóvenes! El rock era rebelde, contestatario, gamberro… Recordemos a Elvis, a Little Richard, a Jerry Lee Lewis. El rock siempre fue de antros más que de bibliotecas.

Este repaso a la historia del rock y a los nombres que lo llevaron hasta las insospechadas cotas que ha alcanzado en los últimos sesenta años es un libro para todos los públicos, incluso diría que más para los no iniciados que para los fans de toda la vida. Estos últimos posiblemente lo encontrarán simple (¿¿1 página para los New York Dolls?? ¿¿ Y por qué no salen Fulanito y Menganita??), pero para los más jóvenes que sientan curiosidad por saber qué había ante de OT y Maluma, estamos ante una joya bibliográfica. Lo hemos de admitir: si queremos ganar nuevos adeptos, la forma no es lanzar un tocho enciclopédico, sino algo más parecido a lo que han hecho Susana y Marta.

Con una redacción sencilla y unas esquemáticas y juveniles pero espléndidas ilustraciones de Marta, It’s Only Rock and Roll nos lleva de la mano desde las primeras semillas del género y el entorno en el que empezó a germinar (el jazz, el R&B, el American Songbook), siguiendo cómo no con Elvis y compañía, hasta el rock del siglo XXI. Con paradas en estilos que solamente tienen algunos puntos de contacto con el rock, como el hip-hop, el synth pop o el soul, pero que también han tenido su influencia para que la música popular sea hoy lo que es. Aunque con la brevedad que impone el formato, apenas hay ningún artista ni estilo relevante que no haya sido tratado en este bonito y entretenido volumen.

Siendo dos mujeres las autoras del proyecto, es lógico que presten especial atención a visibilizar a las grandes mujeres que ha dado el rock. Se trata de una posición lógica y necesaria, puesto que la historia del rock ha sido protagonizada y escrita mayoritariamente por hombres y la visión femenina, tradicionalmente en segundo plano, es imprescindible para completar la historia. De todos modos, ¿Acaso un hombre, cualquier hombre, osaría escribir una historia del rock en la que no aparecieran Sister Rosetta Thorpe, Aretha Franklin y todas las grandes del soul, Janis Joplin, Joni Mitchell, PJ HarveyAmy Winehouse, Blondie, Patti Smith, Dusty Springfield, The Supremes..? Como veis, no se trata de perspectiva de género ni de meter a nadie con calzador; simplemente, se trata de dejar constancia de que, a pesar de la sensación que nosotros podamos tener, la historia del rock no hubiese sido la misma sin ellas y muchas más que quizás no tuvieron la suerte de llegar a ser tan conocidas.

En fin, un espléndido trabajo de muy entretenida lectura y, sobre todo, de un inmejorable carácter divulgativo para que las nuevas generaciones sepan que no empezó todo con The National ni Savages, ni tampoco con  White Stripes ni The Strokes, ni con Nirvana o Pixies, ni siquiera con el punk, con Bowie o con Lou Reed, ni con el hard rock y el heavy metal, ni con Dylan, y ni siquiera con los Beatles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.