Johnny Marr + The Healers

Si he decepcionado al público, ellos me han decepcionado a mí. Sería muy aburrido y muy triste volver a la música haciendo exactamente lo mismo que hace 20 años

Tras 12 años sin pisar Barcelona, desde los tiempos de The The, Johnny Marr volvió a visitarnos, esta vez con The Healers, el proyecto que le ha unido a Alonza Bevan y Zack Starckey. La ocasión era única: poder charlar uno rato con él sobre su actual banda, sus planes de futuro y, como no podía ser de otra manera, sobre su pasado. Dice que no le interesa lo que hacen ahora sus antiguos compañeros de The Smiths. Sólo le interesa que The Healers salgan hacia adelante. Y en eso está poniendo todo su empeño.

Después de abandonar The Smiths, por fin has decidido empezar un nuevo proyecto sólido, esta vez como front man y cantante. ¿Ha sido difícil para ti hacerte con este nuevo rol?

Al principio sí. Nunca me había planteado llevar la voz cantante en un grupo, lo mío siempre había sido tocar la guitarra y componer música. Pero cuando nos juntamos con Alonza y Zack, alguien tenía que ser el vocalista, y entro todos decidimos que tenía que ser yo. No es algo que me hiciera especial ilusión, y ellos me animaron mucho, si a ellos no les hubiera gustado o no les hubiera parecido bien, nunca lo hubiera hecho.

¿Y ahora te sientes cómodo como solista?

La verdad es que sí. Sobre todo, en los directos. Me da la sensación de que al público le llega lo que canto, y eso es muy positivo.

¿Y que me dices de las letras? Porque todas las de este álbum las has compuesto tú, y hasta ahora no habías desarrollado tu faceta de letrista.

Al principio fue muy duro, tampoco me había planteado nunca escribir letras de canciones. Puede parecer algo sencillo, pero te aseguro que no lo es, es muy complicado intentar transmitir algo con sentido. Si nunca antes he compuesto letras, es porque sencillamente no tenía nada que decir, y no quería escribir por escribir. Ahora ha pasado el tiempo, y la verdad, tener una letra tuya, algo que es como de tu propiedad, hace sentir muy bien.

¿Por qué os ha costado tanto decidiros a grabar este álbum? Lleváis tocando juntos desde 1997, y hasta ahora no habíais dado el gran salto.

Alonza empezó a tocar con nosotros en 2000, por lo que no hace tanto tiempo que estamos juntos. Queríamos sentirnos bien cómo grupo, por eso hicimos primero muchos directos. Fue en la gira con Oasis cuando empezamos a funcionar bien, y desde entonces no hemos parado de trabajar. Además, mientras tanto, yo iba teniendo otros proyectos que compatibilizaba con The Healers. Trabajaba con Bernard Summer, Beth Orton, produje a Haven… Fueron muchas cosas que fuero retrasando nuestro debut.

De toda esta gente con la que has trabajado, ¿con quien te has sentido más cómodo trabajando?

 

Probablemente con Bernard Summer, porque tenemos una gran amistad, y nos conocemos muy bien. Nos sentimos muy a gusto trabajando juntos, pero eso no quiere decir que no me haya gustado trabajar con los otros. Disfruté mucho también trabajando con Beth Orton. Quizás el disco del que estoy más orgullos es Dusk, es uno de los más atrevidos y de los que más me ha gustado.

¿Volverás a trabajar con Summer en Electronic?

No lo creo. Bernard y yo ya hicimos todo lo que podíamos hacer en Electronic, no tendría sentido volver a reemprender el proyecto.

¿Boomslang tiene todos los ingredientes que querías para tu regreso por la puerta grande?

Yo creo que sí, es un álbum muy directo, es un álbum de rock, con guitarras muy potentes. Quizás es eso lo que más me gusta, las guitarras, últimamente las guitarras de los grupos ingleses suenan muy descafeinadas y apagadas, lo que hace falta es potenciarlas. Me gustan las guitarras con personalidad, y eso es lo que intentamos hacer en Boomslang. Es un sonido muy actual, nada que ver con el pasado. Además, me gusta como queda mi voz, no creo que se parezca a ninguna.

Quizás es eso lo que la gente esperaba de ti, un sonido mucho más de los 80, más relacionado con tu trabajo anterior. ¿Piensas que el público está decepcionado?

Si he decepcionado al público, ellos me han decepcionado a mí. Sería muy aburrido y muy triste volver a la música haciendo exactamente lo mismo que hace 20 años, volver a The Smiths. Evidentemente, sé que me van a criticar por este trabajo. Me gustaría que me permitieran hacer aquello que yo quisiera, sin necesidad de estar recordándome mi pasado. Cuando grabé con Electronic, me criticaron mucho. Y cuando trabajé con The The también lo hicieron. Así que ya estoy acostumbrado, prácticamente lo espero.

Es inevitable tener a The Smiths en mente cuando escuchamos a The Healers. ¿Queda algo de ese período que hayas mantenido en tu música?

Evidentemente que algo queda de aquella época. Creo que In Between podría haber sido una canción de Smiths. Y Down On The Corner también. The Smiths era mi música, y es inevitable que algo quede. Además, en ningún momento he cerrado la puerta a ningún tipo de música. No quiero que mi mundo sea muy reducido, quiero que sea muy grande, y esto significa que no me puedo pasar la vida visitando los mismos lugares, no quiero estar pegado en un solo lugar.

¿Tienes ahora algunas bandas de referencia? O dicho de otra manera, ¿qué tipo de música es la que escuchas?

No creo que actualmente esté influenciado por ninguna banda en concreto. Me gusta la atmósfera de la música electrónica experimental. Boards of Canada, por ejemplo, Air… Es más cercano al tipo de trabajo que hice con Bernard. Me gustan mucho los sintetizadores, y la música que te transporta la mente a otro lugar. Pero también, me gusta mucho el rock, estoy volviendo a algunas bandas que escuchaba en mi adolescencia. Por ejemplo, Pie Smith. Me gusta mucho también PJ Harvey, y una banda que se llama The Electric Six. Me gustan las guitarras con actitud, que expresen alguna cosa. La única banda que me gusta de Inglaterra y que me ha gustado siempre es Radiohead, creo que su carrera muy coherente. KId A y Amnesiac son unos discos fantásticos. Se preocupan por ir hacia nuevos lugares.

¿Es esto lo que te gustaría hacer con The Healers?

Sí claro. Este es un proyecto a largo plazo, aunque al final me quede solo con un banjo, jajaj. No quiero perder la oportunidad de poder hacer mis discos y cantar, me gusta cantar, y creo que suena muy bien.

¿Cómo os juntásteis Alonza, Zack y tú? ¿Alguna vez te imaginaste que acabarías trabajando con ellos?

Antes de conocerlos, no tenía ni idea de quienes eran. Conocí a Zack por casualidad en un ascensor en Nueva York, y no sabía que era músico. Alonza me lo presentó un amigo mío, justo cuando se acababan de separar Kula Shaker. En seguida empezamos a hablar, y nos hicimos amigos. Y lo que hago con mis amigos, igual que vas a cenar, es tocar juntos. Y eso hicimos, empezamos con las improvisaciones y las jam sessions… No la había hecho desde hacía mucho tiempo… Yo creo que la gente adecuada aparece en mi vida en el momento oportuno.

¿Ha sido difícil para vosotros unificar puntos de vista y concepciones para trabajar juntos?

No tenemos puntos de vista diferentes. Sentimos y entendemos la música de la misma manera, y cuando esto cambie, entonces iremos por caminos separados. Cuando queramos hacer diferentes tipos de música, entonces cambiaremos, pero ahora mismo nos entendemos muy bien. La música rock desprende un gran poder, y eso tenemos que aprovecharlo.

¿Y qué tal el directo?

Me encanta. Y es algo que no deja de sorprenderme, porque cuando era más joven, no me interesaba tanto tocar en vivo, porque en lo único en que pensaba era en hacer discos. Y ahora tocar en directo es algo muy especial, porque la gente que viene a vernos a los conciertos es como yo políticamente, con una sensibilidad similar, del tipo, inteligente y con sentido del humor, o al menos eso espero. Es gente a la que le gusta la música, que esperan hacer algo bueno en la vida, cosa que no es nada fácil. Esto es lo que me gusta, porque puedo ver a gente que acumula mucha experiencia. Es la única gente de la que me preocupo.

¿Qué prefieres: audiencias reducidas o grandes?

Me encanta tocar en lugares grandes, no grandes festivales. No me gustan mucho, pero también he tocado en ellos. Estuvimos hace algunos años en Benicàssim, y me encantaría volver ahora que ya somos una banda y llevamos más tiempo tocando.

Aunque sé que no te gusta mucho hablar sobre The Smiths, es inevitable que te pregunte. ¿Cómo recuerdas aquélla época?

Nunca me he negado a hablar sobre The Smiths, la verdad. ¿Cómo recuerdo aquella época? Fue algo increíble. Una etapa muy confusa, en la que todos estábamos totalmente idos y algo deslumbrados. Me siento muy afortunado de haber formado parte de aquello.

¿Alguna vez fuiste consciente de lo que estabas haciendo? ¿De que ibas a ser uno de los guitarristas que más ha influenciado la música, no sólo británica?

Qué va. Yo sólo quería tener una cierta importancia en mi país, y no entraba en mis planes nada más que fuera más allá. Claro que lo estaba deseando, quería ir a América y viajar. Antes de estar en The Smiths, nunca había montado en avión. Quería que mi mundo creciera. Pero lo que nunca podría haber imaginado es que veinte años después, aún estaría tocando y la gente seguiría hablando de mi música. Soy un privilegiado.

¿Te gustaría volver a llegar a ese nivel con The Healers? ¿O es algo que sólo se puede vivir una vez?

Me encantaría que The Healers pudieran servir de referencia a nuevas generaciones. Cuando empezamos a grabar con The Smiths, pensamos que nuestra música era demasiado extraña para gustar a alguien. Y mira qué pasó. Si con The Healers puedo estar tocando para la gente durante los próximos años, y hacer que se sientan bien, me sentiría muy afortunado. No sólo por eso, sino por que la gente que continuara viniendo a nuestros conciertos, al salir, se sintiera mejor.

¿Hay alguna posibilidad de volver a veros a The Smiths juntos?

Espero que no. No me gustaría. Hay incluso algunos compañeros de colegio a los que no me gustaría ver otra vez. Son buenos chicos, pero hace mucho que no los veo, no sé si me acordaría cómo son físicamente. No tenemos ningún tipo de relación. No siento rencor ni nada por el estilo hacia ellos. Simplemente no me interesa lo que hacen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.