Jonathan Vidal (Suzy y los Quattro)

He tenido que luchar contra la necesidad imperiosa de evitar a toda costa que el libro pareciese un publirreportaje de todas las cosas molonas que he hecho


 
Jonathan Vidal lleva machacando las cuatro cuerdas de su bajo y componiendo en su grupo, Suzy y los Quattro, desde el año 2001, no sabemos si algún día Dee Dee Ramone se le apareció en sueños y le dio las directrices de cómo darle vida a su mástil, pero una cosa es segura: aprendió bien la lección de los maestros del Punk y la New Wave.
 
Tanto, que estos trece años le ha dado tiempo a hacer giras con The Rubinoos o ser el bajista de TV Smith, y entre salto y salto y concierto y concierto, le ha dado tiempo a escribir un libro en la colección “Mis Documentos” de Ediciones Chelsea. Cuentos de la Ballena Azul se llama la criatura y nos cuenta en esta entrevista algunos secretos suyos y de su libro.
 
¿Qué pensaste cuando Alex te invito a que formaras parte de la colección Mis Documentos?
 
La verdad es que me sorprendió mucho. Soy de largo el menos conocido de todos los autores que ha editado y aunque fui muy fan de Los Flechazos en su época y también de Cooper luego, jamás había tenido contacto personal con Álex. Cuando me llamó para proponerme participar en la colección me dijo que creía realmente que lo que yo pudiera contar interesaría a mucha gente. Así que sin haber “colegueo” de por medio pensé, joder, igual es verdad. Y me puse de lleno a recopilar y transcribir historietas.
 
¿Qué ha sido lo más difícil de plasmar en “Cuentos de la Ballena Azul”?
 
He tenido que luchar contra la necesidad imperiosa de evitar a toda costa que el libro pareciese un publirreportaje de todas las cosas molonas que he hecho. Pero si me permitís hinchar un poco el pecho, al darle el último repaso al libro tuve una sensación muy placentera en la que pensé “Caray, sí que he hecho cosas fantásticas!”. Otra cosa que ha sido difícil ha sido seleccionar qué entraba en el libro. Tengo anécdotas para parar un tren y nos tuvimos que ceñir a las cien páginas…
 
¿Cómo ha sido el trabajo de recopilar ideas y recuerdos para el libro? ¿Tenías cosas archivadas tipo diario o lo has ordenado todo especialmente para esta edición?
 
Hay un poco de todo. Tengo bastantes cosas archivadas porque he colaborado en revistas como Ruta 66 y también me ha gustado siempre guardar diarios de las giras que he hecho. Ahora no tanto porque ya conduzco, pero me tiré años ejerciendo de copiloto en giras interminables y solía matar el tiempo tecleando en el portátil. También es verdad que hay historias que tenían que aparecer sí o sí y he hecho un esfuerzo en escribir la anécdota de cero combinando recuerdos, emails, publicaciones en foros, etc.,
 



Me ha parecido muy entrañable la historia que cuentas sobre Nelson el ex batería de The Mockers. En cierta manera fuiste responsable de que no dejará las baquetas y finalmente acabará tocando con Brian Wilson. ¿Has tenido algún “Angel de la Guarda” similar en lo tocante a lo musical, o tú siempre lo has tenido claro?
 
Jamás, de momento, he tenido la tentación de dejar la música. Pero citaría tres fuentes constantes de inspiración que no sólo han ejercido una influencia obvia en lo musical, sino que me han proporcionado en conversaciones que atesoro como oro en paño argumentos de los que echo mano muy a menudo para que no flojee el espíritu. Miguel Angel Villanueva me dijo una vez, cuando yo tenía 18 o 19 años, que no dejara que la música se convirtiera en algo generacional. De momento aguanto! También mi padrino el alemán Harry Coltello me cambió la vida en un viaje que detallo en el libro. Y por supuesto TV Smith, que ha cambiado mi vida con sus letras y, sobretodo, con su actitud.
 
Trece años con Suzy y los Quattro han dado para mucho, giras por Japón, colaboraciones con artistas como Tim Cross, The Rubinoos o tu faceta como parte de los Bored Teenagers con el nunca suficientemente ponderado, TV Smith (por sólo mencionar unas pocas colaboraciones). Si alguien te hubiera dicho hace trece años todo esto ¿Qué le hubieras contestado?
 
Pues que estaba loco! Me dio pena no localizar un diario que recuerdo escribir meses antes de realizar la primera gira con TV Smith, en la que explicaba lo emocionado que estaba por poder compartir una gira de 4 días con él. Aunque he trabajado mucho para conseguir que mis sueños se cumplieran, sigo teniendo cierta sensación de irrealidad cuando estoy tocando con TV Smith en directo o en sus discos, cuando toco con Suzy & Los Quattro en medio mundo o recuerdo a Tim Cross más que como el mito que es, como un hermano al que echo de menos cada día. Me he esforzado mucho, pero sé que también soy muy afortunado!
 
¿Qué te queda por hacer a nivel musical y como te ves dentro de algunos años? Quiero decir si te ves girando como artistas como el mencionado TV Smith (por poner un ejemplo) girando con casi sesenta años.
 
El problema es que todo el tema de la música es una necesidad. Llevo décadas armonizando sobre cualquier cosa que oiga en la radio, las sirenas de las ambulancias, lo que sea. Escribiendo canciones, planificando giras y colaborando con gente a la que admiro, y no tengo una sensación de “control” sobre todo esto, es una compulsión y dudo que se vaya a ir. Por supuesto que me veo girando, con mis proyectos y con los de otros, hasta que el cuerpo aguante. ¡Quizás tendré que saltar un poco menos!
 
 Ya sabes que la colección Mis Documentos se saca en pequeñas entregas de tres volúmenes. En este caso compartes salida con dos músicos bastante afines a tu cultura musical y a los planteamientos musicales en los que te mueves. ¿Conoces la música de tus compañeros de viaje literario? ¿Se terciaria algo especial para las diferentes presentaciones de los libros? No sé, imagínate, una mini jam session con los tres o algo así.
 
Por supuesto, creo que es una hornada bonita para Mis Documentos ya que todo está muy relacionado. Nosotros (Suzy & Los Quattro), comenzamos nuestra andadura con una conexión total con No Tomorrow y la gente de Castellón. Antes de iniciar Lula, y luego Los Amantes, Patricia “la de Los Romeos” por supuesto que no era ninguna desconocida para nosotros. Con Adolfo de Airbag me escribía incluso antes de que grabasen su primera maqueta, a través del programa de Juan de Pablos “Flor de Pasión”. Fui manager de Airbag durante unos años y podría decir que propicié el encuentro entre los “rookies” (Airbag) y los “veteranos” (la gente de Shock Treatment y Depressing Claim). Así que está todo conectado y creo que se trata de tres libros que van a tener muchas cosas en común. Me encanta colaborar con otros artistas así que sería el primero en participar en esa supuesta jam de la que hablas!
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien