Laia Colás presenta su proyecto Hoo con Endeavour

Hoo es el nombre artístico con el que se presenta el nuevo proyecto musical de la cantante, productora y actriz barcelonesa Laia Colás. Un hombre que hace referencia a la pronunciación japonesa de la versión Phoenix en la mitología china (fenghuang). Contiene la dualidad del universo, los 5 elementos y es un pájaro divino que representa honestidad, la fe, compasión y vive en territorios donde haya paz, felicidad y justicia. Sobre ello comenta Laia que “El nombre que me atrajo mucho gráficamente. Busqué la historia de su mitología y me encantó todo lo que significa, ya que encaja con mi filosofía de vida. Curiosamente, después viajé por China y Japón y me lo encontré por todas partes y representado en diferentes formas, lo cual no hizo más que confirmar mi fascinación por esta criatura“. Anteriormente Laia había colaborado con otros artistas como la banda barcelonesa Erisian, Fabio Vega (A quiet man) y su antigua banda War Ends, donde cantaba, creaba la melodía y escribía las letras.

Hoo es el nombre de su nuevo proyecto musical, que lleva gestando a fuego lento varios años. Se dice que la aparición de un Hoo  es un presagio extremadamente bueno, pues aparentemente significa el comienzo de una nueva era. Quizás ese es uno de los motivos por los que la cantante ha escogido el nombre, para dar a entender que se encuentra en un momento de cambio, en el inicio de una nueva etapa musical.

Una nueva etapa que se estrena con un álbum llamado Endeavour. Un nombre que tampoco parece escogido al azar, pues significa empeño, esfuerzo o proyecto. Desde luego no cabe duda que el disco es el resultado de un esfuerzo y un proyecto bien meditado, puesto que Laia lleva preparando estas canciones desde hace más de dos años, escogiendo entre las muchas que tenía donde elegir y buscando un sonido que finalmente ha encontrado experimentando con los recursos con los que contaba en su hogar, aunque inicialmente la idea fuera ayudarse de una producción externa. Finalmente estas canciones se acabaron de una manera casera y orgánica, con sintes analógicos ( con Pau Robert, Fe Baido ), detalles de batería ( Joan Guasch ), alguna línea de bajo ( Xavi Prat, Erisian), violines (Lucas Peire ) y la mezcla y masterización final a cargo de Jm.

El resultado es un disco atrayente y misterioso, más de ambientes que de canciones al uso, por lo que a Laia le gusta pensar en su música como “cinemática”. En realidad es una especie de dream-pop con gran atención a las texturas, los sonidos, y también a la utilización de la voz como un instrumento más, jugando con las sílabas y las palabras, encajándolas en su entorno a la perfección. Canciones como “Shades” resuelven esa ecuación con maestría, como en general se puede comprobar a lo largo de todo el álbum. Ese enfoque cinemático y ambiental hace que el sonido recuerde a propuestas como las de Massive Attack, Badalamenti, Portishead o Brian Eno. Quizás también, en algunos momentos, a Radiohead, Chameleons, The Cure o incluso Bowie.

Esto es lo que cuenta su autora sobre cada una de las canciones que forman parte de Endeavour:

Blow Up: Nació de la frustración. De la manipulación de los medios de comunicación, internet y del engaño de las redes sociales. De ser críticos y librarnos de este odio masivo que parece que nos estén inculcando globalmente. En un mundo donde no hay futuro sin una sociedad colaborativa y tolerante, la imagen que me venía era la naranja mecánica millenial.

Shades: Es la eterna lucha entre la luz y la oscuridad. Pero al final más que lucha es convivencia ya que no existe una sin la otra. Y luego hay las sombras, ese espacio que está por definir.

Eyrarbakki: Literalmente es un road trip romántico-sonoro-visual por Islandia. Un país que me robó el corazón, y que para mi representa la madre Tierra con lo que es una oda al planeta y a su protección.

 

Solace: Me vino una escena muy cinematográfica, muy carretera perdida / Mulholland Drive de David Lynch. La historia de una chica escapando en coche, de noche, por las curvas de Mulholland Drive. Y en el asiento trasero hay alguien herido. Básicamente se escapan a lo Bonnie & Clyde y los persiguen. Le va cantando que no se rinda, que se quede con ella. Y culpa un poco al “oyente” , a la sociedad, de que se hayan visto en esa situación: son unos outsiders. Metafóricamente es el consuelo de estar con alguien con quién lucharás aún la vida te ponga en una mala situación. Dicen que no es el hecho de afrontar el obstáculo sino el haberlo superado. Es el consuelo de conseguir ese estado.

I_ : El momento cámara lenta cuando estás a punto de contarle tus sentimientos a ese alguien. Que se para el tiempo. Del miedo de volver a ser vulnerable pero lanzarte en picado. Del corazón a mil. De quizás huir corriendo. De no atreverte a decir esa palabra. Y un poco también de la liberación de hacer, decir y estar con quien te de la gana con total libertad. Es una canción un poco “elige tu aventura” ya que depende de como lo sientas tú escoges qué palabra va después del “I ( yo te…. ) ¿Quiero? ¿Odio? ¿Te dejo? Significado abierto.

Awaking: El despertar de un sueño y el tocar de pies en el suelo. Ascenso y caída de Norma Desmond  (‘Sunset Boulevard) pero en el siglo XXI.

On My Way: Una canción sobre resurgir de un mal momento. Está bien no estar bien. Pero sabes que saldrás. Y hay momento de agradecimiento para esa/s persona que te entiende, te acepta tal como eres. Sin prejuicio. Confiar y dejarse llevar.

A continuación puedes escuchar este primer disco de Hoo, Endeavour.

 

Hoo en redes sociales:

Twitter
Facebook
Instagram

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien