Libro: 19 días y 500 noches, Sabina fin de siglo (EFE EME)

Más centrado en la canción que en el concepto de álbum, Sabina no hizo un disco absolutamente perfecto hasta 19 días y 500 noches. Eso es un hecho, igual que lo es que tuvo que ser muy dificultoso seguir a semejante obra maestra. De hecho, no volvería a acercarse a ese nivel hasta Lo niego todo (2017), aunque ahí más como letrista e intérprete que como músico. Es evidente, por lo tanto, que 19 días y 500 noches es un disco fundamental para entender a su autor y también la música popular de España (sí, hasta ese punto es vital este trabajo) y por ello mismo el nuevo libro de Juan Puchades no necesita justificación alguna. Era un libro necesario y punto.

Puchades contextualiza el disco, le da un inicio (aquel controvertido trabajo a dúo con Fito Páez), explica sus razones de ser, lo desmenuza y lo concluye (detallando una gira repleta de detalles interesantes). Además, ha contado con la participación del propio Sabina, que sin oficializar el libro, muestra cortesía y deferencia hacia su autor. Por supuesto, hay más invitados. El productor Alejo Stivel es clave para entender cómo fue el planteamiento de 19 días y 500 noches, e igualmente músicos participantes aportan sus recuerdos para acabar de colorear un lienzo que, ciertamente, nunca pierde color. Stivel fue valiente a la hora de sacar a Sabina fuera de su zona de confort, lejos de sus músicos de confianza, y que nadie lo dude, eso fue fundamental para que 19 días y 500 noches alcanzara la grandeza. Entiéndase bien, ¿podría haber sido tan brillante de haber sido grabado junto sus colaboradores habituales? Quizá. Pero si este disco es tan bueno es porque Stivel quitó el mantel a la fuerza.

Toda la locura implícita a la grabación del disco, la presión para finalizarlo con el tiempo pisándole los talones a un Sabina que no dejaban de rematar y rematar canciones frente a un Stivel que sufría la demora, queda encerrada en las páginas de este 19 días y 500 noches, Sabina fin de siglo. Puchades rinde homenaje a la obra mientras a la vez la disecciona, cumpliendo su misión con éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.