Marianne Faithfull – Before The Poison (Naïve)

La musa Marianne Faithfull vuelve. La madurez personificada, con una voz filtrada por el tabaco y un canto de desesperación vital, en el que transluce un estado de ánimo alicaído, estremece durante la primera escucha, y en las sucesivas mantiene la tensión. El encanto de este Before The Poison, rabiosamente grunge, es que supura una especie de suciedad orquestada por músicos geniales en el apogeo de sus carreras.

Faithfull habla de amor (“Mystery of Love”, “Crazy Love”), amigos (“My Friends Have”) y muerte (“There is a ghost”, “Last Song”), en un disco que le han escrito PJ Harvey, Nick Cave, Adrian Utley (Portishead) y Damon Albarn, encargados de musicarlo todo, a excepción de la voz de Faithfull, claro está. Ellos escriben las letras y producen el sonido, y la musa pone la desesperación. Una reunión de genios que, como en toda obra de genialidad, no siempre alcanza los objetivos de brillantez, pese a que algunos momentos sí lo haga, netamente en los lánguidos y agresivos cortes de Nick Cave, que brilla sobretodo “Desperanto”. Junto con el tema elaborado y escrito por Albarn, sin duda un enorme músico (siempre y cuando no se deje atrapar por los desgastados Blur), la salvaje “Desperanto” constituye la cima de este disco. Las letras de PJ Harvey, cantadas por Faithfull, crean la extrañeza de pensar en cómo cantará cuando tenga 60 años. Sin duda, artistas totales ambas.

Before The Poison son diez canciones de intimidad pero también de nervio, de café y cigarrillos en suma, que pegarían junto a la última película de Jim Jarmush, que precisamente no es la mejor de su repertorio. Parece un disco hecho en un piso de lujo de París, pero pensando en el resto de la humanidad. Depresivo, a ratos, atrapa al oyente en una espiral de mal rollo salvaje. ¿Álbum del año?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.