McEnroe (Muxikaberri) Getxo 07/01/22

Hay trayectorias artísticas que tienen mucho mérito y la de McEnroe es una de ellas. No todos los artistas y grupos enfocan su creación de la misma forma, ni forman parte de la industria con la misma urgencia. Hay formaciones que poseen una gran virtud, la paciencia, y eso, con el paso de los años, les reporta grandes satisfacciones.

Me siento capaz de visualizar en una línea del tiempo cómo ha sido el recorrido del grupo de Getxo. Tal vez por afinidad, por una sintonía que desde el primer día (hace diecinueve años) sentí con ellos, no pierdo la oportunidad de ensalzar su carrera. Y en este 2022 más que nunca, porque McEnroe celebran sus veinte años de amistad.

Tanto quien suscribe estas líneas como quienes dirigen esta santa casa, deseamos lo mejor para Ricardo, Jaime, Gonzalo, Edu, Pablo y el último en unirse, Jaime Arteche (con quien Ricardo tiene un disco grabado que este año verá la luz).

Como signo de gratitud, de amor por su pueblo, el sexteto que capitanea Ricardo Lezón abrió el nuevo año con una actuación en Muxikaberri de Getxo. Poder celebrar este encuentro con sus seguidores más cercanos, a pesar de las restricciones de la pandemia, era importante para la banda. Importante de verdad. De esas citas que te ponen nervioso y te imponen.

El repertorio podría haber tenido muy diferentes formas, el elegido fue bello y cautivador. Cualquier otro lo hubiera sido igualmente. Repasar dos décadas (con seis álbumes principales; “El Sur de Mi Vida” fue su primer largo, 2003 autoeditado) repletas de canciones sumamente emocionantes en noventa minutos no es nada fácil. En esta ocasión, las elegidas fueron:

“El Mar Vivo”
“Cuando Suene This Night”
“Mundaka”
“Londres”
“Islandia”
“Rugen las Flores”
“Por Qué Combatimos”
“Cae la Noche” fue interpretada por Jimena Lezón, hija de Ricardo.
“Otras Vidas”
“Asfalto”
“Los Valientes”, cantada por Mario del grupo Galerna.
“Coney Island”
“Luz de Gas”
“La Cala de los Alemanes”, tema que pertenece al disco colaborativo “DalecandELA” y que dedicaron a Jaime Lafita, enfermo de ELA y catalizador de la asociación ‘Dale CandELA’
“Tormentas”

Y para cerrar:

“La Electricidad”
“La Distancia del Lobo”

Ricardo se refirió a Jimena y Mario como “el relevo” y fue un bonito gesto con dos jóvenes músicos que han crecido sintiendo a McEnroe como parte de su vida.

El público que llenó la sala mostró en todo momento el cariño hacia el grupo, el calor de los de casa estuvo muy presente. A buen seguro, tal y como apuntaba al principio, los músicos sintieron que no se trataba de un concierto más y sus rostros mostraron felicidad y gratitud. Los comentarios, siempre muy humanos y sentidos, llegaron por parte de Ricardo que disfruta de McEnroe como si fuera el primer día, con la ilusión que muestra un niño cuando descubre ese “juego” que le llena.

Una velada para el recuerdo, que sonó brillante y armónica, y que supuso una celebración de esas que nos ayudan a seguir adelante con la llama encendida.

Foto: Twitter de Ricardo Lezón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien