Moby – 18 (V2 Records)

Pues por fin aquí lo tenemos. Después de esperar nada más que tres añitos, llega el nuevo material de Richard Melville Hall. ¿Y quién es ese? Pues sí, es él , es Moby, que recoge este nombre artístico porque es descendiente del escritor de “Moby Dick”, Herman Melville.

Este nuevo trabajo se titula 18, y dieciocho son los temas que contiene este Cd. Y es que tenía este compositor una difícil tarea: superar su gran obra maestra Play. Y se puede decir que este trabajo tiene mucho que ver con Play y no sería fácil decantarse por uno u otro.

En ciertos momentos de 18 nos podemos dejar llevar por sonidos muy semejantes a Play. Canciones como “In this world”, “One of these morning”, “Extreme ways”, … son temas que bien pudiesen pertenecer a su anterior álbum.

Sin lugar a dudas la canción que va a ser el estandarte de este nuevo disco será “We are all made of stars”, que es el primer single de Moby a nivel mundial. Su amigo Timo Maas ya le ha hecho un grandísimo favor para promocionar el tema, y la versión más discotequera de éste (remezclada por Timo) ya es número 1 de las listas de Reino Unido, en cuanto a singles de dance se refiere.

También me gustaría destacar del disco el tema que sirve para dar título a este trabajo, “18”, canción muy lenta, con un sonido precioso como si de un piano de cola se tratase. Los acordes de esta canción circulan en una atmósfera de recogimiento y nos trasladan a las grandes canciones de música clásica de compositores archifamosos.

Es 18 un trabajo que no nos va a dejar nada para la sorpresa. El que esté buscando un sonido similar a Play lo va a encontrar aquí. Moby quiere dar continuidad a un estilo que le ha dado muy buenos resultados con su anterior trabajo. Allá queda su etapa de punk con Vatican commandoes, o sus otros dos proyectos: Awol y Caeli Seoul.

Es un álbum recomendable para aquellos que os dejasteis enamorar por Play. Pero eso sí: me parece demasiado el tiempo de espera que tuvimos que aguardar para este nuevo trabajo. Tres años son demasiados para un nuevo proyecto que bien se podría titular “More of the same” (Más de lo mismo). Las comparaciones son odiosas, pero seguro que muchos caerán en ellas cuando escuchen 18 (tengo que reconocer que yo mismo lo he hecho) y tengan como referente en su mente Play.

En definitiva, un disco que refleja la continuidad y establecimiento de un compositor del nuevo siglo, y que se consolida entre los más grandes de la escena de ritmos electrónicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.