Nine Inch Nails – Year Zero (Interscope)

Incluso para un fan talibán de NIN, tras el fiasco del disperso With teeth, la fe en el maestro Reznor estaba resquebrajada. Nada esperaba de Year Zero y ciertamente, tras su escucha minuciosa, no todo está perdido. NIN jamás volverán a escribir una obra a la altura de las publicadas la pasada década, pero Trent puede aún escupir su veneno con credibilidad y valentía.

Vuelve el concepto, el bloque sólido de transmisión abandonado desde The Fragile. Destaca el enfoque de Year Zero: lo que antes era focalizar la música en el dolor particular, en la incomprensión de weirdo encerrado en su cuarto oscuro, pasa a hacerlo en la vergüenza y la frustración de ser ciudadano estadounidense. Una crítica durísima a la sociedad y política de U.S.A., y por añadidura de occidente; a su radicalismo religioso y afán imperialista justificado con La Biblia en una mano y la metralleta en la otra. Por tanto, amplitud de miras; una perspectiva comprometida con la realidad y ajena al individualismo imperante en sus obras maestras Downward Spiral o Broken.

Es este un trabajo mucho menos guitarrero, predominantemente electrónico, industrioso y con más máquinas de por medio que, sin embargo, muestra más músculo e intenciones que la minucia de With Teeth. No existe la violencia sónica explícita de antaño, a pesar del explosivo inicio con “Hyperpower!”, “The beginning of the end” y “Survivalism”, que da paso a una rabia más sutil e intrincada, defendida por una infecciosa electrónica carcomida (inapelables “Vessel”, “My violent heart” y el binomio canto a la alienación “The greater good”-“The great destroyer”). Mención merece “Another version of the truth”, instrumental belleza muerta al piano que rememora temas como “the frail” o “A warm place”.

Una notable mejora de actitudes, menos tangible en lo musical, que esperamos persista con su continuación el próximo año según palabras de Reznor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.