Portonovo – En Aquellos Tiempos Siempre Era Fiesta (Jabalina)

”Mira, no hay nada, y lo que queda es de cristal”. Es curioso como empieza este disco, ya que hay mucho, y las canciones y melodías de este sexteto madrileño sin duda respiran delicadeza, pero no se rompen.

Carlos Ynduráin(programación, melódica y voces), Reyes García-Miró(voz), Pablo Hernández(guitarra), Iñaki Cano(teclados), Daniel García(bajo) y Luis Porras(guitarra) apuntaron ya alto con su anterior ep No es bueno mirar al sol(03), y con su debut en formato largo no sólo no decepcionan, sino que han conseguido hacerse un hueco en la escena nacional como uno de los debuts más deliciosos del pasado año.

En esta ocasión las guitarras han tomado mayor protagonismo (“La flecha valona”, “La cuarta forma”), en perfecto equilibrio con las programaciones y tranquilos ritmos electrónicos. Ésto, junto con la voz de Reyes, les hace desmarcarse un poco de la mayoría de los grupos actuales de nuestro país. Siguen reflejando el gusto por crear paisajes sonoros al tiempo que retratan historias y sensaciones vividas en sus canciones, en las que Carlos Ynduráin es el artífice de todas letras. Letras que juegan en ocasiones con la metáfora y a veces con la libre interpretación del oyente, pero que dejan entrever pequeños rayos de luz entre las crónicas de desamor que priman en los temas (“Tu casa en las alturas” o “Las piscinas en febrero”).

Incluyen de nuevo la maravillosa “Ártico”, “Loplop” y “Sus lagartos” (que es una adaptación del poema del mismo título de Ángel Crespo), que ya pudimos escuchar en su maqueta Alto, bajo, frágil(01) y de nuevo vuelven a colaborar con Guille Mostaza (Ellos), en la producción y masterización del disco.

Sin duda un disco que no debería ignorarse, que nos acompañará igual de bien en los días lluviosos como en los que brille el sol, aunque no sea bueno mirarlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.