Saint Germain – Poble Espanyol (Barcelona)

Plaza Mayor del Poble Espanyol. La noche es muy agradable, demasiado, incluso para finales de julio. El recinto, pese a sus enormes dimensiones, empieza a llenarse. Por fín, con bastante puntualidad, empieza a desfilar la banda por el escenario. El genio francés, Ludovic Navarre, conocido como Saint Germain, tímido y modesto, se cobija tras su mesa de mezclas. De allí no saldrá excepto en una ocasión, en uno de los momentos más álgidos de la actuación, en la que animará a uno de sus músicos, el virtuoso percusionista Carneiro.

Se intuía la genialidad de los músicos, pero la incógnita era saber cómo sonaba en directo esta música, plagada de samplers, de fragmentos pre-grabados. Una técnica que Saint Germain ha sabido manejar como nadie, impregnándola de un gusto y un toque personal únicos.

La prueba fue superada con creces. Los asistentes estaban rendidos ante su dios y le obsequiaban, como tributo, sus danzas imparables, originadas por el ritmo frenético de los instrumentos.
Más de dos horas largas de concierto, en las que se escucharon maravillas como “Rose Rouge”, “What you think about” o la esperada “Sure Thing”, con la voz de fondo del malogrado John Lee Hooker. Todas ellas, canciones de “Tourist”, el tercer y definitivo álbum de Saint Germain y publicado por el prestigioso sello de jazz “Blue note”.

De los animosos músicos del francés, seis en total, destacan el mencionado Carneiro, que desplegó toda su gracia y talento en canciones como “So flute” o “Latin note”, y el saxofonista y flautista Edouard Labor, que hizo las veces de maestro de ceremonias, a falta de un Ludovic Navarre menos intimidado por el público. ¿Pero quién le puede reprochar su timidez? Al fin y al cabo sus palabras son su música y con eso no hay quien le pueda dar la réplica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.