The Human League – Teatro Circo Price (Madrid)

The Human League actuaron el día 5 en Madrid en uno de los conciertos más esperados de la temporada, dentro del ciclo de conciertos Heineken Music Selector. El escenario, un precioso Circo Price. El comienzo fue algo dubitativo, donde el sonido no fue el esperado, con el nuevo single “Never Let Me Go”, de su álbum Credo, del que por cierto sonaron sólo tres temas.

El grupo de Sheffield, uno de los pioneros del synth pop y responsable de la masificación de este estilo no decepcionó a casi ninguno de los asistentes al concierto. Pese a ese sonido inicial y pese a que Phillip Oakey desafinó en algún momento (“Human”, sobre todo). Y dicho esto, enumeremos lo que hizo que Human League nos divirtiera de tal manera.

1) Los hits. Siempre han manifestado que el éxito de sus hits está en su simplicidad. Que dentro de su estilo siempre han conseguido mayor éxito cuando menos se lo han propuesto. Y cuando un concierto empieza con “Open Your Heart” (donde arrancó realmente el espectáculo), “Tell Me When” y “The Sound of the Crowd” (su auténtico temazo) y acaba con “Fascination”, “Mirror Man” y “Don´t You Want Me”, no hay mucho más que decir, sobre todo si contagian al público como lo hicieron.

2) Dejando a un lado su punto más comercial (casi siempre coherente con la banda), no hay que olvidar que desde el año 1979, son uno de los pioneros de un estilo único en la historia del pop. Y que los programadores Martyn Ware e Ian Craig Marshall formaron The Future, auténtico caldo de cultivo de The Human League, con unos directos muy novedosos por entonces. Más de 30 años después, Oakey y los suyos no lo olvidan y en cada concierto, temas como “Empire State Human” y “Being Boiled” (eché en falta “Seconds”), se encargan de recordarlo por si a alguien se le olvida. Y sigue sonando analógico.

3) El nuevo disco, Credo, no tuvo mucha representación, pero fueron “Egomaniac” y “Night People” (con un final in crescendo que parece ideado para empezar cualquier fiesta) dos de los temas que mejor parados salieron en la representación. Y da gusto ver como hay grupos que mantienen ese espíritu en directo y mejoran lo que hacen en estudio.

4) Susanne Sulley. La rubia vocalista de THL estuvo anoche espectacular. En todos los aspectos. En estilo, en moda, en belleza. No dejó en ningún momento decaer los temas. No es que Phillip Oakey necesite mucha ayuda en el escenario, pero ayer, Susanne pareció comerse al resto de la banda en un par de ocasiones. 

5) Acabar con “Together in Electric Dreams” como segundo tema del bis le otorga un colchón a cualquiera. Pero bien ganado. Los años de trayectoria y buen gusto de los ingleses parecen no haber menguado con el tiempo y estos diez años entre Secrets y Credo parecieron anoche acortarse en el tiempo cuando tras la hora y pico, dejaron a la gente con esa sonrisa boba tan agradable en el rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.