Viva Suecia (Sala Custom) Sevilla 05/04/19

La suerte hay que buscarla. Los medios en algunos casos pueden ayudar en gran medida, pero si el talento y la predisposición no responden puede que no sirva de mucho el esfuerzo por promocionar un proyecto que al final acabará cayéndose por sí solo. En la conjunción de varias de estas cosas se halla el secreto del éxito de Viva Suecia, un cuarteto murciano que se caracteriza por acompañar sus rabiosas melodías de pop indie con unas letras algo más cuidadas de lo habitual en el circuito. Tienen el plus de contar con una voz inconfundible y bien dotada para la causa, la de Rafa Val, y además son unos instrumentistas potentes que se emplean a fondo en cada directo, con lo cual otra de las claves de su reciente repercusión en la escena puede quedar revelada. Solo han grabado dos discos y andan ya enfrascados en el tercero, casi se podría decir que lo necesitan con urgencia para renovar un repertorio que han paseado, y siguen, por los cuatro puntos cardinales y alguno intermedio de la geografía nacional. El viernes la agenda los llevaba por segunda vez en su carrera a Sevilla, esta vez a una sala de aforo y sonido más decentes como la Custom, y allí aunaron un amplio porcentaje de temas de una y otra entrega ante los convencidos oídos de un grupo de personas cuanto menos variopinto en apariencia y edad. Tal vez eso de la música para “modernos” –término que últimamente viene siendo esgrimido a modo de insulto entre quienes no conocen el significado de la palabra riesgo- ya no sea una cuestión puramente generacional.

Los cuatro Viva Suecia se muestran como una entente rocosa y bien pavimentada desde el momento del brindis inicial con vino y otros licores, y enseñan los dientes incrustados en perlas del calado lírico de “Aprendemos a nadar” o “Acabaremos muriendo en ello” como si de unos Radiohead sin tantas pretensiones se tratase, y dándole una pátina de trascendencia progresiva a “Palos y piedras”. Manejan los crescendos y los cambios de ambiente que llevan de “Los años” a “El nudo y la esperanza”, momentos coreados y con la adrenalina a pleno pulmón de todos los que ya conocen las canciones al dedillo y las disfrutan con la misma pasión que quienes las crearon. Tal vez en Otros Principios Fundamentales no haya tantos ganchos como en el primer pelotazo que supuso La Fuerza Mayor, o al menos puede que perdieran capacidad de sorpresa, pero en cambio se reafirmaron y ganaron confianza en sí mismos y siguen defendiendo grandísimas canciones como “A dónde ir” junto a otras que miran más hacia adentro como “¿Nos ponemos con esto?”, aunque saben que el plato fuerte, o al menos hasta hace poco lo ha sido puesto que la reservaban normalmente para el final de los bises, es ese “Hemos ganado tiempo”, un tema intachable que se convirtió en himno desde el primer momento que fue escuchado. Ahora terminan el concierto con cuatro ases, sendas apuestas ganadoras que dejan el listón a un nivel cada vez más alto, a medida que se afianzan en sus prestaciones escénicas y ajustan guitarras y pedales en función de lo que quieren tocar en cada momento. “Piedad”, “Permiso o perdón”, “Bien por ti” y “Todo lo que importa” son, por sí mismas, piezas que algunas de las bandas que se apelotonan por encima de ellos en las primeras líneas de los carteles festivaleros matarían por firmar alguna vez. Y mejor que no demos nombres. El tramo final del set list es sencillamente impagable, y quedarte con ganas de más escuchando a un grupo al que el único pero que se le podría encontrar es el de una a veces amenazante uniformidad sonora que esperemos no les cree problemas en el futuro, es una buena cosa. Excelente podría decirse.

El nivel de estos señores en directo ha crecido como la espuma en los últimos dos años, justo el tiempo transcurrido para que sus últimas canciones hayan cobrado mil y una vidas en los diversos escenarios por las que las han paseado. Ya solo falta esperar, y desear, que lo suyo no sea un espejismo de felicidad en un océano de ofertas en el que cada vez resulta más difícil distinguir el polvo de la paja. Mientras tanto, es lícito considerar a Viva Suecia como lo que son: Una firme realidad. Y en directo, corregida y aumentada.

Un comentario sobre “Viva Suecia (Sala Custom) Sevilla 05/04/19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.