Death Valley Girls – Under The Spell Of Joy (Suicide Squeeze Records)

Death Valley Girls lanzan su cuarto álbum de estudio bajo el nombre de “Under The Spell Of Joy”. Confiesa la cantante y gurú, Bonnie Bloomgarden, que el título hace referencia a la camiseta de la banda Joy, que estuvo vistiendo, por encima de sus posibilidades, durante 5 años de manera consecutiva (cuál Indurain y su maillot amarillo), llegando a convertirse en una especia de talismán para ella (véase calzoncillos de pillar).

La banda, autoetiquetada como “California doom boogie”, lleva paseando desde 2013 su garage rock/ psych pop sin soltar las banderas del feminismo y el misticismo. A lo largo del recorrido, es palpable la lucha interna entre la luz y la oscuridad a la hora de componer. Esta vez, toca oscuridad de la buena.

Y queda claro desde el principio. El primer corte es “Hypnagogia”, palabro que hace referencia al estado transitorio entre estar despierto y estar dormido, en el que la mente, en ocasiones, se da un garbeo por terrenos insospechados. La atmósfera pesada empasta de maravilla con las voces corales, que acentúan la sensación de trance. El viaje es asaltado constantemente por el saxo que susurraba a las ballenas, creando una tensión post-punkalíptica que corta.

De vuelta de otros mundos nos recibe “Hold my hand”, corte garagero de nuevo cuño, que si me vendas los ojos, bien podría confundir con The Murlocs o Brian Jonestown Massacre. Sin duda, un buen chute de energía  positivista. Pero, no te fíes, pues queda emparedado con la siguiente canción, la que da título al álbum, montándonos de nuevo en la nave. Sin embargo, esta vez, la guitarra de Larry Schemel rellena con más chicha las entrañas. El último tramo coge velocidad y nos propone un coro que parece cantado por cientos de mini Iggy Pops con ganas de hacer pogo.

“Bliss out” tiene un deje a The Jesus and Mary Chain de buena mañana y sin resaca. Comandado por el órgano de Laura “The kid” Kesley, es el corte más pop de todo el repertorio, junto con “Little Things”, y el que más se ajusta sonoramente a una girl band.

¡Atención! Aviso para oyentes. Si usted padece de cansancio crónico los dos siguientes cortes pueden producir los mismos efectos somnolientos que el helicóptero de las retransmisiones del Tour de Francia. “Hey Dena” y “The Universe” nos adentran en cadencias hipnóticas y melodías inquietantes. Es en estos pasajes en los que uno empieza a dudar del acierto o no de la inclusión del saxofón. En algunos momentos evoca a Morphine, en otros nos lleva incluso a Blade Runner, y en otros parece que llevaba por allí desde los 80, dejando un regusto apolillado un poco confuso.

A modo de sobresalto se concatenan tres canciones que llevan la denominación de origen de los anteriores trabajos de la banda. “It all washes away”, “Little things” y “10 day miracle challenge”, nos ofrecen un abanico de garage aleado con diferentes géneros, destacando el garage con chupa de cuero de “10 day miracle challenge”.

Llegando al final nos topamos con la rara avis del disco; “I’d rather be dreaming”, con una progresión de acordes que embelesa, a la par que acaba convirtiéndose en monótona. A destacar la calidad de la voz en esta canción, probablemente la más destacada del recorrido.

Para decirnos adiós la banda se despida con “Dream cleaver”, saliendo por la puerta con la cabeza bien alta. El corte está en la línea de sus adorados B-52’s  y es uno de los más completos de todo el LP. Es además, el único vídeo realizado en condiciones de la antigua normalidad, ya que fue sacado como adelanto hace más de un año. El resto de vídeos; “Hypnagogia”, “Hold my hand”, “The Universe” y “I’d rather be dreaming”, fueron realizados en tiempos de pandemia, en lo que podría denominarse covideos, que bien merece un estudio culturológico.

Under The Spell Of Joy es un buen disco en el que puedes encontrar las señas de identidad de la banda; ruidos garageros, estructuras a lo Velvet Underground y oscurantismo con mechas de poptimismo. No obstante, han sacado la punta de un pie del tiesto para explorar mundos cósmicos, pero hasta el extrarradio, dejando en el oyente, a veces, sensación de amalgama.

El valle sigue rebosante y lleno de vida, aunque a veces huela a agua estancada. Veremos a que mundos nos llevan en el próximo viaje.

Escucha Death Valley Girls – Under The Spell Of Joy

Un comentario sobre “Death Valley Girls – Under The Spell Of Joy (Suicide Squeeze Records)

  • el 23 Octubre, 2020 a las 1:55 pm
    Permalink

    Pensé lo mismo con lo del saxofón… Y también pensé que, cada vez más, se acercan a la brujería lisérgica setentera de manera muy acertada. Creo que Coven les daría su bendición. Echo de menos sus locuras por nuestros escenarios… Bueno, como si solo fuera eso lo que echo de menos…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.