Entrevista a Marcos Gendre y Cathy Claret por ‘Blues de la Frontera’

Una tarde soleada en Barcelona. Quedo con el periodista y escritor Marcos Gendre, y la compositora Cathy Claret para charlar sobre el excelente libro de Gendre “Blues de la frontera. Anarquía y libertad de los Amadoreditado por Efe Eme hace unos pocos meses.

Dos personas apasionadas de la música del grupo sevillano, y que desde ópticas diferentes han registrado cada uno de los pasos que llevaron a la publicación de esa obra maestra del mestizaje sonoro.

“Es extraño que ninguna de las figuras actuales del flamenco sea gitana…Es bastante representativo”

¿Cómo surgió la idea de hacer un monográfico sobre “El blues de la frontera” de Pata Negra?

Marcos: La idea surgió de la revista Efe Eme que tiene una colección de discos nacionales. Pensé en varias opciones pero realmente me intereso más el de Pata Negra después, ademas, de que la biografía que le hicieron en Máscara en el 96 me pareció muy incompleta, tirando al amarillismo en algunas cosas (que si se llevaban mal, el tema drogas…). No se centraba en la importancia de su música. Después de escuchar los discos de varios grupos que eran opciones para el libro, mi chica y yo, pensamos ¡Pata Negra! Luego te das cuenta de que existe un vacío cultural muy importante sobre ellos, un vacío en cuanto a prensa escrita. Se ha hablado bien, pero se han quedado más en la reverencia pero en lo que ha significado la elaboración y posterior importancia del disco. Ellos trabajaron cerca de una año más de 10 horas diarias para confeccionarlo. La parte gitana es lo que realmente cuenta, lo demás es accesorio. Empecé a hablar con Cathy y con toda esta gente que vivió junto a los Amador, y te hablan de forma tan llana y reflexiva que parece que estas viendo una película.

Cathy: Se tenia que dar voz a la gente que no se les da voz…

Me ha gustado la estructura del libro, diferentes voces. Un soberano trabajo de cotejo de información ¿no?

Marcos: Sí, ha sido un trabajo costoso de hacer con tanta entrevista, pero quería que todos tuvieran su voz registrada y que se viera en el libro, tanto payos como gitanos.

¿Cómo fue la selección de la gente que tenía que aparecer?

Marcos: Fue tomando forma de manera muy natural, y a través de contactos fui conociendo a la gente. Miquel Botella me llevo hasta Cathy, y ella me llevó a conocer a toda la familia. Hablar de Pata Negra es hablar de la familia Amador y su forma desbocada de hacer música. Estuve con Pachón, Lolo Ortega, y así fui haciéndome una lista de la gente que de alguna manera colaboró en hacer el disco.

¿Cuánto tiempo te ha llevado estructurar toda esta información?

Marcos: Unos 10 meses, de estar todo el día en esto; unas 4 horas al día sólo con esto son horas ¿eh? Tenia que buscar huecos para sacarlo adelante.Tuve que organizar preguntas también para reflexionar acerca de las connotaciones de la canciones y del disco a posteriori. Es interesante descoser cómo estaban hechas las canciones.

¿Los hermanos Amador por qué no aparecen?

Marcos: No lo puedo decir, lo prometí a la familia, pero que no estén es una ventaja porque su voz sale a través de su familia y amigos, y es interesante como forma de reivindicación. Ellos vivieron la locura creativa al lado de ellos.

Cathy, ¿conoces desde siempre a los Amador?

Cathy: Sí, había hecho las vendimias en Francia, y allí escuche a Pata Negra. Cuando fiché por Virgin les dije que quería a esos guitarristas. Tocan súper fuerte, y ni en America había escuchado nada igual. A través de sus primas los hice venir a París. A partir de ese momento surgió una amistad enorme. Me vine a Barcelona y me quede a vivir en casa de sus abuelos, imagínate ¡hace 30 años!. Era una más de la familia, y son los mejores recuerdos de mi vida. Era una vida muy pura.

No estuviste en el estudio con ellos, pero ¿cómo viviste la gestación del disco?

Cathy: Viví cuando se crearon las canciones. Estaba con ellos en las reuniones familiares, en las fiestas donde nacían los temas. Raimundo tenia muchas canciones que por falta de oportunidad no pudo grabar. No se les ha dado por el racismo institucional la importancia que tenían.

¿Qué opinión tenéis sobre el debate de apropiacionismo cultural?

Marcos: Hay que saber de dónde vienen las cosas, y saber de dónde vienen los pioneros. Rosalía, en mi opinión, es como una Mala Rodriguez pero con menos talento aunque me gusta. El Niño de Elche tiene su valor, pero se han olvidado la conexión con la gente. La tradición oral tiene un componente muy fuerte, y llevar el flamenco al indie se olvida que el flamenco lleva mucho tiempo evolucionando, y parece que se haya inventado algo. En Pitchfork, por ejemplo, han puesto a Rosalía como una pionera de meter las raíces del flamenco en el pop, y se lleva méritos de gente que hace ya lo mismo desde hace 40 años, con lo que no tiene un carácter tan revolucionario desde ese punto.

Cathy. Subscribo todo. Todo pasa por el racismo institucional. Quieren enterrar a todos los gitanos, y me duele en el alma que gente esté muriendo en el olvido, gente que desde hace 30 años ya mezclan flamenco con electrónica. ¡Que se quiten las mascaras ya! . ¿Sabes que Cervantes era racista y le hacen estatuas?, y ¿por qué a Camarón no?… Todo se compra, incluso la tradición gitana.

Marcos: Es extraño que ninguna de las figuras actuales del flamenco sea gitana…Es bastante representativo

Cathy: Estoy muy enfadada porque es racismo, son privilegios que no tienen los artistas gitanos. En España hay racismo desde todas las esferas institucionales. Fíjate que en Francia a “Manitas de plata” le han hecho una estatua en el centro de la ciudad. Camarón tendría que tener una estatua en La Rambla. En las subvenciones culturales los gitanos siempre se quedan fuera.

Marcos: Mucha gente gitana no puede grabar y todo se queda en traiciono oral que se pierde, es terrible.

Cathy: Los gitanos somos muy modernos. Pata Negra tocó con los raperos de NYC. Los artistas me merecen todo mi respeto, ya sean payos o gitanos, pero los artistas payos se aprovechan de los privilegios del sistema capitalista.

¿Qué importancia tuvo “El Blues de la frontera” para entender todo aquello que se llamo mestizaje?

Marcos: Es lo que pudo haber sido más de lo que es ahora realmente. Nadie ha conseguido coger el testigo, porque este disco lo ven como un gran monolito intimidante, por lo tanto, otros artistas lo fueron llevando su influencia a otros terrenos. Es algo único, una música que llegaba por inercia. Ahora todo lo que se nutre del mestizaje es bastante impostado, no como el “Blues de la frontera” que nacía de la asociación libre. “Shongai”, otro disco importante de aquella época, nació de una conexión natural, entre Africa y el flamenco de siglos de tradición.

Cathy: Hay una conexión natural porque tienes unas mismas vivencias.

“Nadie ha conseguido coger el testigo de Pata Negra, porque este disco lo ven como un gran monolito intimidante, por lo tanto, otros artistas lo fueron llevando su influencia a otros terrenos”

Pata negra esta muy ligado a Las 3000 viviendas, un sonido que caracteriza un espacio.

Marcos: Eso se esta perdiendo también. Cuando escuchas a Public Enemy tu sabes que es el guetto de NYC , y Pata Negra son Las 3000 porque te dan un marco geográfico a través de la música.

Cathy: Ahora todo es marketing…¡que se haga una artista en un mes!

Marcos: Pata Negra es hablar de una Sevilla mágica, como dice Silvia Cruz Lapeña en el libro.

Cathy: Yo desconfío del flamenco que descubren los payos, porque los gitanos son muy modernos, y están atentos a que salga un nuevo genio.

Pata Negra asimilaba de forma natural, sin imposturas, el blues, soul, rock…

Marcos: Con eso habían crecido. Ellos escuchaban a Janis Joplin, Prince…eran muy permeables a muchos estilos, y lo hacían muy suyo en su música.

Cathy: Las abuelas estaban con Michael Jackson que no meaban…

Me gusta que en el libro se reivindique el primer disco de Pata Negra, el “Rock Gitano”. Parece que con el “Omega” se hubiera inventado la fusión, pero este disco de Pata Negra ponía ya las bases de todo aquello

Marcos: Con el “Omega” estaba mucha prensa detrás, pero “Rock Gitano” pudo haber sonado mejor, con una mejor producción. Es un disco que está hecho entre amigos, todos juntos hablaban para quedar y se ponen tocar, y ya está. El disco de Morente y Lagartija Nick fue necesario para acercar el flamenco a la comunidad indie. A Morente lo admiro, pero se ha exportado más su figura que a Camarón y me parece alucinante, porque Camarón es lo más importante que ha parido la cultura de este país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.