Un libro recoge 100 obras imprescindibles de la música clásica

Vivaldi se puso de moda 200 años después de su muerte. Händel componía música con el fin de ayudar a las personas a ser mejores. La marcha triunfal de Aida, de Verdi, tiene como escenario histórico el esplendoroso Egipto de los faraones. Grofé compuso una pieza musical al Gran Cañón de Colorado. En el borrador de la partitura de MetamorfosisStrauss escribió 7-5-1945. In memoriam, la fecha de la rendición alemana en la Segunda Guerra Mundial.

Estos son solo algunos de los secretos que esconde 100 Obras Musicales Imprescindibles, un libro escrito por José Luis Comellas y que publica Ediciones Rialp. Como el propio autor comenta, este libro “no es un tratado musical, ni tampoco una historia de la música”, sino el “recuerdo de una serie de obras musicales que me han hecho feliz y que comparto con el lector a través de textos sencillos”. Desde Charpentier, pasando por Bach, Haydn, Beethoven, hasta Schubert, entre otros, Comellas comenta con 100 breves textos cada una de las obras. Pero se desliga de expresiones técnicas o de términos musicológicos para sacar especial provecho a quien desee participar de la felicidad que a tantas personas produce la audición, en una sala de conciertos, en el coche, en casa, etc. de una obra compuesta por un músico generalmente conocido.

No se trata, por tanto, de un libro de lectura rápida. Todo lo contrario. Se recomienda al lector que vaya leyendo y conociendo la intención y la belleza de cada una de las piezas musicales mientras estas suenan. Y es que Internet nos brinda la magnífica oportunidad de acceder a ellas. De esta manera, se sumergirá a gran profundidad en los secretos y la historia personal de la mejor música de todos los tiempos; aquella que ha sido influencia y referencia para los músicos contemporáneos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.