Nestor Mir regresa con Un Immens i Infinit Continent

Néstor Mir es un humanista, un hombre del renacimiento. Si nos ponemos a enumerar todas las vertientes de su faceta cultural, nos entra vértigo: dirige una discográfica desde hace años (Malatesta Records), ha escrito novelas, ha hecho sus pinitos como dramaturgo, es un dinamizador cultural pionero en organizar la toma al asalto de los barrios de su ciudad (València) para llenarlos de música y también, en su faceta profesional de bibliotecario, aboga por llevar estos establecimientos públicos a una visión más acorde al milenio en que nos encontramos.

De su faceta estrictamente musical podríamos hablar largo y tendido. Ha cantado en francés -el idioma con que se estrenó-, inglés, castellano y últimamente en valenciano (o catalán, como prefieran). Sus alter egos han sido varios, como Fantasma Vermell, o Home Gran, proyecto en el que ha dado una interesante relectura a las canciones de Neil Young y ha hecho discos conceptuales como el de La Disolución Doméstica, en un formato que además combinaba lo musical con lo literario, o experimentos con la electrónica (La Batalla Vital).

Néstor Mir foto 2020

No obstante, de alguna forma se echaba de menos al viejo Néstor. Aquél que firmó discos como La Nuit Subatomique (Malatesta, 2009), llenos de canciones sencillas y redondas. Y eso es, al fin y al cabo, lo que nos ofrece en Un Immens i Infinit Continent, disco urdido a medias, además, con su eterno colaborador en Malatesta, Micalet Landete (Senior i El Cor Brutal), en el que Mir se vuelve a mostrar pletórico, resplandeciente en el manejo de la composición de canción pop. Porque sí, vuelve el pop a la vida de este autor con todo el esplendor del término. Y es que, salvando todas sus inquietudes, lo que mejor se le ha dado siempre a este tipo es escribir canciones.

En su nuevo disco, que aparece este mismo mes de febrero, Néstor Mir sigue cantando en la lengua de su tierra y lo hace con toda naturalidad, además, como si siempre lo hubiera hecho. “Terra” es la jovial melodía con que inaugura un disco en que nos abre su corazón un hombre feliz con su vida. No nos vende cabras, ni se pone intenso, ni imposta ningún temperamento torturado. Es un padre de familia, un tío normal amigo de sus amigos, con su amor, sus desvelos, sus preocupaciones. Uno de los nuestros.

Néstor Mir Portada 2020

El sonido, además, que los coproductores Landete y Mir han tejido con paciencia bajo la batuta de Luís Martínez en los estudios de éste, Little Canyon, es un resultado de todo lo aprendido en los diversos proyectos que mencionábamos. Las sutiles texturas electrónicas descubiertas en el tránsito entre el disco La Batalla Vital y la aventura de Home Gran siguen estando ahí, sólo que perfeccionadas, más afinadas y en su sitio, para que la sensibilidad pop que otorgan las guitarras y el resto de instrumentación analógica, tengan su protagonismo.

Para ello, nuestro protagonista se ha rodeado, como siempre ha sabido hacerlo, de gente más que competente: Juan Barcala (Cándida), a la batería, Pau Aracil (Artur Caravan, Las Víctimas Civiles), al bajo y Amadeo Moscardó (Alondra Bentley) a los teclados han contribuido a construir un álbum cohesionado y firme en sus planteamientos, al que grandes canciones como “Creuar l’oceà”, la preciosa “Amic meu”, la atmosférica “Vestit de estiu” o esa especie de balada romántica postmoderna que cierra el disco, “Colp a colp”, confirman como un regreso por todo lo alto de un autor necesario para entender la música pop valenciana. Un disco muy a tener en cuenta entre lo más granado del inicio de 2020.

Puedes escuchar Un Immens i Infinit Continent, lo nuevo de Néstor Mir, en su página de Bandcamp.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.