Porches – Pool (Domino/Music As Usual, 2016)

Con la prensa internacional bien atenta (y predispuesta) llega la nueva entrega del proyecto liderado por Aaron Maine, tras aquel debut de hace dos años y medio titulado Slow Dance In The Cosmos (2013). El pop y la electrónica se alían en armonía y con naturalidad a lo largo del segundo álbum de Porches, al amparo común de una apariencia nostálgica.

El neoyorquino muestra así sensibilidad a la hora de crear canciones, e incide una y otra vez en esas cualidades de preciosismo tecnológico y ambientes tenues que dejan entrever la luz. Una elección con la que además tiende a contagiar al oyente, tras ubicarlo en hipotéticos escenarios otoñales argumentados bajo títulos como “Underwater”, “Be Apart”, “Even The Shadow”, “Car” o la propia “Pool” que da nombre al elepé. La fórmula no es nueva y resulta manejada desde hace más o menos tiempo por artistas como Jay-Jay Johanson, Jaakko Eino Kalevi o Alt-J, pero suele funcionar cuando, como es el caso, prevalece un generoso número de canciones acertadas.

Maine se autogestiona y juguetea a su libre albedrío con sintetizadores y demás máquinas, hasta extraer el jugo que las diferentes combinaciones albergan. Sólo la propia reiteración de formas a la hora de alcanzar el objetivo y la limitación vocal del autor reducen la euforia, diluyendo parcialmente el impacto de una obra recomendable principalmente en dosis racionadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.