Te presentamos a la banda mexicana Ágora

Ágora es una banda mexicana de justificado culto, es una banda que se codea con lo mejor del ámbito musical internacional, ya está de más mencionar sus logros con Helloween, Motley Crue, Deep Purple y un largo etc. Considerarla una banda de culto no solo es por las bandas con las que han compartido escenario, es debido a la finura, virtuosismo y la exquisitez que le dan al metal con su música, Ágora ha sido un proyecto precursor de mucho de lo que se ha escuchado desde hace dos décadas en la escena del Rock Nacional. En este 2020, la banda integrada por Sergio, Manuel, Daniel, Lalo y Nat, muestra una vez más que siempre ha permanecido a la vanguardia y con Imperio ratifica y corrobora su capacidad para mantenerse adelante con un estilo en el que combinan con sabia y autoridad el sonido inigualable de sus componentes. No es fácil ser el emblema y ser considerados los abanderados principales del Rock Progresivo en México, y ellos lo
hacen ver fácil, gracias a su porte musical y a la voz de Nat.

Ágora fue capaz de producir un álbum en el que los 10 temas fluyen con una batería que va marcando el camino a seguir a lo largo del disco, Eduardo desató una batería vigorosa que se robó el protagonismo de principio a fin. Desde la portada hasta la última canción, al parecer estos señores de Ágora se la pasaron creando el soundtrack perfecto para los tiempos que se están viviendo socialmente, pareciera que la idea era darle un sonido ambiental y sonorizar la pandemia actual y los escenarios turbios que están estallando por todo el mundo. Imperio jamás cae en la monotonía y brinda a los oyentes algo de lo que muy pocos pueden presumir, un absoluto placer auditivo apocalíptico.

Además de presentarte a la banda, nuestro colaborador en México TIM pudo hablar con ellos en esta entrevista que te ofrecemos a continuación.

Valoramos esto de no saber cuándo volveremos a hacer un disco

Pocas bandas pueden presumir haber sido invitadas para abrir los shows de tipos de la talla de Guns and Roses, Mötley Crüe, Depp Purple, Kiss, Iron Maiden y un largo etcétera. La trayectoria de Ágora no solo se limita a eso, es una banda que ya con más de 20 años de carrera musical, con giras internacionales y participaciones en los festivales más importantes de México ha conseguido abrirse paso sin pedirle favores a nadie. Recientemente la banda presentó su disco Imperio dándole continuidad a las cuatro producciones anteriores que conforman la discografía de la banda y presentando lo que ellos mismos consideran el trabajo del que están más orgullosos. Eduardo Carrillo, baterista de la banda concedió esta entrevista exclusiva para hablar del trabajo realizado en compañía de Nat Contreras, Manuel, Sergio y Daniel Villareal.

¿Cuál era el plan original para presentar Imperio, el plan pre pandemia?

Ágora solo iba a sacar un solo sencillo, después, posiblemente sacaríamos el lyric video y la idea era presentarlo todo en el Festival Domination; ahí mismo era vender las copias físicas del disco en el festival y posteriormente armar la gira. Nosotros ya estábamos preparados para presentarlo, detener todo con la pandemia hubiera sido muy irrespetuoso para la gente que le gusta la banda. Lo podríamos resumir a que la solución fue darles el disco para acompañar a la gente en el proceso de la pandemia. Lo único que hicimos diferente fue sacar los sencillos poco a poco tratando de estirar un poco el tiempo, pero muy conscientes de que el plan ya tenía que llevarse a cabo. La banda optó por renovarse, buscar nuevos caminos, pero lo importante fue acompañar a la gente en este momento de la pandemia, hay que mantenerse creativos.

¿En algún momento paso por su cabeza esperar hasta el último momento para presentar el disco?

No, no fue así, muchos podrán criticarnos y no nos importa, dejamos el negocio de lado, nos fuimos por la gente. No todo es por el dinero; ahora en las reproducciones de plataformas está sucediendo lo que se tenía contemplado, la gente está encerrada y está buscando opciones, están buscando conocer música, hay gente de Sudamérica que nos está buscando, realmente las cosas se dieron bien, la gente buscaba consumir algo nuevo y lo encontró. No vamos mal con el disco, lo bueno que podemos medir las reproducciones, estamos contentos con lo que está pasando y obviamente tenemos que culminar todo esto con giras, tocando en vivo.

¿Cómo lidiaron con las coincidencias, la temática en general del disco va de la mano con la situación de la pandemia en el mundo? Parece que Ágora son los nuevos Nostradamus, los detractores los verán como oportunistas.

Así es, lo de la pandemia zombie está ahí en una canción, hay otras canciones como “Realidad virtual” que también habla de cosas que están sucediendo actualmente, hay canciones que teníamos desde el 2017, han sido coincidencias, la verdad hay cosas del álbum que tienen más tiempo. Nosotros estamos viviendo la reacción de la gente, ver como responden. Nostradamus no, el término es agorero, es ese tipo que piensa y dice que algo va a pasar a futuro, y pues sí, sin querer salimos agoreros.

Ágora es una banda de experiencia y largo recorrido, de la “old school”. ¿Cómo les ha funcionado usar las nuevas tecnologías y plataformas para distribuir su música y para ir midiendo el éxito que va teniendo el disco?

Tienes toda la razón, yo me considero de los viejos, viejos rocanroleros. Cuando se iba a subir este disco yo le hablé a mi mujer, a los compañeros de banda, a integrantes de otras bandas, amigos; les hablaba preguntando si no iba a tener problemas de subir el disco así, me preocupaba demasiado; yo me decía: “si no se sube bien el disco vamos a quedar mal con la gente”, todo el tiempo pensando que pudiera haber errores, les preguntaba a otras personas si habían tenido problemas para escuchar el disco. Para mí fue una nueva experiencia, el asunto fue como sentirme en año nuevo o en navidad, fue de esperar justo a las 12 AM y justo a esa hora dar el abrazo y festejarlo. Es algo que nunca olvidaré, es algo que me hizo muy feliz. El disco lo hicimos con mucho cariño para la gente, pero siempre anteponiendo que a nosotros nos gustara. Las canciones primero tenían que ser para nosotros. Pero ya estando cerca del lanzamiento estás diciéndote: “Ojalá les guste a los fans”.

¿Cuántas canciones quedaron fuera después de tantos meses de trabajo para quedarse solo con 10 canciones? 

Quizá 15, pero de esas 15 a algunas les tomamos algo para armar las canciones finales. La canción de “Infinito” está hecha de 3 rolas que teníamos, la unificamos, es una canción que me gusta mucho, es una canción larga, pero me encanta. Hay un tema que me gusta mucho la letra y no pudo entrar en este disco, la letra de nuestro vocal trae un tema muy sensible para la banda y esa canción no pudo entrar en este disco, pero eso me garantiza que seguiré haciendo música con ellos y que tenemos que hacer esa rola, es una gran letra. Este es un disco que no se hizo en un año, es un disco que viene arrastrando información de 5 años. No me molesta decir que es el disco que más disfruto, creo es el disco del que más orgulloso estoy, todos mis discos los amo, pero de este estoy muy orgulloso.

 

¿Este álbum descubrió elementos que desconocían tener de ustedes mismos?

Eso la gente terminará definiéndolo, pero yo hablo por mí, se logró un sonido más directo, un sonido más energético, sin tanto cuestionamiento, nos dedicamos a hacer música. Valoramos esto de no saber cuándo volveremos a hacer un disco. Eso provocó un Ágora sin freno de mano, simplemente lo hicimos, este Ágora no es una Coca Light, es una Coca de la que engorda.

¿Se consiguió el objetivo de hacer algo muy diferente que desmarcara este disco de los trabajos anteriores?

Comunica más rápido, la canción de “Realidad Virtual” es lo más progresivo que hemos hecho, es la canción más larga de nuestra historia, dura 9 minutos. Hay una balada y quedó súper light, pero me encanta. Sacamos lo mejor de nosotros intentando otras cosas, hay coros que no existían en Ágora; Nat, nuestro vocalista, canta más grave en algunas rolas; salimos de una zona de confort. La gente se dará cuenta de que no es el mismo disco anterior, verán que al menos nos tomamos el tiempo de crear algo distinto para ellos.

¿A ustedes les sucede que al concluir una grabación y presentar sus canciones a la gente llegan a tener esa sensación de que esas canciones dejan de pertenecer a la banda y se vuelven del público?

El día de la presentación de Imperio si sentí eso y me encanta. Pero coincide con esto de los tiempos que se están viviendo, para muchos está siendo un grito de esperanza, de guerra, de vamos a resurgir, la gente te lo hace saber, hay gente que nunca se quiebra y te dice por redes sociales que este disco los hizo quebrarse, otros dicen como están sufriendo y que canciones les ayudan a sobrellevarlo, hay chicas que te dicen que con estas canciones están haciendo ejercicio en casa encerradas. Tienes razón, las canciones ya no le pertenecen a uno, las quiero un montón, pero ya son de la gente.

Agora Eduardo Carrillo

¿Cómo fue el proceso de grabación desde el punto de vista de estresarse cuando las cosas no caminan?

Fuimos una banda que ensayo muchísimo, le dedicamos mucho tiempo a las sesiones pre estudio, es un disco que requiere destreza técnica en bastantes zonas, hay que llegar bien preparados, en el estudio conoces al músico en su zona más frágil; como músico estas en la zona más creativa, más propositiva, pero también la más frágil, si algo no te sale en ese momento te empiezas a ir para abajo y si tu banda no te apoya o no llegas preparado te empiezas a hundir.  En el estudio debes cuidar a tus músicos. Nuestra línea fue crear bases fuertes, contundentes, nos mantuvimos creativos, sin llegar a la zona de estrés.

¿Cómo se da la invitación para que contaran con Derek Sherinian (Dream Theater, Billy Idol, Sons of Apollo) en el teclado?

A Derek lo admiramos desde que teníamos 15 años. La gente sabe que ya no tenemos teclado y Ágora sin teclado sería una patada en zonas blandas. Es una banda que así se construyó, tenemos un vocal melódico que se recarga en los teclados, más con guitarras de ocho cuerdas y de siete cuerdas, no meter el teclado era un balazo en el pie. Derek es un guitarrista encerrado en el cuerpo de un tecladista, pero no en un guitarrista normal, está encerrado en un guitarrista rockstar, un desenfadado en el sonido, muy sucio. Digo sucio en el término de que tiene mucha actitud. Derek graba sus teclados con amplificadores de guitarras, obviamente la
energía es muy rocker, eso es lo que necesitaba este disco, por eso él y su sonido rockero fueron elegidos para este disco. Un sueño húmedo será tenerlo en la presentación del disco. Ojalá se pueda dar.

¿Qué tan difícil será seguir esperando para saber cuándo volverán a tocar en los escenarios su música y este disco en particular?

Los últimos dos años ha sido muy triste para nosotros ver a varias de las bandas de la escena nacional mexicana tocando y saliendo por todos lados a tocar. Nosotros nos guardamos, fue algo triste, pero era para sacar un disco que valiera la pena. Hoy más que nunca algo que se está valorando es tocar para la gente de Ágora en vivo.

La tregua terminó, Ágora y su nuevo álbum #Imperio nos llama. Disfruta el disco completo en Spotify.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.