The Mantles – All Odds End (Slumberland)

The Mantles tienen claro el proceso a seguir en sus discos, ése que consiste en evitar a toda costa complicaciones innecesarias dejando que las influencias fluyan libremente a lo largo de las composiciones. Así se manifiesta también el quinteto de San Francisco en su último álbum, compuesto por una decena de canciones y media hora de música donde los parámetros se repiten una y otra vez con absoluta despreocupación.

La fórmula es por tanto clara: cuatro o cinco acordes con los que crear temas básicos pero ampliamente salpicados de influencias, abarcando éstas desde grupos pop sixities como los Beatles o los Beach Boys más ingenuos hasta los ochenta norteamericanos concretados en The Feelies, los primerísimos R.E.M. o The Dream Syndicate. Todo ello entreverado con un ligero aroma a power-pop con reminiscencias de Paul Collins o Tom Petty, en un papel secundario que comparte posición con ramalazos de garage.

El resultado son canciones juguetonas y algo traviesas, que prefieren la baja fidelidad como acabado a la hora de sugerir un permanente ambiente soleado. Aunque milite en el sello Slumberland, lo cierto es que la banda es muy del gusto de Burguer Records, manifestándose además como una especie de versión masculina y más simple de Dum Dum Girls. Su realismo, naturalidad y ausencia de pretensiones resulta empática a lo largo de modestas delicias como “Island” “Lately” “Hate To See You Go”, “Doorframe” o “Time To Come Away.

Los norteamericanos firman un disco indudablemente agradable, incluso agraciado a su manera, con melodías básicas pero efectivas. Y todo pese a su (evidente) tendencia a la reiteración, después de cada una de sus piezas cumpla en la función de dibujar una agradable sonrisa en la cara del oyente. Lo que viene siendo, en definitiva, una especial habilidad a la hora de generar buen rollo.

Escúchalo en Spotify

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.