The Prodigy – The Day Is My Enemy (Cooking Vinyl/Popstock!)

La situación de The Prodigy resulta curiosa, con el trío manteniendo un estatus privilegiado en Inglaterra y sin embargo enfrentándose a la indiferencia generalizada fuera de las islas. Así cada nuevo lanzamiento de Liam Howlett, Keith Flint, y Maxim Reality supone todo un acontecimiento para público y prensa de su país, mientras que el hecho tiende a resultar anecdótico en nuestro territorio.

Lo cierto es que, atendiendo a los méritos del nuevo álbum de los británicos, viene bastante más justificada la apatía ante su música que la euforia desmedida. The Day Is My Enemy (2015) no es sino una nueva descarga de contundencia industrial, post-punk de manual, y socorrida electrónica enfocada a la pista de baile, donde agresividad, descontrol y excesos supuran por cada poro y reducen los aciertos a puntuales destellos.

Un total de catorce temas donde la fórmula se repite una y otra vez hasta generar el temprano hastío del oyente, condenado por la reiteración de unas piezas que, en la mayoría de los casos, apenas aportan al conjunto. Sólo “Ibiza” -con Sleaford Mods-, la inicial “The Day Is My Enemy” que da título a la obra y “Rhythm Bomb” -con Flux Pavilion– aportan algo de aire a un disco hermético y autocomplaciente, recomendado únicamente para incondicionales del grupo.

Definitivamente atrás quedan los tiempos gloriosos de los 90, con discos tan certeros e innovadores como Experience (1992), Music For The Jilted Generation (1994) y el superventas The Fat Of The Land (1997). La rave eterna en la que el combo se empeña en vivir comienza a oler seriamente a pasada de fecha, con el refrito señalando a una indigna obsolescencia creativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien