The Ting Tings – Sounds From Nowheresville (Columbia)

Encontrar algo que valga la pena entre los diecinueve (¡diecinueve!) temas del segundo disco de The Ting Tings va a ser mi buena acción del día. Quizá el descaradamente madonnesco single fallido, “Hands”, o la rítmica “Give it back”, enjuta herencia de aquel afortunado producto que fue We Started Nothing (2008). Y poco más.

Sounds From Nowheresville es una colección con los peores tics de la cultura moderna: es superficial, erróneamente ecléctico y vacío de todo sentido. No sirve ni para hype. Realmente, el disco es malo de solemnidad. ¿Sabéis ese lugar en el que escondéis esos discos que no querríais que viera ni vuestro peor enemigo? Pues éste se lo podéis tirar a la cabeza cuando descubra el pastel.

Se trata de un engendro, una bestia de mil cabezas que no controla ninguna de ellas. Desde el shoegaze de “Silence” al rapcore a lo Beastie Boys de “Hang it up”, pasando por el lamentable pop de radiofórmula de “Day to day” o el reggae de “Soul killing”, todo en Sounds From Nowheresville está hecho con una falta de humanidad terrible. Katie White y Jules de Martino parecen dos ciborgs enviados desde el futuro para destruir la fe en las grandes discográficas. Sin piedad. Y los desorbitados nueve bonus tracks (como si alguien quisiera compensar alguna carencia) no hacen más que ahondar en la herida y alargar la agonía. 

El dúo deja claro que no sabe muy bien por dónde tirar, y firma uno de los peores discos del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien