V a las puertas del indie. El indie visto desde el otro lado de la acera

“Estoy intentando cerrar promo el viernes 23, pero me tienen que confirmar horas. Podríamos quedar antes de una entrevista en la SER”. No hay prisa. Es más, quiero que V pueda meditar tranquilamente las preguntas. “Si le viene mejor tener las preguntas por mail y contestarlas cuando tenga un rato, no hay problema”. Así que por mail. Trato hecho.

Le hago llegar las preguntas al contacto de la discográfica y, quince días después, me las devuelve contestadas. En la cadena de correos veo, más tarde, que V le pide que me traslade sus disculpas por el retraso. Es un correo con hora 5:46. Los estragos de la promoción.

A pesar del reloj, y de que lleva casi 24 horas despierta, las respuestas derrochan lucidez y sentido del humor.

V ha sacado disco hace muy poco. “Llevo cuatro discos publicados con mi propia editorial. Me apoyo en grandes empresas de la industria cuando me ofrecen proyectos que me interesan”, dice. “Siempre me gustó más la palabra ´autónomo´ que ´independiente´. Tomo decisiones con la autonomía necesaria para seguir siendo fiel a mí”. Aún así, tiene bien claro por qué es independiente: “porque saqué el dinero de mi banco y no del de otro; porque grabé las canciones que quería; porque lo hice independientemente de que no tenga ni el respaldo de las radio fórmulas ni la bendición de la Rolling Stone, por ejemplo”.

Pero V no es indie, a pesar de que sus métodos de trabajo sí podrían ser considerados así sobre el papel. ¿Por qué? “El ser humano prejuzga desde el principio del mundo; no es mi lucha, ni jamás lo será”, contesta, y lanza una analogía entre la realidad y la ficción televisiva: “cuando termine de ver Fringe igual consigo explicarte cuál es el problema y cómo se soluciona la coexistencia de dos mundos tan rivales como dependientes el uno del otro. Por ahora, Walter Bishop va por la cuarta temporada y tiene pinta de no dar la solución hasta que no ganen unos cuantos millones de dólares más” . Y ríe. Pero V no es Olivia Dunham.

Hace tiempo que pensé en entrevistar a V. Fue al poco de descubrir su perfil en Twitter. Los mismos prejuicios por los que le pregunto son los que elevaron de grata a enorme la sorpresa al ver cómo declaraba su amor por su cantante favorito. “Muero con “Why don´t you find out for yourself”. Podría escucharla en bucle hasta la saciedad”. Sí, habla de Morrissey y de Vauxhall And I. The Smiths son intocables, no hay disco mejor que otro, muchas joyas bien distribuidas en toda su discografía” . Entre sus preferencias, clásicos (Bowie, Iggy Pop, Depeche Mode, Leonard Cohen), indie actual (Florence & The Machine, The Kooks) y alguna banda con la que más de un indie de pro tendrá sueños húmedos (The La´s). “Las etiquetas a veces traicionan lo mágico de encontrarte con algo nuevo que te guste. Todo está etiquetado, ubicado en departamentos estanco… soy un espíritu demasiado libre para soportarlo”, reconoce V.

Pero, ¿quién puede culparme por prejuzgar? Al fin y al cabo, V participó en Operación Triunfo. Todos conocemos los parámetros que rigen ese tipo de programas. La música sólo es el medio. ¿Sabrá alguno de sus excompañeros quién es Morrissey? “¡Eso espero!”. Vtendrá la marca de OT de por vida y, si algo distingue últimamente al imperio indie, es la extraordinaria rigidez a la hora de admitir a alguien nuevo en la sociedad ( “allá cada uno con su sistema de cierre y/o apertura”). Hay que garantizar la pureza de la raza. “La comunidad del anillo”, lo llama V con humor. “Hay mucho indie que se jacta de serlo y se encabrona cuando, por ejemplo, Lori Meyershace lo que para mí ha sido su mejor disco (Cuando el Destino nos Alcance), entrando a degüello por el simple hecho de que lo hicieron con Sebastian Krys, apunta.

“Me tomo todo esto con mucho humor” , dice. Y ahí está, con su humor, casi a las 6h de la mañana respondiendo preguntas “lejos de convencionalismos de la promo”. Entre un lado y otro, no podemos culparla de querer estar “dale que dale con la goma de borrar tratando de desdibujar” las líneas que separan el indie del mainstream. Si los fundamentalismos no han funcionado nunca, ¿por qué iban a hacerlo en una disciplina tan abierta como la música? Quizá no esté tan equivocada. Quizá la música de este país necesite másV. Más Olivia Dunham capaces de cruzar entre mundos, de un lado al otro, sin que nadie sepa muy bien a cuál pertenecen. Quién sabe.

* V es Vega. Acaba de sacar su cuarto disco, La Cuenta Atrás. Puedes leer la entrevista completa y sus respuestas a nuestras preguntas sobre el indie aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.